Académicos y dirigentes sindicales argentinos consideran Reforma Constitucional como maduración del proceso bolivariano

Buenos Aires, 12 de noviembre de 2007 (PRENSA EMBAJADA).- Estudiantes, trabajadores, profesores y autoridades de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) concurrieron en el foro “Discutiendo lo instituido, construyendo la nueva institucionalidad: el proceso constitucional venezolano”, el cual tuvo lugar en el auditorio de esa dependencia, con el objetivo de conocer y discutir a profundidad el proyecto de revisión parcial de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela aprobada popularmente en 1999.

El decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, Federico Schuster, quien integró el panel junto a Víctor De Gennaro, secretario de Relaciones Institucionales de la Confederación de los Trabajadores de la Argentina (CTA) y el embajador Arévalo Méndez Romero, llamó la atención de los asistentes sobre la importancia del proceso bolivariano desde la perspectiva de que radica en transformaciones que llegan a la vida cotidiana –“es una revolución de la vida cotidiana”, -estimó

“Si uno piensa en la revolución de la vida cotidiana en términos de que lo que cambian son las condiciones de vida de las personas concretas, de carne y hueso, de poder acceder a atención en salud, a la educación, de acceso a recursos y derechos que le eran totalmente inaccesibles, lo que está cambiando efectivamente es la vida cotidiana, son las posibilidades inmediatas de convertirse en personas con dignidad”, explicó.

Destacó asimismo la capacidad auto-reflexiva del proceso venezolano dada su complejidad como proceso histórico de transformación real, señal de maduración que precisó no es sencilla pues se trata de “un proceso que se piensa a sí mismo en el mismo momento de hacerse, se va autodefiniendo”. Calificó el caso de la revolución bolivariana como “un ejemplo impresionante en este sentido”, en cuanto a que “el proceso va reflexionando sobre sí mismo, repensando, corrigiendo rumbo, con una capacidad de construcción política llamativa que no es usual, mucho más cuando el proceso se construye con el enemigo adentro: los medios de comunicación por ejemplo”-mencionó refiriéndose a los poderes fácticos de la sociedad actual.

“Todo proceso siempre tiene claroscuros, el tema es que cuando se determina exactamente cuál es la dirección correcta y cuál es el camino que se está llevando adelante, las discusiones sobre las complejidades o los claroscuros son discusiones que se dan dentro de los límites de una construcción política colectiva, sabiendo que en la medida en que se quieran llevar esas discusiones poniendo en peligro el proceso lo que va a hacer es darle al derecha al enemigo -valga la redundancia-“, apuntó.

Por su parte, el dirigente sindical De Gennaro coincidió en cuanto a la maduración del proceso político venezolano patentizado en el proyecto de revisión del texto constitucional a someterse a referendo el próximo 2 de diciembre, pues comentó que “si bien todos los procesos tienen sus particulares, no son repetibles, no hay que copiarlos, si hay un elemento clave del caso venezolano que es la Constitución como un proceso de construcción permanente de consenso y movilización popular”.

“Eso demuestra que hay una maduración y una fortaleza en la revolución venezolana que es realmente no solamente admirable, sino una luz para todos los latinoamericanos. Quienes avizoramos aquellos principios de las transformaciones desde 1998 en adelante, apostamos a que podía consolidarse, pero la verdad es que hoy a nueve años de todo el proceso, ha sido una maduración de tal nivel que se puede avanzar en escribir la letra chica. No solamente se puede no mentir, decir lo que no se quiere, sino que se está en capacidad de pasar a la ofensiva para comenzar a decir lo que se quiere”, resaltó.

En este sentido, indicó que la progresión constitucional constituye un “gran cambio cualitativo en Venezuela” y afirmó que la revolución bolivariana “es la punta del iceberg de un proceso latinoamericano, es lo que mejor podemos mostrar. Ya nos animamos a ponerle nombre, ya no es solamente que no queremos ser capitalistas, sino que comenzamos a plantear la democratización a partir de la idea del tipo de socialismo del siglo XIX”.

También concordó con el Decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA en lo relativo al cuestionamiento permanente del pueblo venezolano a su propio proceso, lo que permite la permanente construcción colectiva de su proyecto común, y lo que estima demuestra que “los venezolanos han recuperado el orgullo de su historia y son conscientes de una manera distinta de esa historia, porque no se puede construir la transformación de nuestros países si no hay orgullo nacional”.

Finalmente, el embajador de la República Bolivariana de Venezuela en la República Argentina describió el proceso de consolidación y profundización del proyecto político a partir de 1998, constituyendo la Reforma constitucional una revisión de la estructura social, política y económica de la revolución bolivariana que no quedó acabada en la Constitución de 1999 y dejó espacios al modelo neocolonial y neoliberal que ahora quedará completamente execrado.

“El texto constitucional de 1999 dejó filtrar una ambigüedad en la posesión estatal de la explotación de los recursos naturales y así la oportunidad de que la antigua PDVSA –por ejemplo- pudiera hacer negocios con empresas extrajeras en detrimento del interés nacional. Eso se acaba ahora definitivamente y no hay posibilidad de hacer ninguna negociación con nuestro petróleo que no sea ejercida por el gobierno directamente o por medio de empresas estatales o en las cuales tenga el control y la mayoría accionaria. El petróleo lo gestionamos nosotros y no los estadounidenses”, señaló.

Asimismo, se refirió a la revisión de las normas relativas a la propiedad y destacó que “por primera vez en el mundo, en una constitución, van aparecer las diversas formas de propiedad, siempre se reconocía la privada, pero que curioso que ninguna de las otras”.

“Nosotros no estamos inventando ninguna propiedad, siempre han existido la propiedad colectiva gracias a las cooperativas y la social incluso, pero ninguna constitución reconocía estas formas. Ahora se reconocerá la propiedad social que es la de todos, y que de hecho existe y se ejerce directa o indirectamente, la colectiva como las cooperativas y la privada también por supuesto en último lugar”, indicó, y añadió que “el temor de los sectores del poder económico en Venezuela es que al perder privilegio la propiedad privada como la única reconocida constitucionalmente, el capital privado no va a ser el único apoyado por el Estado por ejemplo con los créditos, así cede piso el capitalismo como base económica”.

Completó el embajador Arévalo Méndez Romero que la Reforma constitucional permitirá la destrucción definitiva de la base de la pobreza y la exclusión, dejando atrás para siempre el modelo que condujo al panorama desesperanzador y desolador de ese foco oscuro del deterioro social, económico, político -y el peor que es el moral- antes de 1998.

El jefe de la Misión Diplomática se valió de esta ocasión de visitar la Universidad de Buenos Aires para reunirse con referentes de la comunidad estudiantil de esa institución académica. En tal sentido, intercambio opiniones con estudiantes que hacen vida en agrupaciones universitarias que realizan labores sociales desde la UBA. En tal sentido sostuvo un encuentro con integrantes de la cooperativa de trabajo Mate Amargo de la Facultad de Ciencias Sociales, proyecto de comunicación popular; del colectivo independiente Síntesis de la Facultad de Medicina; de la agrupación independiente MLI de la Facultad de Ingeniería; del colectivo 14 Bis de la Facultad de Derecho; de la agrupación independiente Germén de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA; de la agrupación En Acto; de Sinergia de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales; y de la agrupación independiente FANA. La Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires cuenta con una comunidad de unas treinta mil personas, sumando a los estudiantes, docentes e investigadores, graduados y trabajadores no docentes.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4464 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter