Continúa controversia en torno a investigación sobre Katrina

Washington, 15 sep (PL) Mientras crece el balance de muertos por el paso del
huracán Katrina por el sur de Estados Unidos, republicanos y demócratas
continúan hoy enfrentados en torno a una investigación sobre la lenta
respuesta gubernamental.

Según fuentes médicas, en Louisiana, el estado más afectado por la
catástrofe, se han contabilizado hasta el momento 474 fallecidos, una cifra
que aumenta a diario.

Mientras, Mississippi registra 218 víctimas mortales, Florida 14 y Alabama dos.

Entretanto, el Senado, controlado por los republicanos, rechazó la
creación de una comisión independiente para analizar la lenta respuesta de
la Casa Blanca ante el paso de Katrina.

Presentada por la legisladora demócrata por Nueva York Hillary Clinton,
la propuesta fue objetada por 54 votos contra 44.

La ex primera dama defendió su iniciativa al señalar que la formación de
ese panel permitiría "que la investigación se realice en forma independiente
del trabajo que deben hacer el Congreso y la administración".

Pese a la derrota, la congresista adelantó que continuará luchando por la
creación de la comisión.

Aunque los republicanos y demócratas coinciden en la necesidad de
investigar la lenta respuesta del gobierno de George W. Bush, ambos partidos
difieren sobre quién debe encabezar la pesquisa.

Los liberales rechazaron participar en una comisión investigadora
especial del Capitolio, controlado por los conservadores, porque a su juicio
su dictamen favorecerá a la oficina oval.

Una indagación de la dirección "republicana por un Congreso controlado
por los republicanos es como si un jugador fuera el árbitro de sus propias
jugadas", estimó días atrás el líder de los demócratas en el Senado, Harry
Reid.

Para el legislador, la única forma de pedir cuentas al Ejecutivo "es
sacar este proceso de las manos de los políticos que tienen un interés
directo en el asunto".

En similar sentido se pronunció la jefa de la bancada liberal en la
Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien aseguró que su partido en ese
órgano no participará en la investigación, que calificó de impostura.

Sin embargo, los presidentes del Senado, Bill Frist, y de la Cámara Baja,
Dennis Hastert, adelantaron la creación de un comité bipartidista para
analizar la respuesta de la Casa Blanca y de las agencias gubernamentales.

Esa iniciativa fue apoyada por el vicepresidente, Richard Cheney, quien
minimizó el conflicto de intereses provocado por la investigación dirigida
por los conservadores.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5264 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter