Las tempestades de las angustias

Tiempo de tempestad se avecinan, dejando caer granizos ácidos sobre el terreno de la política, dependerá de cada quien saber atiborrar los desmanes internos para no desistir en la lucha de limpiar la dignidad del Gobierno y Partido. Estos nuevos diluvios propenderán a la limpieza de los cauces contaminados por quienes se han dedicado a la devastación del ambiente político dentro de nuestra Nación. La nueva dirigencia con criterios de progreso socialista y no reformista hará de su conciencia bolivariana las respectivas acciones para demoler las viejas estructuras enquistadas dentro del proceso revolucionario que tanto daño le ha causado. En las próximas semanas comparecerán las contiendas internas del PSUV, evento tal, donde su costura se observará de manera constreñida. Por distintos medios de comunicación ya se avizoran las innumerables precandidaturas para lograr llegar o seguir en los cargos de elección popular, sin embargo, será el mismo Pueblo quien tendrá la última palabra y providencia. Con relación al Partido, será su militancia quienes tomarán la decisión de llevar a sus precandidatos y precandidatas a la contienda final, no obstante, estos caminos estarán colmados de mieles y amarguras, debido a esas mismas viejas estructuras que aún persisten dentro de nuestra organización política y gobierno, seres inhumanos que tratan a espalda del pueblo los infames acuerdos para imponer a sus nuevas o viejas musarañas. Desde la trinchera de un palacete descarriado, se articulan las viles acciones sin pasión para destronar a la verdadera dirigencia que emerge por petición del Pueblo y la militancia del PSUV, donde un diminuto grupo divisionista y fascista arrastrado por la línea del filamento blanco y su difusa cola de cometa errante tratan de imponer las mismas figuras que sirvieron de la mano de quienes desgastan el erario público.

Querido lectores analíticos, algunos concejales se han dado a la tarea de caer en una profunda desesperación irreversible y equivocada, perdiendo la cordura por detrás de un micrófono llegando hasta insultar, sin darse cuenta, al mismo pueblo; camaradas manipulados por las cuerdas indecorosa del fascismo reformista, propio de quienes desean que verdaderamente caiga el Gobierno para huir como una vez lo hicieron un 11 de abril buscando hospicio en moradas de quienes eran los protagonistas del Golpe, tal ilusión anhelada para poder disfrutar de las alta acumulaciones de capitales adquiridos indebidamente del tesoro Nacional; pero sin duda, el Presidente y Comandante Hugo Chávez ha dado un certero garrotazo a la indecencia politiquera, cuando el Partido ha decidido conformase en patrullas extirpando los antiguos batallones, es decir que, los vientos de esperanzas vienen cargados con la nueva metodología para escoger nuestros candidatos y candidatas y a su vez las autoridades del PSUV, abriendo caminos para demoler algunos burós que hasta ahora han sido piedras de trancas para el proceso revolucionario, mientras a su vez pretenden imponer precandidatos y precandidatas hacia los municipios. Por último, el Pueblo conoce cada quien, a su vez la militancia del PSUV, sabe de buena tinta el matiz que pinta el dirigente social y el dirigente quimérico, el que está por detrás de un micrófono escudando lo indefendible, derrumbándose en el error de su angustia, como si fuese un pito sin esfera, quedando en un silencio perpetuo e inservible; no obstante, el Pueblo seguirá en la lucha para derribar esos mejunjes de boñigas angustiosos, porque la militancia tiene la paciencia como mejor remedio, para que no caiga en enfermedades, usándola como bálsamo precioso sanando cualquier herida.


Estudiante de Estudios Jurídicos

carlosg2021@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1177 veces.



Carlos Gutiérrez


Visite el perfil de Carlos Gutiérrez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: