La educación venezolana vista desde un avión

Se me ocurrió de pronto que si hacía un ejercicio imaginario desde la cabina de un avión podría visualizar; al menos el intento, del como se ve, se observa, se mira, la educación venezolana desde 1959 hasta la fecha.    Comienzo por aclarar que no necesariamente se ha tenido que ser docente para hablar del tema, como alumno u observador quizás se pueden ver cosas que desde adentro no es posible, por aquello de ser parte del problema y corresponder algo de participación activa y/o pasiva. Por otra parte, me corresponde en tal calidad, hablar con sentido de pertenencia producto de la preocupación legítima como ciudadano y una visión no ortodoxa acerca del como debe ser la educación venezolana, es decir, fuera de los cánones habitualmente aceptados tanto por autoridades como por los que practican la docencia en todos los niveles, modalidades y razón social, porque si algo les aseguro es que hablar de la educación venezolana no puede excluir a ningún nivel ni escuela, ni disciplina, ni grado de ascenso académico. 

Además, para hablar sobre la educación en Venezuela, es menester considerar la calidad del ser humano que la imparte, los sistemas de estudios, el pensum de estudio, sistemas de selección, el arrastre que supone está inmerso en el contexto del capitalismo como formador de seres para el tener, porque si no partimos de allí, cualquier análisis podría ser subjetivo y no contribuiría a la visualización esperada. Es por ello, que la economía y la sociedad en su conjunto tienen que ver con este tema de manera sustantiva y el tratamiento que le demos bajo esta óptica permitirá siempre y cuando lo hagamos sin vicios ni vacíos, no dejar por fuera algo tan esencial como lo es la vida y su calidad. 

Pues bien, tratemos entonces de penetrar ese mundo que pertenece a todos pero que no todos se interesan en el, esto último es parte de la solución y al hablar de todos, indudablemente tenemos que incluir a la familia, dándonos por enterado de la cantidad de tipos de familia que existen en la sociedad, desde la tradicional, padre, madre e hijos, hasta la conformada solo por hermanos, tías, tíos, madres solteras, entre otras calificaciones. Precisamente, una de las variables a utilizar en el análisis pertinente, está íntimamente ligado al divorcio entre la escuela y la familia en la educación pública, porque aunque no lo crean, a su manera, la educación privada ha mantenido estos nexos con las distancias del caso, aunque con poca efectividad en el momento del tratamiento adecuado de la inserción societal de los educandos. 

Si hacemos un breve recuento de la calidad y tipo de educación desde 1959 hasta nuestros días, son pocas las variables que se han mantenido en el mundo de la educación, todas ellas, referidas a los mismos vicios encontrados a lo largo de la educación en el seno del modelo capitalista de producción; desde la implantación de un modelo individual que como resultado del conocimiento tendría como premio el éxito en el mercado de trabajo, porque de eso se ha tratado, influir de manera sistémica, a la usanza de ese éxito para insertar deformaciones respecto al ser, otorgando prioridad al tener en el momento de la instrucción académica. En otros casos, la severidad transmitida en la cultura española dominó la escena en el comportamiento de los docentes incluyendo el castigo corporal, cambio necesario y eliminado radicalmente del sistema, además, en contraposición a lo anterior era ejemplar el compromiso del docente en la guía hacia el alumno, cosa que hoy es escasa o no existe. 

De igual manera, la educación recibida en la formación docente en los años 60 y 70 fue de cierta calidad en cuanto al conocimiento y procedimientos adaptados a un sistema que por inicio de la democracia puntofijista era novedoso. Para entonces, la educación recibida con mística docente, se fue empañando por el economicismo imperante, por los bajos salarios y la lucha sindical dominada por adláteres de los gobiernos de turno, la lucha sindical se intensificó en los años posteriores y hasta cursados los años 90, la calidad de la educación fue arrastrada por lo que ocurría a nivel de la sociedad, la exigencia educativa contrastaba con los bajos salarios y el adolecimiento de políticas de Estado que coadyuvaran a superar una especie de ostracismo difícil de erradicar. Es indudable que, la calidad del docente a pesar de talleres y cursos en muchos casos era demostración de un bajo nivel cultural y el despego de las autoridades de hacerle frente a la problemática presente. 

En este ejercicio desde la cabina del avión, que nos hace ver la realidad real, nos dice que la situación a partir de 1999, no ha variado enormemente, salvo en el número elevado de la nueva matricula escolar, la relativa voluntad de mejoramiento de la infraestructura y la lucha permanente entre una ley de educación que debe ser modificada y quienes se resisten a ello. Es de aclarar que, en cuanto al nivel individual del docente, existen carencias en cuanto a cultura general y más grave aún en el uso del idioma, los contenidos en las distintas materias y modalidades de estudio han sufrido algunos avances pero aún no han sido realmente interiorizados por docentes y menos por los educandos, lo que vaticina un atraso evidente en los resultados y debilidades en la formación. 

Como corolario a lo anterior y para no extendernos en demasía, sólo nos queda por decir que no es la aprobación de una nueva ley suficiente para darle a la educación un carácter universal y con un mensaje anticapitalista, es necesario que los funcionarios educativos asuman de manera solemne el compromiso en la transmisión de un conocimiento que dedique todo su arsenal hacia la generación del nuevo ser como hombres y mujeres de nueva extirpe de responsabilidad social. Y ojalá que el vuelo descrito tenga una plataforma de aterrizaje que permita hacerlo con propiedad y con los valores propios de una educación socialista para el futuro de todos.- 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8728 veces.



Rafael Febles Fajardo

Economista. Msc. Seguridad Social. U.C.V.. Militante revolucionario. Locutor. Articulista Correo del Orinoco. Poeta y escritor de la revolución bolivariana

 rafaelfebles@yahoo.com      @rafael_febles

Visite el perfil de Rafael Febles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Febles

Rafael Febles

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a75949.htmlCd0NV CAC = Y co = US