El final de Globovisión está a la vista

Ha habido un cambio en la alta corriente de opinión gubernamental  que ahora comprende que el asunto no tiene que ver con la llamada “Libertad de Expresión”, o con la “Situación Internacional”, sino con la estabilidad de la Revolución.

Es un asunto más relativo a la Inteligencia y Contrainteligencia que a la Farándula. 

Hemos comprobado que el “Grupo Globo”, sus dueños, ideólogos, aláteres y demás no comprenden cual es su situación real. Sobreestiman su poder mediático y apoyos en detrimento del negocio capitalista, penetrados por el virus de la necedad, han entrado en una confrontación definitiva contra las poderosas fuerzas de la Revolución Bolivariana y su liderazgo. 

Los confrontados han cometido errores, los del  poder constituido en dejar que las cosas llegaran a este extremo. Globo ha debido ser detenido antes, mucho antes.

Los del Grupo Globo se han creído cercanos a derrocar de nuevo al Presidente o tal vez a eliminarlo físicamente y esto ha sido un espejismo el cual los ha llevado al batalla final. 

Ni el dinero, el cual les duele mucho perderlo, ni el poder que da dirigir a los bolsas de la Oposición, los ha mesurado. La consigna parece ser el síndrome del “tanque de guerra en una vidriería”, la confrontación a como de lugar, tratando de obtener un resultado espectacular, corto placista y soberbio. 

En este momento en el cual las fuerzas de ambos lados, se agrupan rumbo a la batalla de Carabobo imaginaria y mediática, la táctica tranquila de la Revolución de esperar el momento y la oportunidad para tomar la vía de la “Quebrada de la Pica o de La Mona”, para luego salir arrollador y acabar con la circunstancia, es correcta y ha afectado a los Globeros.

Como diría el sabio maestro Muller Rojas: “En el campo del enemigo se percibe una ENTROPIA de DESORDEN, la cual precede a la DERROTA” 

La suerte está echada. Los patriotas nunca perdieron una batalla de Carabobo y esta no será la excepción. 

Globo, convertido en partido-comando, montonera de la godarria bovera, rendirá su última jornada oprobiosa y será sepultado en el olvido.

Lo decimos porque dentro de su campo ya se mueven los zamuros de la carroña, es decir, aquellos que van a celebrar “el vacío de poder” y de dinero que dejará la debacle. 

Podemos decir como Bolívar, “nuestras pérdidas solo son dolorosas” y hemos dejado regado en el camino del discurrir, por falta de ciencia o conciencia, a miles de inocentes que absorbieron  sus venenos e ignorancias. Nos costará restituirlos.

“Vacilar es perdernos!!!” 

fnatera@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2016 veces.



Francisco Natera


Visite el perfil de Francisco Natera Amundaraín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: