Humor

Reforma a la Ley del Periodismo, considerando casos de Saenz y Villegas

Los periodistas de la República de Venezuela (sí, así, sin “Bolivariana”), reunidos bajo la protección de Joseph Goebbels y en ejercicio del poder que nos han dado los dueños de los medios de comunicación,

Considerando,

Que un periodista y profesor de Comunicación Social de la UCV afirmó el 11 de abril de 2002, sin más evidencias que las brindadas por su imaginación, que ciertas personas que disparaban ese día en Puente Llaguno lo hacían “contra marchistas inocentes” y los hizo responsables de decenas muertos -chavistas en su mayoría- quienes, según él, venían en la marcha de la oposición.

Considerando,

Que dicho periodista ocultó hábilmente que el enfrentamiento era contra una avanzada de la Policía Metropolitana, que había asesinado a varios civiles inocentes y amenazaba con acabar con todas las personas necesarias con el fin de abrirle paso a la marcha de la oposición.

Considerando,

Que este personaje afirmó que “el gobierno lo tenía todo preparado”, ya que “los chavistas tenían montados hospitales de campaña”, dando una clase magistral de periodismo a todos los venezolanos.

Considerando,

Que las imágenes tomadas por Luis Alfredo Fernández y “narradas” por Manuel Saenz le valieron el Premio “Rey de España” a Fernández y al canal donde trabaja, estimulando al resto de los periodistas venezolanos a seguir su ejemplo. Además, no hubo amonestaciones del Colegio Nacional de Periodistas ni demandas civiles.

Considerando,

Que a pesar de que la narración de Saenz fue el ingrediente necesario para justificar el golpe de estado, y a pesar de que el 12, 13 y 14 de abril hubo el triple de muertos de los que hubo el día 11, Saenz continúa con su fructífero trabajo en Venevisión y continúa disfrutando de sus privilegios como periodista y profesor de Comunicación Social en la Universidad Central de Venezuela. Hoy, dos años después, aún no hay presos por dicho golpe de estado.

Considerando,

Que durante el paro de diciembre de 2002 y enero de 2003, otro periodista, Ernesto Villegas, se negó a caer en radicalismos de lado y lado y resistió a las presiones que antichavistas y chavistas ejercieron contra él: los primeros le decían que, si seguía trabajando para el canal del Estado, “cuando caiga el régimen serás perseguido” y “nadie te dará trabajo”. Los segundos le pedían que dejara de entrevistar a gente de la oposición, que para eso estaba Globovisión.

Considerando,

Que el Sr. Villegas, defendiendo sus principios, se mantuvo como el único moderador en Venezuela que realizó debates entre chavistas y opositores en su programa “En Confianza”. Llevó a gente de Bandera Roja, de la Coordinadora Democrática, del MAS y de la CTV a discutir con ministros y dirigentes del MVR y del PPT. Por encima de declararse chavista o antichavista, se declaró periodista. Defendió a sus colegas opositores cuando fueron agredidos por bolivarianos o por miembros de las Fuerzas Armadas. Otorgó derechos a réplica a gente de la oposición, y ha tenido el valor de ofrecer disculpas públicamente en las ocasiones que se ha equivocado.

Y que conste que mi valiente profesora Martha Colomina nunca ha ofrecido disculpas por ninguna de las decenas de calumnias diarias que emite en sus programas de opinión.

Considerando,

Que el canal para el cual trabaja Ernesto Villegas emitió la grabación de una conversación privada, originalmente aparecida en un medio de Internet. La conversación entre el ex fiscal Ramón Escobar Salom y su hijo, otro profesor de la UCV, mostró a la opinión pública que algunos miembros de la oposición, privadamente, reconocían que no habían recogido las firmas necesarias para solicitar revocatorio al presidente. La conversación fue divulgada no sólo por una página web ni por el canal del Estado, sino por el propio Presidente de la República en su programa semanal.

Considerando,

Que Ramón Escobar León, el otro involucrado en la conversa, recibió la oportunidad de ir al programa de Villegas a dar su derecho a réplica. Fue muy bien tratado. Villegas le dejó hablar extensamente, varios minutos seguidos sin interrupción. De todas formas, Ramón León no quedó muy bien parado. Cuando afirmó que nunca vio a su papá incitar el 11 de abril a “detener por la fuerza y arrestar” al gobernador de Táchira, todos se dieron cuenta que este profesor de la UCV estaba en realidad grabando un libreto para el programa “Como ustedes pueden ver” de Los Robertos.

