¡Todos somos ciudadanos de la Tierra!

Hola amigo, me dice la Pacha mama, la madre de la Tierra, cuéntales como sufro y como lentamente voy a morir sin remedio.

Hoy escribo mucho. A raíz de la Semana de la Tierra, comienzo con un pensamiento del Cacique Seattle, al que no le cabía en su mente vender la tierra con sus ríos, colinas, con sus animales etc. Cuando el presidente de Estados Unidos, le salió a comprar sus tierras.

Esto es una síntesis de lo que le dijo al presidente Franklin Pierce en 1855:

"Cada colina, cada valle, cada llanura y cada arboleda ha sido reverenciada por algún recuerdo afectuoso o por alguna experiencia triste de mi tribu.”

Esto me puso a pensar y lo comparto con usted. ¿Con quién mejor que usted?

Me dice la Pacha mama.

Estas palabras son hermosas, y más aun en la semana del planeta Tierra. Imagínate cuánto tendría que preguntar hoy el cacique Seattle, al ver el desastre que han hecho con la madre tierra.

Yo Pacha mama me siento herida de muerte.

El capitalismo es la lacra peor que pueda tener una sociedad. Es un desorden social, que da carta abierta para el desarrollo voraz del egoísmo y ambición individuales y de ahí sale toda la descomposición social que estamos padeciendo hoy.

A nosotros nos queda ya muy poco terreno para la agricultura y cada vez menos áreas verdes, pulmones productores de oxigeno y purificadores del aire que respiramos, tan importante para la salud.

Los que más capital privado acumulan toman el poder y por ende los medios de comunicación, para controlar las mentes de las masas con sus engaños y mentiras y así poder seguir creciendo y aumentando sus capitales privados con el trabajo que producen para ellos los obreros.

Estos, “los obreros” –algunos- estúpidamente, creen en ellos y les sirven de escalones para que los capitalistas suban y ganen más capital aun del que ya tienen. Es una cosa tan sencilla de entender pero existe todo un negocio orquestado a su favor,-a favor del capital- y del imperio que lo represente, contando también con las religiones, entre ellas, que les sirven también para anestesiar a parte importante de esa masa revolucionaria metiéndole miedo a la gente y enseñándoles a aceptarlo todo en amor de Dios.

Toda esa organización social, favorecedora de los grades intereses capitalistas e individualistas, les enseñan a ver y a percibir a los que nos revelamos como gente revolucionaria que somos "subversivos y ahora terroristas", en contra de la ley, de la moral, y mil cosas más. Y al fin de cuentas todo el mundo cree que eso es lo normal, lo correcto, ¡si hasta la iglesia lo condena! Claro, hay que ser conforme, después que te mueras te darán la recompensa. – El cielo es tuyo-

El verdadero pecado es que uno sepa como se debe organizar la sociedad, para vivir en una forma justa, y en igualdad y en justicia, sin diferencias por razas, color, ni nivel económico. Cómo es posible que esperen que se le premie con una nueva vida, en el "cielo (?)", por ser bobo, y por no haber hecho nada para evitar que esta injusticia siga andante y campante por la Tierra, y perjudicando su existencia gravemente.

Cómo es posible que uno vea todos los problemas que trae esa desigualdad social y aporte a ella con el silencio y la sumisión, con no protestar y no hacer nada para vivir en igualdad.

Aquí no hay nadie mejor que nadie, aquí todos tenemos que cuidar la naturaleza y vivir en armonía con ella.- Nos dice Pacha mama.

Aquí nadie debe sacar provecho de los recursos naturales para beneficio propio. Nuestros antepasados eran personas sabias y vivían respetando y agradeciendo al planeta por todo lo que les brindaba.

El capitalismo es la base de toda esa corrupción social y generador de toda esa gente sin escrúpulos que antepone su ambición de riqueza ilimitada sin importarle a quien se lleve por el medio ni los, daños ambientales que provoque por acumular capital privado.

Yo no entiendo dice Pacha mama, como las religiones son tan hipócritas que les dicen a su feligresía que todos somos iguales ante los ojos de Dios, y permiten y fomentan todas estas desigualdades, al adoctrinar a su gente para que acepten y respeten en humildad, las riquezas que "Dios le ha dado" a unos pocos, incluyendo a las propias iglesias, mientras la mayoría tiene que vivir en la pobreza y trabajando para que otros se lucren con lo que producen sus manos.

Si creemos en el amor, la justicia, la igualdad y la paz, hay que empezar a practicarla desde ahora. A no pelear las guerras junto a las grandes potencias, sino en su contra, a quitarles el control del mundo a esos ricos y a desmadrarlos. Sobre todo, a esas grandes potencias que lo están destruyendo. Que acaban hoy con la madre Pacha mama.


Continúa hablando Pacha mama:

Nosotros somos más que ellos, les fabricamos las armas con las que más tarde nos pondrán a pelear y a matar a gente como nosotros, que no nos han hecho nada, o a que nos maten a nosotros, solo por conflictos que no entendemos, que están destinados a que determinada Gran Potencia tenga más poder que otra. Vayan al demonio con todas esas mentiras, tanto gobiernos capitalistas e iglesias, y abran bien los ojos porque la justicia, la igualdad y la hermandad de todos, empieza aquí y ahora.


Nos aconseja Pacha mama:

-No seamos más ingenuos, busquen la Verdad-.

No seamos más cómplices de estos gobiernos brutales que están acabando con lo que nos queda del planeta.

La dignidad, la justicia, el respeto y la paz, hay que luchar para ganarlos y tenerlos a fin de organizar el mundo bajo un SOCIALISMO absoluto.

Termina Pacha mama con esta frase:

Me queda poca existencia

Luchar por esto, es La VIDA Y LA PAZ.


requenave1@gmail.com





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2120 veces.



José Juan Requena

Soñador, escritor y poeta.

 requenave1@gmail.com      @Ripidio

Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a99476.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO