La oposición irracional i el recurso extremo: magnicidio

La llamada “oposición” en Venezuela, con excepción de unos cuatro millones de venezolanos engañados por una dirigencia pirata, escasa de talento, golpista i terrorista, mediocre como personas sin principios morales i éticos i, finalmente, lacayos o figurones de poderosos oligarcas criollos, a su vez lacayos del imperio norteamericano, ha demostrado que, no solamente perdieron de nuevo –por octava vez− una confrontación electoral dentro de lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (crónica de una derrota anunciada) sino que, como perdedores, son nuevamente inmaduros, niños malcriados, trogloditas “sociales”, pese a estar entre ellos verdaderas ruinas del tiempo, deplorables ejemplos de senilidad intelectual como Pompeyo Márquez , Carlos Andrés Pérez i otros cavernícolas que tienen la desvergüenza i la ridiculez extrema de considerarse “el futuro”. Por eso, no tienen líderes, sino payasos siniestros como Enrique Mendoza, Antonio Ledezma, Ramos Allup, Manuel Cova, Timoteo Zambrano, Leopoldo “Matacura” Castillo (un personaje anormal), Albis Muñoz, Guacaipuro Lameda, Andrés Velásquez, Américo Martín, Juan Fernández, etc., sin contar los que se han fugado al exterior o están escondidos, o disimulando en la retaguardia como Teodoro Petkoff, Claudio Fermín, Froilán Barrios, Pablo Medina, Pompeyo Márquez, Franceschi, Baltasar Porras, Juan José Caldera, Álvarez Paz, Orlando Urdaneta (un mediocre e inculto payaso) i otros, entre los que merece destacar al también mediocre i TRAIDOR MAYOR, Luis Miquilena; aquel que hasta había usurpado el calificativo de DON, que en España es una especie de título honorífico bien ganado. Estos son los eunucos mentales que hacen la tarea de desestabilizar al país, producir conflictos, crímenes i guarimbas, siguiendo las instrucciones de los dueños de los medios de comunicación i del Poder Económico estrangulante, como Gustavo Cisneros, Marcel “Narciso” Granier, Gustavo Marturet, Alberto Federico Ravel, Guillermo Zuloaga, Charles Shapiro, Rosalio Castillo Lara, Alberto Quiroz Corradi, Luis Giusti, Humberto Calderón Berti, Salas Römer i su tribu, i otros señores feudales, fascistas i aspirantes todos la Presidencia de la República para vanagloriar a Alí Babá i a la Santa Inquisición; o los directores de los antiguos “grandes rotativos” como Miguel Bobolongo Otero o Andrés Mata Osorio, a quienes se suman otros de diversos pasquines i en la televisión, radio i prensa, verdaderos sigüies asalariados como Marta Colomina, Patricia Poleo, Ibeyse Pacheco, Nitu Pérez Osuna, Marianela Salazar, Maqui Arenas, Pedro Penzini Fleury, Rafael Poleo, César Miguel Rondón, Napoleón Brava, el Fernándes con S de Triángulo, Nelson Bocaranda, Roberto Giusti, Pedro León Zapata, Claudio Nazoa, Mingo, Masó, Kilo, el Ratoncito gritón i desafiante, i otra fauna silvestre de “periodistas i analistas” de pacotilla, que también tenemos varios en Maracaibo, petulantes i embusteros como poco i que, oportunamente mencionaré. Estos personajes interesados solamente en el dinero en la vanidad de figurar, anhelan el pasado, en el volver al saqueo sistemático del erario, pero creo que no pasan de miles de aprovechadores de oficio (se hizo un buen censo cuando el Carmonazo) son los supuestos “líderes” de una oposición torpe i corrompida que no sabe perder, que sin conocer al país, querían “contarse” porque tienen que responderle a sus amos del norte, respecto al dinero que reciben por vender la soberanía de la patria. Por eso han llevado a casi cuatro millones de venezolanos que no quieren razonar ni ver la realidad, para hacerlos ciegos opositores de un proceso revolucionario, porque estúpidamente les hablan del fantasma del comunismo (porque ignoran todo) o les han dado una sola consigna, salir de Chávez, sin saber por qué, o les asombran con el término revolución, sin saber que, las más grandes revoluciones de la historia, las que han hecho los más extraordinarios i duraderos efectos, han sido las revoluciones pacíficas. Mas, la ignorancia es gratis.

