El Hiperliderazgo del Presidente

Durante mi instancia en la universidad he seguido en la mayoría de las veces a mi ser interior. Nunca he lamentado haber tomado un camino que yo “sentía”, aunque a menudo en esos momentos las mayorías tomaran otro sendero. He descubierto que no intelectualizar las decisiones a veces es lo más prudente, sin dejar a un lado las condiciones objetivas del hecho social. A medida que avanza el proceso revolucionario he llegado a sentir mas respeto y consideración por el Presidente Chávez, pienso que la ruta que ha escogido nos llevara a importantes hallazgos que nos definen como pueblo. El representa hoy, la síntesis de las múltiples contradicciones y determinaciones del pueblo venezolano, sus partidarios y sus opositores en esa síntesis de contradicciones se sienten interpretados, agredidos en su interior, y/o identificados plenamente hasta tocar el verdadero espíritu y traspasar las fronteras de lo inexplicable, como ignorarlo si las veinte y cuatro horas los medios tanto del sector oficial como de la oposición basan toda su estrategia de mercado en el Líder. No me cabe duda de la influencia que ejerce el Presidente en los que nunca tuvieron nada y que hoy albergan una esperanza, que va mas allá del intelecto, de ahí que ni los intelectuales de “izquierda” y menos los de “derecha” pueden definir, ya que ambos dependen de la razón instrumental para cualquier tipo de análisis sociopolítico.

Los llamados intelectuales de izquierda al tratar de híper- racionalizarlo le hacen un favor a la derecha imperial, que hasta al momento no ha encontrado el camino para detener al Líder de la revolución, expresión de un pueblo con mas de quinientos años de esclavitud y explotación. Instar al presidente Chávez a compartir liderazgo, para garantizar la permanencia de la revolución bolivariana es definitivamente izquierdismo político de quienes lo acompañan. A caso el Presidente no ha dado muestras de ser un líder de humilde esfuerzo creativo, quien ha puesto su confianza en unos intelectuales de “izquierda” negadores de los poderes creadores del pueblo, y en lo que aun ellos no han podido producir teóricamente en favor de las grandes mayorías.

Ya es hora que los intelectuales de “izquierda” acepten al Líder tal como es, respeto por todas sus actitudes, al margen del carácter positivo o negativo de estas ultimas, y aun cuando ellas resulten contradictorias; ser pensadores críticos, transformadores del viejo esquema social, que aun permanece, esto es fundamental si realmente se comparte el proyecto de país propuesto por el Líder. En una relación como la que estoy proponiendo a los intelectuales de “izquierda” ,si realmente quieren hacerle un favor a la revolución deben reorganizar el intelecto, tanto a nivel racional como híper-racional; de esa manera estarán en condiciones de interpretar al Líder de modo mas constructivo, mas inteligente y más sociable a las vez que mas satisfactorio. Por ese camino comprenderán que el Presidente es híperactivo, las condiciones objetivas del proceso revolucionario así lo determinan, el pueblo lo exige y el Presidente así lo ha entendido, de ahí que los intelectuales de “izquierda” deberían pasearse por un consejo comunal, por un mercado popular, por algunas de las misiones y verán que solo el pueblo salva al pueblo. De mi parte deje de ser intelectual de izquierda y/o de derecha, el infinito ya es alcanzable, lo intangible aparece como tangible.  

mpineda748@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2197 veces.



Miguel Pineda

Economista. Dr en Educación. Legislador al Consejo Legislativo del Estado Carabobo. Presidente de la Comisión de Ciencia Tecnologia del Consejo Legislativo del Estado Carabobo. Docente-Investigador de la Universidad de Carabobo.

 mpineda748@gmail.com      @mpineda748

Visite el perfil de Miguel Pineda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas