Baltazar Porras después del diálogo entre San Pedro y Satanás

Estos no esperan morir,

y es tan villana su ciega vida

que envidiosos están de cualquier otra suerte.

De ellos no queda fama en el mundo,

misericordia y justicia los desdeñan:

no tratemos ya de ellos, mas mira y pasa.

Dante Alighieri


Ya me estaba pareciendo muy raro, que el obispo de Mérida no había dado su opinión sobre la supuesta “reforma de contrabando” contenida en los 26 decretos leyes. Esa ausencia pude explicármela muy recientemente, cuando pude leer el trabajo que Iñaki Gil publicó en la Pagina de Rebelión (www.rebelion.org), sobre un encuentro entre San Pedro y Satanás que titulo: “Dialogo de San Pedro y Satanás en el Infierno Sobre el Caso Marx”.

El obispo se coleo para estar en este dialogo y captar las orientaciones que San Pedro ofreció a Satanás, que en resumidas cuentas, es el responsable de ejecutar la política sucia del Vaticano. Culminado el encuentro entre estos dos seres de un mismo mundo; Baltazar Porras ya está entre nosotros, aclimatándose un poco en los páramos andinos y tratando de quitarse un poco el sucio que siempre ha tenido, pero como estuvo en el infierno; seguramente ese sucio (por el exceso de calor que existe allá) se le transformó en una mugre y la tiene pegada duramente a su cuerpo y en su consciencia.

En la versión digital de Panorama (www.panorama.com.ve) o de El Universal, este excelentísimo miembro de la conferencia episcopal venezolana, nos ofrece la oportunidad de leer una “opinión” sobre las 26 leyes promulgada por el Presidente a través del recurso habilitante dado por la Asamblea Nacional. Al ver la referencia de la información, inmediatamente coloque el cursor y me fui al texto para convencerme o tener la certeza, que entre “su Dios”, Satanás y sus más cercanos colaboradores hay un pequeño y angosto pasillo repleto de porquería

Aclimatado ya, pero con la mugre a cuesta en el cuerpo y la consciencia; el excelentísimo miembro de la conferencia episcopal se dispuso darnos pormenores de lo que pudo captar en ese dialogo y no perdió oportunidad, para dejar clara y sencillamente la orientación que bajó sobre las 26 leyes. Si valoramos la declaración por la cantidad de caracteres utilizados y por la “idea” o sentido del texto; se comprenderá que el infierno no es un lugar específico, ni Satanás es una individualidad: Es simplemente una forma de concebir y comunicar una forma de vida.

El texto de la declaración es exactamente la plana que los voceros de la oposición han puesto andar y se expresa en los siguientes términos:

"Estas leyes vienen a acabar con la Constitución del año 1999. Todas ellas están dirigidas fundamentalmente a consolidar el poder y el control del Estado y del Gobierno sobre los ciudadanos, no hay en esas leyes sino muy pocas cosas que tengan a la persona, al pueblo, como la primera connotación, la primera preocupación (…) Hay que ser conscientes de que las leyes, para que tengan algún sentido, algún valor, tienen que representar los intereses, angustias y esperanzas de toda la población"

En esta declaración se tiene la oportunidad de ver la malicia y las malas intenciones que se reúnen en esas mugrientas cabezas del foro episcopal. El texto nada tiene que envidiarles a otros, que seguramente provienen de consciencias menos mugrientas, pero con mucha más tradición y experiencia en manejo de ese tipo de sucio.

Los venezolanos ubicados en ambos frentes, esperan y aspiran por un debate en el cual haya la posibilidad de conocer las ideas de la oposición en torno a este grupo de leyes. Es bueno que tengamos la oportunidad de ver posiciones que contradiga asuntos contenidos en las leyes, pero esos puntos de no coincidencias, deberían ser colocados claramente en los comunicados y no abordarlo de la forma como lo vienen tratando los expertos de la oposición, como si en las leyes no se expresara un proyecto de país. En las leyes hay ideas y propuestas para confrontar el modelo que la oposición no se atreve a poner en claro frente a la sociedad venezolana. Eso explica el sentido de esta plana que van pasándose cada uno de los voceros de la oposición.

Si las leyes efectivamente no “representan los intereses, angustias y esperanzas de toda la población” cómo se explica entonces, que Fedecámaras, la conferencia episcopal, AD, COPEI y Primero Justicia que tradicional e históricamente han defendido los intereses de los grupos económicos estén tan mortificados. Si ladran y andan detrás de un golpe, es de sentido común, que las leyes no cuadran con los intereses de las 10 familias que se creen que Venezuela es su conuco.

Utilizando un poco un recurso de Dante Alighieri, me permito colocar estas frases para que cada uno de los lectores de esta nota, permitan darle su sentido:

(…) allá abajo en el foso (¿de la oposición?) vi gente sumergida en estiércol

como salidas de letrinas humanas.

Y mientras tenía allá abajo el ojo atento

vi a uno tan de mierda enlodado

que no sabía si era clérigo o laico.

El cual me gritó: ¿Porqué tanto ahínco

de mirarme a mí más que a los otros brutos?

Y yo a él: Porque si bien me acuerdo,

te he visto con el cabello enjuto

y eres Alejo Interminei de Luca:

por eso más te miro que a los otros.

Y él entonces golpeándose el coco:

Aquí me han sumergido las lisonjas

de las que nunca se cansó mi lengua


evaristomarcano@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2374 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a63598.htmlCd0NV CAC = Y co = US