Pues bien; esos salvajes “civilizados” han agotado i fracasado en todos los intentos anticonstitucionales, para derrocar al gobierno más auténtico i legítimo de toda nuestra historia republicana. Fracasaron sobre todo con el golpe de estado fascista i criminal del 11 de abril; fracasaron en los paros; fracasaron confundiendo un referendo consultivo con uno revocatorio; fracasaron en el saboteo de nuestra primera industria, PDEVSA cuando uno de sus líderes, traidor i ladrón como pocos, Luis Giusti (mi antiguo i gris alumno en el bachillerato), decía que el gobierno no resistía ni 10 días con el gigantesco atropello que hizo perder a la nación, más de 10.000 millones de dólares; fracasó el paro “indefinido i escapado de la manos” de unos 62 días en el cual el energúmeno casi analfabeto de Carlos Ortega, se complacía en sus “partes” de guerra; fracasó el teatrillo de la Plaza Altamira i después la “guarimbas”, i así cuanta perversidad o atrocidad haya presentado. Un pueblo recio, valiente i leal como ninguno en el mundo, los ha detenido i derrotado, de manera que ya las acciones colectivas no logran éxito. Sin embargo, las órdenes del norte siguen llegando, la CIA está hasta en las aguas del Guaire (mui adecuadas para sus esbirros) i la irracionalidad, la venganza, el odio i la traición, no solamente tienen el visto bueno del imperio, sino la bendición de los malditos jerarcas de la Iglesia Católica i Romana, como lo siguen demostrando Baltasar Porras (un arrastrado adeco con sotana) i un Cardenal como Castillo Lara que no llega ni a zamuro por su maldad, su léxico i sus ideas inquisitoriales. Ninguno merece el menor respeto i por eso me expreso así.

¿Qué le queda a esta excrementicia cúpula de oposición? Lo que deben haberle sugerido desde Norteamérica, el país con mayor experiencia en el mundo para asesinar hasta a sus propios presidentes (todavía no han clarado el asesinato de Kennedy, indicado i realizado por sus mismos medios de “seguridad”, hasta con un chivo expiatorio fabricado) i los que han asesinado más candidatos o presidentes en el exterior, como el probado i emblemático asesinato de uno de los más grandes, valientes i demócratas presidentes del mundo contemporáneo, como lo fue Salvador Allende. El asesinato del presidente Chávez está pensado i planificado desde un principio; hai quienes se lamentan de no haberlo hecho durantes el golpe de Estado; pero indudablemente lo siguen manteniendo como la última i única acción posible de sacarlo del gobierno, porque por la vía constitucional no tienen el menor talento para lograrlo i, además, el presidente Bush, con antecedentes de alcoholismo i una paranoia que ha comprobado un psiquiatra norteamericano, sí es un verdadero loco en la política: está a la vista su política exterior terrorista denunciada por el filósofo Noam Chomsky i el ejemplo patente de lo que ha hecho en Irak. Entonces, de un violento i agresivo mandatario que llegó al poder por fraude demostrado, que debe tener una urticaria criminal i vengadora, el reto del presidente Chávez de ver quién de los dos iba a durar más en la presidencia le debe haber acentuado sus cortocircuitos sinapsiales. Ese energúmeno sabe que tiene perdidas las elecciones de noviembre, frente al opositor J. Kerry, por lo que no tiene de extraño que ahora financie, no los disparates de la oposición que le estafó sus dólares, sino el asesinato de nuestro presidente, como han hecho muchísimas veces el intento, con Fidel Castro. I, de nuestros “dirigentes” opositores mostrencos, es decir brutos, i de personas que les respaldan (aunque disimulen la complicidad i la ignorancia) se pude esperar todo lo malo posible. A estos no les importa la patria, ni la historia, ni el pueblo. Son mostrencos porque no saben medir las consecuencias de una acción así, pese al ejemplo de Colombia con el asesinato apenas de un candidato notable i digno; pero no le temen a las consecuencias, no por guapos, sino sencillamente porque al primer tiro de una guerra civil (que creo sí se daría en esa circunstancia de un magnicidio) ellos han robado lo suficiente para fugarse i llevarse a sus familias el exterior; i dejar que la sangre que corra, sea únicamente del pueblo. El presidente Chávez debe tener, igual que sus ministros, amigos i hombres de confianza i seguridad, contemplada i mui presente esta posibilidad. No soi alarmista ni quiero especular con una noticia o una posible eventualidad como hace la prensa, pero esos vende patrias i feroces trogloditas del pasado, no se tranquilizarán jamás, a menos que el Poder Judicial tome conciencia de su responsabilidad i los principales “líderes” de la violencia i el anarquismo, vayan a la cárcel no porque tengan ideas políticas adversas (son estériles), sino por delincuentes comunes. De este modo cesaría de una vez por todas, la vergonzante impunidad. Alerta, mucha alerta; está en juego el destino de la patria i de las generaciones futuras.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2726 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a9555.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO