Dr. Caldera, del Gran hombre al tonto inútil….

Ha fallecido el Dr. Rafael Caldera:

Fue ante todo un político sagaz y oportunista (Como debe ser un político).

En dos oportunidades tuvo la gran oportunidad de dirigir los destinos de este país, opiniones hay respecto sin yo en este momento querer comentarlas, para eso está la historia quien implacablemente emitirá su juicio.

He leído con extraño la opinión y declaración de la familia, más concretamente de su hijo al respecto de no querer honores para su padre de parte de este gobierno.

Me parece una posición absurda y mezquina por parte de la familia, el gobierno actual por encima de todo es el represéntate de un pueblo y los honores a ser rendido al hombre que gobernó este país en dos ocasiones y que fue una figura pública y conocida no puede ser negada por unos familiares llenos de complejos.

Y es que ante todo el Dr. Caldera fue un gran hombre y pasa a ser una referencia histórica de suma importancia en nuestro país. Un hombre con una mente brillante y una muy clara retorica. Repito al margen de cualquier opinión ideológica.

Me ha dado tristeza que la gran figura del Dr caldera, sea apartada por la torpeza de aquellos a cual el apellido les pesa y los hace unos simples tontos inútiles. Demuestra este hecho lo duro que fue para ellos crecer al lado del gran hombre.

Y es que con la muerte del Dr. Caldera se pierde la sangre política de la familia, quedan los tontos inútiles con el apellido acuestas, hundidos en sus miserias y limitaciones de quienes poco o mejor dicho nada han hecho en su vida.

La historia emitirá su propio juicio sobre el Dr Caldera, de sus hijos no se ocupara, la historia no tiene espacio para insignificantes personajes, así se apelliden Caldera.

robertoperez57@yahoo,com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3766 veces.



Roberto Perez


Visite el perfil de Roberto Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Pérez

Roberto Pérez

Más artículos de este autor