Si nos quedamos con la parcelita, entregamos el país

El 23 de noviembre nos jugamos no solo el poder geopolítico nacional. Es la vida o la muerte, la esperanza o la desilusión, el devenir anhelado o la frustración. Es la extinción de un perverso modelo o la cimentación de un proyecto basado en la humanización. Es por eso, que vemos con suma preocupación que compatriotas candidatos y candidatas que aspiran a las magistraturas locales o regionales o de un curul en la legislatura regional, parece que solo les preocupa su espacio territorial electoral de donde "sacaran" los votos para su entronización. Sus aspiraciones son cortas pero sustanciosas desde el punto de vista personal y van en detrimento del macro objetivo de expandir el proyecto socialista humanizado que nos permitirán nuestro desarrollo como país libre y progresista.

Hay una fragmentación. Los y las aspirantes a diputados "sacuden" los votos de su circuito electoral. El panorama de algunas alcaldías y gobernaciones, las pretensiones de sus aspirantes solo se limitan a su entorno geográfico limítrofe. Pero, todos tienen algo en común, se cobijan con la sombra del Comandante-Presidente Chávez; aunque en algunos casos solo se hablen y sonrían cuando el Comandante preside un evento y después cuando se va, se disgregan. Calabaza, calabaza, cada quien para su casa. Y la premisa es que si ganan van a manifestar que su mensaje revolucionario llegó e hicieron el trabajo y que sus "vecinos" que perdieron no hicieron lo que les tocaba. ¡Qué mentalidad tan reducida y egoísta! Salvan su pellejo sin importar que la re3volución salga fortalecida.

¡Carajo! esto es un proyecto nacional y todos debemos estar juntos de manera disciplinaria, estratégica, revolucionaria, consiente y socialista. Es el Partido Unido de Venezuela, no "partiditos" locales o regionales. Lo que sucede en Sucre, debe preocuparnos a los que estamos en el Zulia. Lo que sucede en el municipio Colon del estado Zulia, debe preocuparles a los que viven en la metrópolis de Maracaibo. Lo que sucede en los cerros de Mérida, debe importarles a los que están en la costa aragüeña. Pero no, quiero ser alcalde o alcaldesa no importa si el candidato de "nuestro" partido gana la gobernación o el circuito para diputados. O quiero ser gobernador o gobernadora, sin importar si el partido, el proceso o la revolución obtienen las alcaldías de la región o estado.

Todo debe estar concatenado y nuestro talante socialista debe estar más fortalecido y presto de manera solidaria y sin esperar el llamado a apoyar a nuestros correligionarios. Los contrarios no están dormidos y no son "muchachitos de pecho". Hay que estar pendiente no solo de ellos, sino de los que son tan peligrosos como ellos: los miserables camaleones (con la disculpa de este multicolorido reptil) que están enquistados dentro del proceso y que venden de manera traidora el espacio que usurpan, sobre todo en estas pugnas electorales.

Esta batalla electoral es eso, una batalla más de las muchas que el proceso revolucionario y el Comandante Chávez que la lideriza, va afrontar. Vendrán otras y otras. Es una batalla ideológica, mediática, de modelos socioeconómicos, de exclusión o inclusión y de armas contra el pueblo y el liderazgo humano de Chávez. No es jueguito y la pérdida de cualquier espacio es candelita que queda. No es aniquilar la oposición, es borrar cualquier vestigio de desestabilización, golpismo y magnicidio venga desde la derecha apátrida o de los velados traidores que subrepticiamente deambulan por los corredores de la revolución.

Así que, candidatos y candidatas, el proceso revolucionario se construye en unión y lo que pase en Santa Elena de Güairen nos debe preocupar a todos los que vivimos al norte del Orinoco. No se conformen con parcelitas de poder, cuando tenemos todo un país para unir en un gran proyecto. De todos modos, hagan meritos para ganar y sumar, no solamente con un aire triunfalista se logra. Las elecciones se ganan antes del 23 de noviembre y se refrendan ese día. No se equivoquen y se entretengan con pendejadas, porque no es una persona la que pierde o gana, es todo un pueblo lleno de perspectiva. Si así no lo creen, nos fregamos.


cajucont@yahoo.com.mx

cajucont@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1376 veces.



Carlos J. Contreras C.


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: