EEUU: Frustración a todo nivel gubernamental por vídeo de Katrina

WASHINGTON (AP) - El presidente Bush juró: "Estamos totalmente preparados". Mike Brown impartió órdenes. Los tras bastidores del drama, captados en vídeo mientras el huracán Katrina se aproximaba a tierra, confirman ahora las sospechas de la población estadounidense: la incapacidad de sus líderes gubernamentales.

Es difícil revisar la transcripción del vídeo obtenido por Associated Press sin llegar al menos a tres conclusiones:

-Las autoridades federales, estatales y locales sabían lo que iba a suceder.

-Ellos sabían qué hacer.

-Fracason en hacerlo.

Para la mayoría de la población ésta no es una revelación. El público acusó a todos los niveles del gobierno mucho antes de que Bush y otros líderes reconocieran sus responsabilidades a raíz de la lenta respuesta a Katrina. Pero el vídeo y las transcripciones ofrecen una muestra descriptiva de la ineptitud burocrática, un sistema donde todos hablan pero nadie produce.

"Nueva Orleáns fracasó. El estado de Louisiana fracasó. El gobierno federal fracasó. Me asombra que cinco meses después del obvio fracaso de los tres niveles gubernamentales no haya habido un cambio sistemático serio", afirmó el republicano Newt Gingrich, ex Presidente de la Cámara de Representantes.

No sorprende que Katrina se haya convertido en un punto clave que cristaliza los permanentes cuestionamientos del público sobre la competencia y responsabilidad del gobierno.

Un poco menos incrédulos que antes de Katrina, los estadounidenses tienen menos disposición a concederle a Bush el beneficio de la duda y están más dispuestos a cuestionar su posición sobre la guerra en Irak y nuevos tópicos como la seguridad portuaria.

Ya el presidente no puede decir: "Confíen en mí", sin que una mayoría de la población replique: "¿Por qué debería hacerlo?".

Pero no se trata sólo de Bush. Una encuesta del Centro de Investigaciones para la Población y la Prensa (Pew) mostró la preocupación creciente y visión pesimista de la población sobre la mayoría de las instituciones, incluyendo el Congreso, corporaciones y compañías petroleras.

Una encuesta realizada por AP-Ipsos la semana pasada arrojó que sólo 15% de la población estadounidense se sentía "muy confiada" en las habilidades del gobierno federal para reaccionar ante un desastre grande en el futuro, mientras en septiembre pasado ese grupo sumaba 19%.

Un estudio aparte del Centro Roper sugiere que, en tiempos de tragedia, el público confía dos veces más en individuos que en gobernantes. Quizás ello explique por qué después de Katrina los estadounidenses establecieron récords de donación y miles de civiles corrieron al Golfo de México para ofrecer ayuda.

Jon Berry, vice presidente de Roper, opina que el vídeo sobre Katrina exacerbará el escepticismo del público.

Theda Skocpol, decano de la Escuela de Ciencias y Artes de Harvard, alega que Bush perdió la credibilidad sobre sus capacidades en las alas de Katrina.

Todos lo niveles gubernamentales fallaron. Algunos, como Gingrich, piensan que la única solución son reestructuraciones masivas para adecuarse a las necesidades modernas.

Pero para la mayoría de la población no se trata de reformas gubernamentales. Reclaman más eficiencia, menos burocracia, mayor efectividad. No esperan que sus líderes sean perfectos, pero al menos sí francos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8356 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter