A 200 años del Congreso de Angostura

Crisis de legitimidad y crisis humanitaria

 "Contemplaréis afligidos que casi toda la tierra ha sido,

y aún es, víctima de sus gobiernos. "

Simón Bolívar… 15 DE FEBRERO DE 1819.

Cuando hay una "Crisis de legitimidad del Estado en pleno desarrollo", los factores políticos en pugna deben utilizar el Dialogo y la negociación para volver acoplar al Estado en sus niveles micro y macro social que garanticen su funcionamiento.

Siguiendo a Jürgen Habermas, sociólogo alemán y filósofo, una crisis de legitimación, se presenta cuando el Estado no tiene la capacidad administrativa para mantener o crear estructuras eficaces en el logro de sus metas finales. En el caso del Estado Venezolano, la crisis económica pronunciada tiende a anarquizar los procesos sociales e impide que los sectores más vulnerables logren satisfacer sus necesidades básicas, la tendencia pronunciada hace ingobernable el sistema socio-político, generándose una grave situación social que se manifiesta en una crisis alimentaria y de salud, asfixiando al sistema político que no logra congeniar con algunos centros de poder mundial.

Tal situación al principio manejable tiende a afectar a miles de familias y a producir un proceso migratorio de la población económicamente activa hacia otras latitudes, generándose una crisis interna y subregional, que unifica a nivel global a los países que se mantienen bajo la influencia de los EEUU y la Comunidad europea , ambos comienza a tomar partido, visualizándose, en lo que a corto plazo puede su participación de los recursos estratégicos planetarios ubicados en Venezuela, actualmente bajo la influencia de Rusia -China principalmente, por los convenios suscritos por el gobierno actual.

Los sectores políticos en pugna en la apropiación de la renta petrolera y del Arco Minero hace de la Crisis de Legitimidad un fenómeno único e inédito, dado que la Crisis Humanitaria discursivamente pasa a ser la hoja de ruta para agudizar las contradicciones del gobierno y la élite política, que después de 20 años perdió la Vía para permanecer en el poder producto de sus desvíos, en la forma de administrar la renta , que a nivel del Discurso teórico pertenece al pueblo venezolano pero en la realidad o Discurso practico, solo ha conducido a desmantelar el aparato productivo y expoliación de la riqueza nacional.

Millones de venezolanos han abandonado el país y los que aún permanecen sufren los embates de una crisis económica que se ha tornado discursivamente en crisis humanitaria a favor políticamente de un sector. La actual situación ha permitido a la oposición sumar voluntades y tratar de tomar el poder político con una hoja de ruta que puede conducir a una invasión de fuerzas externas. No hay duda que su incursión en territorio nacional generara una guerra subregional por los intereses geopolíticos en juego de las grandes potencias

No tengo duda en afirmar, que la crisis económica puede ser manejable y evitar que se convierta en una catástrofe humanitaria. Si esto ocurre la ONU desde la visión del derecho internacional humanitario puede regular cualquier conflicto armado, si el Dialogo y la Negociación no logran convencer al gobierno y a la oposición. En estas dos fuerzas políticas reposa la paz de la Republica y ellos y solo ellos serán los responsables ante las nuevas generaciones y la historia, dado el clima desbastador que significa una guerra tan apetecida, cuando comienzan a producirse signos, de lo que puede ser una recesión del sistema capitalista mundial. La nueva industria de la guerra desde la nueva visión de la IV revolución científica y tecnológica tendría un principio no predecible el fin.

El sector oficial al negarse a la ayuda humanitaria también abona el terreno para una confrontación que desestabilizara todo el planeta. Ambos factores políticos en pugna con el apoyo de fuerzas externas están creando las condiciones objetivas para una guerra de grandes magnitudes.

Es importante señalar que tanto el gobierno como la oposición tienen una hoja de ruta de confrontación para debilitar al adversario pero ambas hojas de ruta deben conducir a un Gran Dialogo y Negociación que regularice las relaciones políticas y genere nuevas condiciones para Legitimar al Estado y hacerlo gobernable. Negociar políticamente es ceder en algunas partes y avanzar en otras, a objeto de establecer un marco institucional, que a la vez que promueva el desarrollo del país, sea legítimo de manera que sus nuevas estructuras políticas no sean impuestas por fuerzas externas superiores con un comienzo sin fin producto de la guerra.

El Dialogo y la Negociación debe conducirnos a una legitimidad basada en la paz, modernización, bienestar económico y desconcentración del poder excesiva y meta constitucional en torno a la figura del presidente "presidencialismo". Reconocer una de las partes en conflicto, que el control político del gobierno y del Partido Socialista de Venezuela (PSUV) es real, en aras de una verdadera negociación política.

Una salida pacífica pasa también por reconocer la ausencia de legitimidad producto de la crisis política del actual gobierno. En esa dirección debe detenerse la violencia política contra la disidencia. La certeza de unas elecciones generales con árbitro consensuado y confiable, son un componente clave.

En Venezuela urge un nuevo consenso nacional en torno al desarrollo; una reforma institucional que signifique un nuevo contrato socio-político suficientemente atractivo para que todas las fuerzas políticas se sientan representadas, quepan todos; que la ley se constituya en amenaza creíble. Un nuevo contrato socio-político que elimine lo que sobrevive de la IV y la V República, sistemas des legitimados y, al mismo tiempo, garantice una verdadera participación de la sociedad en la dirección política del país.

Comencemos con el llamado a una Elección General de todos los poderes consagrados en la CRBV que permita una verdadera separación de poderes .El Gobierno y la Oposición tienen la salten por el mango.. La Paz o la Guerra…Nuestro Pueblo bien se merece la Paz.

--------

A DOCIENTOS AÑOS DEL CONGRESO DE ANGOSTURA... "El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política."15 DE FEBRERO DE 1819

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 750 veces.



Miguel Pineda

Economista. Dr en Educación. Legislador al Consejo Legislativo del Estado Carabobo. Presidente de la Comisión de Ciencia Tecnologia del Consejo Legislativo del Estado Carabobo. Docente-Investigador de la Universidad de Carabobo.

 mpineda748@gmail.com      @mpineda748

Visite el perfil de Miguel Pineda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: