Batalla electoral contra el imperio

Diez y seis semanas nos separan de la batalla electoral contra el imperio. Quien quiera pensar que aquí estamos debatiendo la reordenación política local está equivocado. La patria socialista hace tiempo que ha dejado de ser un asunto local, léase nacional. Hace rato que la revolución bolivariana ha despertado un rencor por parte de los imperialistas que ha nos ha llevado hacia la cima de esta guerra contra la oscuridad, la más profunda de todas.

Tinieblas que sólo disolvemos al disolver el egoísmo propio y colectivo organizando una nación tolerante y protectora de los más humildes. Pero también formadora de una nueva generación de venezolanos capacitados para poder pensar por sí mismos y sin necesidad de que otros impongan un pensamiento único, y piensen y sientan por uno. El venezolano del futuro romperá el cerco capitalista que pone al capital por encima del trabajo.

Diez y seis semanas que serán veinte velas prendidas en el camino de un pueblo nacido para la gran victoria popular portando de estandarte la bandera de la libertad. Los anglosajones no tienen idea de lo que para nosotros significa la próxima contienda electoral. ¿Pero cómo tener una idea de vivir en democracia si ellos nunca lo han podido hacer al menos en los últimos sesenta años? Los gringos se dejaron robar las últimas elecciones en Florida: el gobernador era hermano del candidato Bush.

El fascismo que se instaló en la Casa Blanca desde entonces sería maquillado con diferentes expresiones de lucha contra el narcotráfico, el terrorismo y contra los enemigos del imperio. “Fast Fascism” que simboliza ese fascismo Light que vive Chile cuando un régimen dizque de izquierda no se inhibe en reprimir una manifestación de estudiantes del secundario.

Diez y seis semanas para que se vaya Bush. El fin de una dinastía, cuya hegemonía ha producido un niño muerto cada cuatro segundos en el planeta que vivimos o morimos. Sólo de los países revolucionarios se escucha el grito reclamando soberanía popular. Y no es un murmullo, no es un chisme, es un clamor popular que se organiza en movimiento continental. Y el sueño de Bolívar se realiza. Hoy lo llamamos socialismo bolivariano y lucha contra el imperialismo donde quiera que se encuentre. Por eso en diez y seis semanas también nosotros conquistaremos los espacios que faltan para profundizar la revolución alcanzando gobernaciones y alcaldías que serán rojas rojitas.

A los ochenta años del nacimiento glorioso del Che gritamos con orgullo revolucionario:

¡Patria Socialismo o Muerte!
¡Venceremos!

Mforti9@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1430 veces.



Mario Forti

Astrólogo, filósofo, músico, tatankisi, escritor, poeta, critico, ddhh, tarotista, taoista, lector, meditación, yoga, sanación, terapias shamánicas integradoras

 mforti9@gmail.com      @mforti9

Visite el perfil de Mario Forti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a60653.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO