Sobella y Zambrano visitan South Park, Colorado

(Este artículo es inmoral y grosero, las voces célebres son pobres imitaciones y debido a su contenido nadie lo debe leer)

Los fanáticos de South Park, una grosera comiquita estadounidense que se burla descaradamente de la sociedad norteamericana, sin  duda recordarán el capítulo sobre NAMBLA (National Association of Man-Boy Love in America, o Asociación Nacional para el Amor entre Hombres y Niños... básicamente una asociación de degenerados que disfrutan teniendo sexo con niños).  En ese capítulo, miembros de dicha organización (que sí existe en el mundo real, para nuestra desgracia) engañan a Stan, Kyle, Cartman, Kenny y sus compañeritos de clase de 8 años para tratar de tener sexo con ellos, pero estos escapan milagrosamente y finalmente los miembros de Nambla son apresados por la policía.

Es entonces cuando ocurre un diálogo extremadamente cómico, que creí revivir este domingo en nuestro panorama político nacional.

Cuando se están llevando presos y esposados a los miembros de Nambla, uno de ellos comienza a dar un discurso. Con una voz suave y compasiva, y con una música de piano tierna y victimizadora, comienza a decir algo como:

--¿Saben? He aprendido hoy. Nuestros antepasados vinieron a este país porque creían en una idea... ¡una idea llamada libertad! Ellos querían vivir en un lugar donde la gente no fuera perseguida por sus creencias. Donde una persona pueda vivir de la vida que mejor le plazca. Ustedes nos ven a nosotros como unos pervertidos, ¡pero eso es porque somos diferentes a ustedes! Las personas nos tenemos porque no nos entienden, y a veces, es más fácil perseguir que comprender...

En ese momento, cuando los espectadores son casi convencidos por el pervertido, la musiquita del piano cesa, y Kyle dice, con voz muy molesta:

--¡Ey! ¡Ustedes tienen sexo con NI-ÑOS!

--¡Somos humanos! -continúa el líder de Nambla, con su voz melodiosa y el pianito de fondo-. Muchos de nosotros ni siquiera elegimos sentir atracción por niños. ¡Simplemente nacimos así! No podemos cambiar nuestra forma de ser, y si ustedes no pueden entender eso, bien, ¡que nos apresen!

Nuevamente la  multitud que los escucha se queda pensativa, enternecida, casi convencida por el bodrío de palabras y  la tierna musiquita. Pero nuevamente Kyle interrumpe y repite:

--¡Ey! ¡USTEDES TIE-NEN SE-XO CON NIIIIIII-ÑOOOOS!

Y su amiguito Stan continuó:

--Sí, creemos en la igualdad para todos, y la tolerancia y  todas esas mariconerías, pero ¡ey, jódanse!

Sobella y Zambrano visitan South Park, Colorado

Cito este diálogo porque creí ver algo parecido en la televisión este domingo. Denuncias de Sobella Mejía y de Edgar Zambrano acusando falsamente a un General de haberlos agredido, maniatado, golpeado, esposado, trasladado en una maleta y  luego soltado mientras ellos dos estaban cenando en un restaurant.

Estos hechos ocurrieron el sábado en la noche, según informó Globovisión.

Al final, las denuncias sobre los golpes y agresiones parecieran ser falsas; a ello apuntan que la Sra. Mejía dio una rueda de prensa el domingo en la mañana en el CNE y no dijo nada sobre "el secuestro" que sufrió Zambrano apenas horas antes. El Sr. Zambrano apareció el domingo en la tarde en el programa "Aló Ciudadano" y en ese momento no tenía golpes, moretones ni afonía. Y el mismo hecho de que las "brutales agresiones" se divulgaran 24 horas después de ocurridos los hechos (cuando los medios privados hubieran estado encantados de divulgarlas el mismo sábado en la noche), indican que el diputado y la rectora del CNE estaban muy ocupados preparando el show.

Aquí es cuando Kyle gritaría:

--¡Ey! ¡La rectora del CNE estaba cenando con un A-DE-CO!

--Pero el Sr. Zambrano es miembro de la Comisión Reestructuradora --dice Sobella, mientras suena una tierna musiquita de piano en el background, cortesía de Globovisión--. Ustedes nos ven a nosotros como unos ladrones, unos sinvergüenzas que estamos tramposeando las firmas para obligar a hacer un referendo, pero sólo buscamos la libertad para el pueblo venezolano."

Kyle interrumpiría para gritar otra vez:

--¡Ey! ¡LA RECTORA DEL CNE ESTÁ CENANDO CON UN AAAAAA-DEEEEE-COOOOO!

Y Stan complementaría:

--Sí, creemos en la libertad, la democracia, el derecho a la privacidad y esas mariconadas, pero se supone que una rectora del CNE no debe estar tratando asuntos del referendo con un diputado adeco de porquería en un remoto restaurante de Catia La Mar, a menos que todos los demás miembros del directorio del CNE estén al tanto y hayan autorizado la reunión. Así que, ¡jódanse!

Y Kenny diría, momentos antes de que lo atropellara una ambulancia:

-- MMm MMmMmm MMmmm Mm MMmm MMmMmmMMmmm MmMMmm MmMMmm MMmMmmMMmmm MmMMmm (imagínense si Jorge Rodríguez fuera fotografiado almorzando con Willian Lara... ¡Globovisión lo haría suicidarse!)

¿Saben? He aprendido algo hoy. La musiquita de piano de Globovisión y la voz melodiosa de Martha Colomina no pueden desviar nuestra perspectiva: ¡aquí hay gato encerra'o! Zambrano puede gritar, chillar, insultar, pero el punto es que él y Sobella estaban comiendo a escondidas en un restaurante. Y ahora, para más colmos, Sobella se presta para un show mediático.

Si eso no es causa para que la señora Mejía sea destituída del CNE, entonces explíquenme cual sí puede ser una causa.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5552 veces.



Luigino Bracci

Estrecho colaborador y antiguo miembro del equipo editor de Aporrea. Bracci es un celoso defensor del Software Libre y de la libertad de expresión.

 lbracci@gmail.com      @lubrio

Visite el perfil de Luigino Bracci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luigino Bracci

Luigino Bracci

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US N ab = '0' /actualidad/a6788.htmlCd0NV CAC = , co = US