La Cota Lil

No tan gotán, Benedetti

Zitarrosa y Benedetti:

Un día 17 ambos,

veinte años de distancia

…y Montevideo.

(L.R.) 


El Negro Rubén Rada declaró que .se sentía feliz  “porque en cualquier parte del mundo que voy, Benedetti está protegido”.

Víctor Heredia señalaba: “Cuando nos sentíamos un poco desorientados, buceábamos en maestros como él, o como Pablo Neruda... Fueron talentos que, de un modo u otro se fueron transformando en nuestros amigos”.

Jairo decía: "pocos poetas han sido tan cantados como Benedetti. Algunos poetas no quieren que musicalicen sus poemas pero él tenía una relación natural con los músicos". Y Adriana Varela se sintió reconfortada: "El escritor partió desde su lugar de origen. Yo siempre tenía temor de que se fuera lejos de su tierra”.

Joan Manuel Serrat, cantor de poetas y poeta de cantores lo definió como un hombre en el mejor sentido de la palabra y Daniel Viglietti, hacia donde se volvieron todos los recuerdos al conocerse la noticia exclamó: "hay que ser un poco alquimista y transformar la tristeza en divulgación”.

El recuerdo también se volteó hacia Alfredo Zitarrosa, el otro uruguayo imprescindible  en la cadena de eslabones canciones, eslabones poemas que marcan la verticalidad de unas letras sin permiso legal de instalación. Sabían ellos, como muchos, que no siempre lo legal es lo correcto. Hay legalidades impuras (prisión para un poeta en dictadura, según sus normas, por ejemplo) e ilegalidades puras como fueron las canciones y poemas prohibidos que, como dice la cantora Teresa Parodi “viajaban sin pasaporte porque para ellos no hay fronteras.” 

Personalmente quien escribe tropezó con Benedetti en la canción, y el encuentro fue terrible y marcador, auspiciado por la voz militante de Pablo Milanés. A tantos años de eso es imposible evitar el erizamiento cuando volvemos sobre ese texto musicalizado: “una cosa es morirse de dolor y otra cosas morirse de vergüenza. Por eso ahora me podés preguntar/ y sobre todo puedo yo responder. Uno no siempre hace lo que quiere/ pero tiene el derecho de no hacer lo que no quiere…/ llorá nomás botija/ son macanas que los hombres no lloran. Aquí lloramos todos, gritamos, berreamos, moqueamos, chillamos, maldecimos/ porque es mejor llorar que traicionar. Porque es mejor llorar que traicionarse. Llorá… pero no olvides”. Y se me empalmó ese texto con la frase de Aquiles Nazoa “Es mejor morir de hambre que de vergüenza” y se empalmó también con Alí Primera cuando en “Canción para acordarme” sentenciaba “No vendas tu canto, que si lo vendes te vendes, que si lo vendes me vendes”.

Y he acá lo que escribió Milanés al enterarse del viaje del montevideano: “Recuerdo perfectamente cuando le conocí en Cuba, en Casa de las Américas. Entonces sí que nos veíamos todos los días. Era el inicio de la Nueva Trova y él seguía nuestros pasos con curiosidad y pasión. No solo eso: la primera gran entrevista que me hicieron sobre mi trabajo ¡me la hizo precisamente Benedetti!.

Siempre he pensado que los poemas de Benedetti son música pura. De hecho, en cierta ocasión me confesó que era un músico frustrado. Que le habría gustado hacer canciones en vez de escribir libros o poemas. De ahí que sus versos tengan ritmo interno. Tengan tanta musicalidad.  Del vasto poemario de Benedetti, yo elegí precisamente el más difícil. En realidad, es casi una prosa: Hombre preso que mira a su hijo. Y a él, todo hay que decirlo, le extrañó mucho cuando le expliqué mi intención, aunque luego le gustó el resultado.  Hace poco le propuse cantar otro de sus poemas. ¡Maldita sea, la muerte se ha adelantado!” 

Ahora, leyendo los comentarios en torno a los últimos años del poeta encontramos que una vez le dijo a Luz, su compañera: “Sigue llenando este minuto/ de razones para respirar”. Y habremos de preguntar a Pablo por la complicidad de esta frase incorporada en el tema del cubano “Yo no te pido” 

Y se queda uno pensando también en Joaquín Sabina y Viceversa, nombre del grupo que le acompañó en una etapa, siendo también el título de un poema de Benedetti: “o sea/ resumiendo/ estoy jodido y radiante/ quizá más lo primero que lo segundo/ y también viceversa.” Benedetti es el autor del prólogo del libro “Ciento volando de catorce” de Joaquín Sabina. En ese prólogo acude a Galeano para señalar que  hoy buena parte de los mejores poetas de América Latina vuelcan su obra a través de la canción; por ejemplo, Chico Buarque en Brasil. Los modernos trovadores han cubierto el espacio robado al poemario y, si se vuelve a considerar el carácter eminentemente oral de la poesía, se constituyeron en una vieja/nueva forma del poeta. 

La musicalidad  Benedettiana

Con su sabor de respuesta impredecible Benedetti salió a declarar a Dios mal músico cuando del bandoneón se trataba. “Me jode confesarlo/ pero la vida es también un bandoneón. Hay quien sostiene que lo toca dios/ pero yo estoy seguro que es Troilo/ ya que dios apenas toca el arpa/ y mal.” Escribió “Versos para cantar”, y también “Canciones del que no canta” cantando en ellas.  Y los Versos para cantar, y otros, fueron cantados. Nacha Guevara, Daniel Viglietti, Los Olimareños, Numa Moraes, Gianfranco Pagliaro, Soledad Bravo, Carlos Fasano, Dianne Denoir, Washington Carrasco, Juan Carlos Baglietto, Víctor Manuel, Sabina, Serrat, Adriana Varela, Jairo, Milanés, Tania Libertad y hasta Willie Colón y Elena Gil (quien el viernes en la noche desbordó la nostalgia con otros cantores en el Centro Uruguayo de Caracas) están entre quienes  cantaron y cantan versos de Benedetti  a partir  de Numa Moraes quien en 1970 musicalizó “Cielo de 69”. Fue esa la década en la que escuchamos “Hombre preso que mira a su hijo”, “Seré curioso”, conocida  como “¿De qué se ríe? entre nosotros por la versión que hiciera Soledad Bravo, “Vamos juntos” y “Cielito de los muchachos” en la cavernosa por profunda voz de Viglietti. Con el tiempo, y teniendo el honor de contar con “Los Olimareños” en territorio venezolano mucho mas cantamos de Benedetti, queriéndolo tanto en la lectura como en la audición. Desde entonces el paradigma que separa a los cantores y a los poetas se hizo añicos en el “porque me da la gana” de los pueblos. Es decir: Gracias por el fuego. En el ejercicio del criterio no dejaremos que se apague, que para ello contamos también con la cuerda del candombe y  los tambores. Y los tambores sabemos cómo los toca Dios.

Canciones desque no canta

"Cómo me gustaría 
cantar pero no canto;  
por respeto no canto, 
por respeto a mí mismo y a los otros. 
A veces canto en sueños, sin pudores 
versos de casi clásicos o sea 
de Darío y Machado, de Vallejo, 
pero ellos ya no pueden molestarse 
porque en el purgatorio no hay audífonos" 

(Fragmento)

lilrodriguez@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3981 veces.



Lil Rodríguez

Periodista. Defensora de los valores culturales venezolanos y latinoamericanos.

 lilrodriguez@cantv.net      @lildelvalle

Visite el perfil de Lil Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Lil Rodríguez

Lil Rodríguez

Más artículos de este autor