El corrupto es enemigo del proceso revolucionario

En esta etapa en que se encuentra nuestro país, en su forzado camino del decisivo cruce entre el pasado y la futura revolución; el peor enemigo que nos podemos encontrar y al primero que debemos destruir es al corrupto.

El corrupto ha sido y es el enemigo numero uno del Proceso Bolivariano, que hemos comenzamos a construir, necesitamos: una Venezuela nueva llena de amor, de justicia, de ética y con moral de patriotas dignos, en la que, todos los venezolanos honestos podamos levantar orgullosos nuestras caras al cielo para pedir sin remordimientos la bendición al Todo poderoso.

El corrupto, es un ser astuto, sin principios y sin moral, sin ética se aprovecha de todo y destruye todo lo que él toca. Sin tener él ningún tipo de valores morales ni éticos. Lo único que le interesa es enriquecerse a costa de los demás, y no le importa el dolor de los otros.

Los hombres que carecen de valores éticos y morales son peligrosos para el proceso revolucionario; pues viven sin ley y en una sociedad egoísta sin normas, por lo tanto son enemigos del actual proceso revolucionario.

La política se puede definir: como la práctica de lo posible o como podemos nosotros convertir en realidades nuestros sueños de justicia y equidad. Es difícil encontrarnos con un hombre moralmente puro.

El político y el santo son figuras humanas que se excluyen mutuamente.

Es evidente que cuando un acto revolucionario, no se realiza según las leyes de la ética, el corrupto es el responsable.

El revolucionario debe obrar según las exigencias de su conciencia. Teniendo en cuenta que en el término de sus acciones se refiere a personas con derechos y deberes inalienables.

El corrupto es un ser despreciable y enemigo número uno de las personas decentes y honestos revolucionarios que deseamos hacer de la patria de Bolívar una patria diferente.

El corrupto no tiene sentimientos, conciencia ni amor al prójimo, no le importa la patria, ni los niños que viven en las calles, ni los que no tienen para comer. El corrupto es un personaje que únicamente piensa en si mismo. El corrupto únicamente piensa en su bienestar personal, es individualista y egoísta, un miserable y como ser humano es despreciable.

¡Hasta la Victoria Siempre!

Requenave1@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2572 veces.



José Juan Requena

Soñador, escritor y poeta.

 requenave1@gmail.com      @Ripidio

Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social