Considerando,

¡Que el señor Villegas recibió como premio a sus principios una demanda legal! Ahora Villegas corre el riesgo de ser apresado por ser un periodista ejemplar.

Considerando,

Que el Sr. Ernesto Villegas se atrevió a moderar un programa de televisión de una hora diaria siendo negrito y teniendo pelo chicharrón… nada que ver con Napoleón Bravo o con Martha Colomina, tan europea ella, y tan linda.

Decreta la siguiente

REFORMA A LA LEY DEL EJERCICIO DEL PERIODISMO

Artículo 666. El Sr. Ernesto Villegas dejará de ser considerado un periodista ejemplar. Es, en realidad, pésimo. ¡Quítenle el Premio Nacional de Periodismo, por Dios!

Artículo 667. Todos aquellos periodistas que vayan a salir en televisión deberán cumplir con determinados parámetros físicos, según asesorará una empresa experta en el tema, como ARS Publicidad (que exige que todos sus empleados que tratan con el público sean de rasgos caucásicos). Los negritos como Ernesto Villegas tienen que quedar relegados a escribir libretos, narrar carreras de caballos en la radio o ser asistente de producción, oficios para nada denigrantes, pero ustedes saben… ¡tenemos que tenerlos negriaos, digo, escondidos!

Artículo 668. Todo periodista tiene que trabajar para complacer a los dueños de su medio de comunicación. Si te piden insultar a alguien, ¡hazlo! Si te piden calumniarlo, ¿qué esperas? Y sobre el CNP, ¡tranquilo! Eso se maneja con billullo, no con moral, y pa’eso los dueños de medios tenemos bastante.

Artículo 669. Todo periodista debe borrar de su mente las palabras: equilibrio, moderación, debates, ecuanimidad, justicia, oportunidad, responsabilidad, pueblo, comunidad, defender, derechos humanos. En estos momentos, nuestro Gran Hermano del norte está trabajando en un nuevo lenguaje, llamado neolingua, el cual todo periodista deberá aprender y carecerá de todas estas palabras y frases innecesarias.

Artículo 670: Todo periodista debe terminar de comprender que el medio de comunicación no está hecho para dar noticias ni para brindar un espacio donde todos puedan dar su opinión, sino para lograr un objetivo político. Según afirmó un destacado opositor en un foro en Internet: “Los medios nacieron como órganos políticos industrializados en sustitución de órganos de mediación religiosa destinados a la catequización y a la conversión (tesis de Eduardo Subirats); se consolidaron como medios de propaganda (con Hitler y con El New Deal) y terminaron siendo un híbrido entre publicidad, persuasión y proselitismo de masas.”

Quien afirmó esto nos mandó a leer 16 libros para que nos convenzamos de que todos los ideales por lo que luchaba Villegas son puras apariencias, y que el verdadero periodista debe ser experto en manipulación y propaganda.

Artículo 671: El lema de todo periodista debe ser: “La objetividad no existe, así que, ¿para qué debemos tratar de alcanzarla?”

Artículo 672: Las oportunidades de superación de un periodista en el medio de comunicación donde trabaja serán directamente proporcionales a la cantidad de vidas que haya destrozado con sus calumnias, siempre y cuando eso le convenga al dueño del medio.

Parágrafo Único: Los puestos directivos están reservados a los dueños del medio, sus familiares inmediatos o sus amantes. No sueñe con tener su propio medio… ¡como periodista, usted siempre trabajará para otros!

Artículo 673. Ernesto Villegas será sentenciado a pagar cana por 30 años. Contamos conque ningún venezolano saldrá a defenderlo.

Artículo 674. Enrique Mendoza será designado para ejecutar el cierre y posterior privatización de Venezolana de Televisión, utilizando las frases que le venga en gana.

Firmado y aprobado por los dueños de los medios, el día que logremos salir del Macaco.

Gustavito C.

Marcelito G.

G. Zuloaguita.

Albertico Federico R.

Miguelito H. O.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5786 veces.



Luigino Bracci

Estrecho colaborador y antiguo miembro del equipo editor de Aporrea. Bracci es un celoso defensor del Software Libre y de la libertad de expresión.

 lbracci@gmail.com      @lubrio

Visite el perfil de Luigino Bracci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luigino Bracci

Luigino Bracci

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US N ab = '0' /actualidad/a6543.htmlCd0NV CAC = , co = US