Pa’na’ma’ quedaron los ta’ baratos

Nos encontramos en el Sur del Lago de Maracaibo, expectantes porque nos vamos a convertir en cifras internacionales de la pandemia de la gripe porcina o la A H1N1. Tarde o temprano nuestro territorio patrio se iba a “engripar” y como suele ocurrir, esperábamos que todo lo malo (no los colombianos y colombianas honradas y trabajadores) que entra a Venezuela, lo hiciera por Colombia. Pero no, resulta que no entró por Colombia, ni lo trajeron los colombianos sino nuestros derrochones y consumistas compatriotas que emulando a los ta’ baratos mayameros de inicio de los ochenta, han encontrado en el istmo acanalado, el paraíso donde “invertir” los dólares que CADIVI “represa”.

 


Panamá se ha convertido en la plusvalía consumista, que deslumbra a una recuperada clase media y a una emergente clase revolucionaria “a medias” y que direccionó los dólares cadivinos que iban a parar a la extranjera y distante Cúcuta, para que surquen por el Canal de costa a costa, del Pacifico al Atlántico. Allá, aquellos simples mortales, que solo pueden tener acceso a nuestros “típicos y folclóricos” sambiles, patrimonio de nuestra cultura del consumo suntuoso. Antes, si te veían en el Sambil eras de lo mas snob, pero ahora si no puedes ni ir a Cúcuta a comprar pantaletas o bóxer o tener el supremo privilegio de ir a Panamá para hacer una vaca de dólares y adquirir una “propiedad” o por lo menos comprar televisores de plasma o de cristal liquido, coño, tu prácticamente no existe para estos ejecutores de la praxis del “Manifiesto Consumista”

 


Pero, ahora resulta que nuestros nómadas y patrióticos consumistas, aparte de lo último en tecnología audiovisual e informática que nos han traído a los que no salimos para que se nos caiga la baba de envidia, también nos trajeron “maleteado” al virus AH1N1 y que no solo nos está cayendo la baba, sino los mocos y todo el malestar posible que esto conlleva.

 


Lo que quiero ilustrar no es echarles la culpa a estos compatriotas por traer consigo este virus de manera fortuita y que inevitablemente iba a llegar por cualquier vía, sino por propagar el virus que mas daño le ha hecho al país y a su gente y que ha matado mas venezolanos de hambre y enfermedades, de inseguridad y hasta daños sicológicos ha creado: el consumismo.

 


Cuando vemos que le allanan la propiedad a un “empresario de la miseria” como lo es el señor Zuloaga, nos preguntamos quien tiene la culpa, este señor, el gobierno por actuar tarde o los que le compran el vehículo por tres veces su valor y aun se siente agradecidos porque este “toyotero” se lo logró (aquí en el Sur del Lago una camioneta Toyota Tundra se “consigue” por 450.000 Bs.F). Entonces, la concepción de producir no está arraigada, somos cíclicos consumistas, le estamos aumentando el PIB a Panamá que nos recibe con los “brazos abiertos” y desvalijando nuestras arcas. Y aun así, muchos de los que gastan en Panamá despotrican de la situación económica, política y social de nuestro país. Somos el coto de caza de países con economías portuarias y liberales, que nos desangran.

 


Mañana, GLOBOVISIÓN, El NACIONAL, RCTV-Internacional y toda esa pléyade de esquizofrénicos adalides de la desestabilización política y síquica, con la llegada del virus de la influenza porcina, dirán que nuestro deficiente aparataje medico-sanitario no sirve y rogaran para sus adentros que se produzcan las muertes para alimentar sus mediáticos y miserables espacios redactados y difundidos por los carroñeros en que se han convertido. Y mientras tanto, el virus que más miseria y padecimientos nos ha dado, seguirá campante, para financiar mas muerte y desestabilización en nuestra patria. Contra ese no nos hemos vacunado.

 


cajucont@yahoo.com.mx

cajucont@gmail.com

cajucont@hotmail.com

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2032 veces.



Carlos J. Contreras C


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: