¡Ni capitalistas, ni burócratas: Luchadores y luchadoras sociales a la Asamblea Nacional!

Síntesis de un programa de acción política desde la base obrera y popular a la Asamblea Nacional

En las próximas elecciones parlamentarias no sólo debemos conservar el control de la Asamblea Nacional desde el punto de vista cuantitativo, frente a la derecha opositora, sino también desde el punto de vista cualitativo (político), en sintonía con el Tercer Ciclo de nuestro proceso revolucionario. Hay que trascender la acción reformadora del capitalismo, para avanzar aceleradamente hacia la profundización de la revolución y la transición al socialismo, completando la instalación del Poder de los Trabajadores y el Pueblo, para terminar la destrucción del Estado Burgués y romper definitivamente con el capitalismo como sistema.

Este control cualitativo exige la presencia de diputados y diputadas con estrecha vinculación orgánica y de lucha, activa y solidaria, con la clase trabajadora, con el campesinado que reclama la tierra, con las comunidades y movimientos populares. Llevar luchadores y luchadoras sociales a la AN, con un perfil anticapitalista y anti-burocrático, para poder impulsar las tareas revolucionarias desde el Parlamento y en todos los terrenos. Es imprescindible para la defensa del proceso y del gobierno bolivariano frente a los embates del imperialismo, de la oligarquía y del factor burocrático que actúa contra la marcha del proceso.

Esta vinculación de clase y de lucha también es fundamental para enfrentar otro de los grandes problemas que debilitan y amenazan a nuestra revolución, que es la tendencia a la acomodación de gruesas capas de funcionarios a los mecanismos del Estado Burgués y el burocratismo, como actitud, como acaparamiento de poder y de beneficios materiales, como enfermedad degenerativa y paralizante del proceso; generadora de una gran vulnerabilidad frente al imperialismo y a sus agentes burgueses.

El presidente Chávez ha definido el Tercer Ciclo o período como de “radicalización” y su impulso va ligado a la aplicación de las “Tres R” (Revisión, Rectificación y Reimpulso), para lo cual se requiere de liderazgos que promuevan y practiquen a fondo la crítica y la autocrítica, enfocada sobre la marcha del proceso revolucionario, que no se hayan acostumbrado a la “estabilidad” del proceso y a las transacciones, negociaciones y equilibrios que mantienen al capital y frenan el despliegue de la avalancha revolucionaria del pueblo. El fin de una revolución socialista no es el equilibrio y la coexistencia con la burguesía; nuestro fin es derrotarla e implantar la hegemonía del Poder Obrero y Popular.

Necesitamos diputados y diputadas con verdadera disposición de acelerar la ruptura con el capitalismo aún imperante, no sólo con leyes anticapitalistas sino con la acción concreta de los trabajadores y trabajadoras, de los campesinos y campesinas, con el conjunto del pueblo movilizado, con medidas que pongan definitivamente los medios de producción, la tierra y el dominio político en manos de nuestro pueblo.

Debemos asumir todas estas tareas, con el liderazgo del presidente Chávez y sobre todo, con el protagonismo que nos corresponde como sujetos sociales de esta revolución, con una sólida unidad democrática y revolucionaria del pueblo, pero sin contrabando político capitalista y burocrático dentro de nuestras filas para ir hacia el verdadero socialismo y en lugar de quedarnos, como decía el Che, en una caricatura de revolución.

Para ofrecer un símbolo, podríamos decir que queremos diputados y diputadas como Fabricio Ojeda, en cuanto a su condición ética y moral, de compromiso revolucionario consecuente, que prefirió la dureza del combate al apoltronamiento en un cargo parlamentario y a claudicarle al Pacto de Punto Fijo.

Necesitamos candidatos y candidatas que en situaciones como la que vivieron los trabajadores de SIDOR, Mitsubishi, Fama de América, La Gaviota… la lucha de los indígenas en Perijá, el enfrentamiento a los terratenientes y a sus sicarios, por poner sólo algunos ejemplos, salgan de los recintos de la Asamblea Nacional para ponerse a la disposición del pueblo movilizado que radicaliza su revolución.

Diputados y diputadas que no vacilen al momento de garantizar, por ejemplo, la aprobación y aplicación de una Ley Orgánica del Trabajo (LOT) que apunte a acabar con la explotación y no simplemente a regularla o a “humanizar” la esclavitud asalariada, además de incluir la reducción de la jornada, la recuperación del régimen de prestaciones sociales, la eliminación de la Tercerización, adopción de un mecanismo de ajuste salarial general acorde con la inflación, sanciones severas e insoslayables para todo incumplimiento patronal de la legislación y de las autoridades laborales… Saldar la mora legislativa en materias como el establecimiento un Sistema Único Nacional de Salud, universal y gratuita, así como el Sistema de la Seguridad Social Integral.

Leyes que implanten y generalicen el Control Obrero y Comunitario, como participación de los trabajadores y de las organizaciones del Poder Popular en el control de la producción, el almacenamiento y conservación, la compra-venta de productos y distribución de materias primas, de las empresas industriales, comerciales, de servicios, tanto privadas como estatales, incluyendo la apertura y revisión de los libros contables y la documentación, mediante delegados y delegadas elegidos por los trabajadores y mediante la información y consulta en asambleas.

Leyes que refuercen y amplíen el Poder Popular, estableciendo más allá de los Consejos Comunales y las Comunas, instancias regionales y a nivel nacional donde las grandes organizaciones de masas de los trabajadores, campesinos y del movimiento popular se hagan escuchar del gobierno y participen en el diseño y control de sus políticas; una especie de Sistema de Consejos o gran Consejo Nacional de los Trabajadores y el Pueblo, integrado por delegaciones democráticas de dichas organizaciones, así como de las organizaciones de Poder Popular existentes. Hacer realidad, de esta manera, la consigna: ¡Con Chávez Manda el Pueblo!; estableciendo para ello el mecanismo a través del cual el pueblo pueda, realmente, mandar con el presidente y líder de la revolución.

Leyes, medidas y acciones de movilización para ir avanzando hacia la nacionalización de la banca, del comercio exterior, de la producción y comercialización de alimentos básicos para la población, aplicación consecuente y reforzamiento de la Ley de Tierras para acelerar la revolución agraria, auditoría social de la deuda corrupta de la IV República y del endeudamiento del Estado, para buscar la liberación de recursos en función de la deuda. Legislación para asegurar la estabilidad de las familias en las viviendas, así como la dotación de ellas a las que no la tengan. Iniciativas para la defensa de las conquistas sociales de la revolución, especialmente en educación y salud, mejorando la capacidad de las Misiones.

Reforma de la Ley de Telecomunicaciones en procura de la redistribución del espacio radioeléctrico, para crear y entregar medios de comunicación a las organizaciones sociales de los trabajadores y del poder popular, para construir el sistema público nacional de comunicaciones del socialismo.

Leyes y medidas que frente a las dificultades no sacrifiquen al pueblo sino a quienes han usufructuado y robado las riquezas del país.

Junto con los contenidos del programa político resultante del I Congreso Extraordinario del PSUV, me propongo asumir lo contemplado en la “Propuesta del Primer Encuentro de Trabajadores y Trabajadoras del PSUV: Hacia la Construcción del Programa de la Clase Trabajadora” (2008-2009) y el documento programático aprobado por la Unión Nacional de Trabajadores (2010). Ver: http://www.aporrea.org/trabajadores/n146780.html

Considero que, por la trayectoria de lucha esbozada en mi currículum socio-político y profesional, en estrecha relación con organizaciones y luchas de la clase trabajadora y del movimiento popular, estoy en condiciones de responder a la solicitud y respaldo obtenido de diversos colectivos para presentar mi postulación. Para estas elecciones propongo la consigna: ¡Ni capitalistas, ni burócratas: Luchadores y luchadoras sociales a la Asamblea Nacional!

¡Patria socialista o muerte! ¡Venceremos!

http://gonzalogomez2010.com/curriculo-profesional-y-politico/


Twitter: @GonzaloGomezF

gonzalogomez2010.com

gonzalo@aporrea.org

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2361 veces.



Gonzalo Gómez Freire

Psicólogo y comunicador popular, co-fundador de Aporrea. Miembro de la Coordinación Nacional de Marea Socialista y de la Plataforma para la Auditoría Pública y Ciudadana.

 gonzalo@aporrea.org      @GonzaloAporrea

Visite el perfil de Gonzalo Gómez Freire para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas