¡Con drogas no hay soberanía!

¡CON DROGAS NO HAY SOBERANIA!

La razón de la propagación de los diferentes tipos de drogas en el mundo, obedece a una estrategia que pretende conducir a los seres humanos que caen en su influencia, a la adopción de un letargo intelectual vegetativo. Esta estrategia no es de ahora, ya en el siglo pasado, la droga fue utilizada como elemento de penetración, para someter a los pueblos. No debemos olvidar como los mismos interesados de hoy, usaron el opio ayer, para atacar a la gigante China y ponerla de rodillas para imponer sus intereses. EEUU, INGLATERA, FRANCIA, ALEMANIA, JAPON, etc. Unificaron fuerzas en pro de esa nueva cruzada de dominación.

Mediante la droga se establece un negocio que favorece a los monopolios transnacionales de origen imperial en varios aspectos: primero. El alto nivel de ganancia que éste genera directamente para sus arcas. Segundo. El fortalecimiento del sector “bancario” de los países beneficiarios; que al lavar esos inmensos capitales, les da un poder económico ante sus competidores, con el que imponen condiciones y ejercen presiones a favor de sus patrones. Tercero. El adormecimiento o neutralización de la conciencia de los pueblos victimas de esta arma de guerra, permite una fácil conquista de los objetivos políticos y militares, para el saqueo de las demás riquezas en el territorio invadido. Es decir: ¡la droga es un arma para la invasión, sin resistencia de los pueblos! Cuarto. La precariedad económica a la que se someten los pueblos por la droga, no permite el desarrollo de empresas o industrias básicas para el sostenimiento necesidades elementales. La agricultura es duramente afectada. Los escasos recursos económicos que quedan, se deben usar para comprarles a los colonizadores lo que se necesitan para sobrevivir. Quinto: el esquema jurídico de los países victimas de la droga, se ve debilitado, al punto de desaparecer el cumplimiento de las normas e imponerse el interés monetario en las decisiones judiciales. El mas poderoso, tiene impunidad legal y el mas débil es proseguido (caso Colombia).

En Venezuela en este momento, existe una escalada de penetración de la droga a nivel de todas las esferas y estamentos. La frontera fue atacada de tal manera con esta arma, que hoy es territorio sin ley. No es secreto, el impuesto que las narco guerrilla cobran en estas áreas, el sicariato como forma de justicia, se impone al orden jurídico. Los jueces en algunos casos tarifan sus decisiones para absolver o condenar. En otros, son amenazados de muerte si no liberan a algún mafioso. Recientemente se hizo una reseña periodística sobre el control de jueces y autoridades policiales que tiene el narcotráfico en el estado Amazonas. Parece ser que este territorio, por lo poco importante en el orden poblacional y en la no tenencia de petróleo, es descuidado u olvidado, las quejas de sus habitantes dicen que parece mas un territorio de Colombia, que de Venezuela. Este territorio, poseedor de una de las mayores poblaciones de originarios de nuestro país, debe ser visto y tratado con mucho cuidado. La supervivencia de las costumbres de estos hermanos, está en juego tal como en otras regiones de la nación. La conservación de la selva misma, está en peligro, al empezar a implantar siembras para la producción de drogas. El equilibrio ecológico, las nacientes de ríos y quebradas, que son fuentes de agua para la población; también es amenazada.

El trabajo del narcotráfico, es un trabajo de desgaste. Ya sobrepasó la frontera y está disperso en toda Venezuela. Las leyes que impone este fenómeno, se caracterizan por asesinatos, alto índice delictivo y secuestros ¿Qué territorio de Venezuela está exento hoy de este flagelo inducido? Hasta en la política se están inmiscuyendo. Para nadie es un secreto, que el narcotrafico, está financiando campañas electorales de candidatos propios, incluso hasta dentro del mismo PSUV (no me vengan con el cuento de las pruebas) esto es algo conocido públicamente. Los crímenes horrendos y con saña; que se ven de un tiempo para acá, tienen su explicación en el terrorismo que se está imponiendo en Venezuela por parte del narcotráfico. Ya es momento de la creación de una policía especializada con facultades especiales, para atacar el asunto de la droga y sus implicaciones graves en la sociedad, la soberanía y la vida misma del país. Las legislaciones respecto a este peligro deben ser mas severas aun, pues su existencia pone en peligro hasta la propia familia como eje fundamental de la sociedad.

Señores gobernantes, señores jueces, señores funcionarios policiales, militares, señores legisladores: escuchen el clamor del pueblo amenazado. Ese pueblo ya está cogiendo miedo hasta de denunciar por temor a perder la vida. el asunto es grave, mucho mas grave de lo que Uds. piensan. Por cada minuto que pasa sin actuar, es un terreno que se pierde en la batalla. El problema es tan grave, que hasta en los programas de entretenimiento, nos están metiendo la inducción a esta diabólica dependencia.

Parte de la estrategia de lucha contra este peligro, es la ideologización y concientización de la ciudadanía, en especial la de los niños y adolescentes. Ellos están siendo tomados como materia prima de la aberración drogo- dependiente. Ninguna revolución en el mundo y en la historia, sobre- vive si no acaba con esta arma de destrucción masiva que representa la droga.

javiermonagasmaita@yahoo.es






Esta nota ha sido leída aproximadamente 1805 veces.



Javier Monagas Maita


Visite el perfil de Javier del Valle Monagas Maita para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a59619.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO