Los ‘comeenmienda’

Una locución que tiene afinidad fonética con la palabreja entrecomillada del título de esta columna, y que nos tiene prohibida la decencia el escribir, define en muchos países de América Latina a quienes en un acto de coprofagia política defienden los intereses de quienes los oprimen. Los ‘comeenmienda’ son pitiyanquis, reciben su ración diaria de veneno a través de Globoterror y añoran el desenmbarco de los marines que vendrían, democráticamente, a matarnos a todos.

Nos dice el novel sabio venezolano Fernando Báez, en una obra calientica que empieza a recorrer el mundo de los pueblos libres y la cual recomendamos ampliamente: "El

saqueo cultural de América Latina", que uno de los consensos de la estrategia imperial de todos los tiempos consiste en el asesinato de la memoria histórica y la trastocación de los conceptos linguísticos para así secuestrar los significados y embargar las palabras y sus mensajes. Pues bien, hete aquí que advertimos cómo los medios procónsules del fascismo se encargan de vociferar que el Presidente Hugo Chávez pretende la ‘reelección indefinida’. Así, bajo este enunciado y dando extensión al concepto, tendríamos a un Chávez gobernando per secula seculorum y quizás más allá de muerto, como el Cid Campeador de la leyenda hispana. Evidentemente se pretende poner la etiqueta de tirano al Presidente que más elecciones populares ha ganado a nivel mundial, obviando los matices y las gradaciones de cada significado.

No informan los ‘comeenmienda’ que lo que se somete a la voluntad libérrima del pueblo es la postulación indefinida de un ciudadano que se encuentre en el ejercicio de la presidencia. Recordemos que fue el Comandante Presidente Hugo Chávez, por mandato de los venezolanos, quien impulsó una Asamblea Constituyente empoderada y originaria que activó la democracia protagónica, participativa y sobre todo, de mandatos revocables. Y es lógico que si el pueblo tiene objetivamente la potestad de revocar el mandato a un gobernante, también se expande este derecho a renovar, sin cortapisas de ningún tipo, el mandato a ese jerarca. Olvidan interesadamente los ‘comeenmienda’ que en Francia, España e Inglaterra, por nombrar algunos países políticamente ‘desarrollados’, esta disposición ha permitido que criminales internacionales como Margaret Thatcher se hayan mantenido en el poder durante más de once años, por ejemplo.

Pero resulta y acontece, como dicen los que se las quieren tirar de ‘curtos’, que los ‘comeenmienda’ tienen que pedir ayuda foránea porque sus argumentos se caen de podridos. Así, recurren al Movimiento Organizado de Comeenmiendas Oportunistas –MOCO- para traer al país a especialistas en tan poca envidiada actividad para también vociferar ante medios de la palangre sus forzadas argumentaciones. Por estas tierras de gracia desembarcó uno los más dilectos ‘comeenmiendas’ del mundo, Mario Vargas Llosa, quien no se ahorró su talento sin probidad para denostar en contra de la enmienda, de Hugo Chávez y de todo lo que oliera a Revolución roja, rojita.

Ante lo más selecto y granado de la oligarquía y de los diablos ensotanados de la Iglesia de los ricos, el cagatintas recitó el guión desvencijado que le procura la CIA y luego de enbolsillarse unos devaluados pero bienvenidos dolarcillos cogió las de villadiego para dejar atónitos, claros y sin vista a los carcamales que esperaban un levantamiento popular a favor del escritor devenido en apologista de la plutocracia. No contaban los dinosaurios que en una pieza que sienta cátedra en alta política y ética socialista, el periodista Earle Herrera denunció que Vargas Llosa, el mismísimo ‘comeenmienda’ que aboga por la democracia en el orbe, abandonó su nacionalidad peruana luego de perder abrumadoramente unas elecciones en su país para correr perrunamente a las faldas del rey Juan Carlos, a quien por cierto nadie elige, y hacerse súbdito amancebado de una monarquía.

Por eso, amigo lector, le damos sin que nos lo pida unos tips para reconocer, a kilómetros de distancia, a esa criatura del averno llamada ‘comeenmienda’: de mil maneras se beneficia de la Misiones pero calumnia en contra de la Revolución; está enajenado cultural y espiritualmente, su modo de vida destila odio y egoísmo, secretamente quisiera ser gringo pero no puede y, sobre todo, traiciona a su Patria en el altar fatuo del oropel capitalista. Guillo, que hay mucho pillo.

  pegenie@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2877 veces.



Pedro Gerardo Nieves

Autodidacta. Comunicador popular, coordinador de la Brigada de Agitación, Propaganda y Comunicación Florentino del PSUV Barinas, vocero de la Guerrilla Comunicacional Florentino, delegado de formación de la Escuela Nacional de Formación Socialista "Hugo Chávez" del PSUV.

 pegenie@hotmail.com

Visite el perfil de Pedro Gerardo Nieves para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Gerardo Nieves

Pedro Gerardo Nieves

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición