Causas que tal vez no le dirán a Chávez (VI de VI)

Como consecuencia de algunos correos recibidos, en los cuales se ratifican la mayoría de las causas expuestas en las entregas anteriores y se sugieren otras, se hace necesario presentar este anexo:

38. Exagerada magnificación de algunos aciertos gubernamentales y silencio inexplicable, o reducidísima divulgación para otros.

39. Publicidad desmedida de algunos entes oficiales, resaltando sus aciertos particulares por sobre la obra del gobierno central. Genera molestias la utilización indiscriminada de medios de comunicación en abierta oposición contra el gobierno, en detrimento de aquellos que si lo apoyan.

40. Temor de algunos representantes sindicales de perder su cuota de poder que se hace más fuerte con un gobierno capitalista; pero que en un socialismo –en el cual el mismo gobierno asume la defensa de los trabajadores–, su existencia como gremio pareciera perder sentido.

41. Rechazo a la reelección indefinida sólo para el presidente, por parte de algunos de sus seguidores que ocupan cargos de elección popular y que consideran que su actuación también es merecedora de otras oportunidades.

42. Aparente contradicción entre un período presidencial excesivamente largo y la reelección indefinida.

43. Extraña que, siendo Chávez, un militar, discute con el enemigo sus planes de guerra; le explica claramente su estrategia y le enumera las tácticas; le cede el terreno, para facilitarle el combate. Cuando por fin se decide atacarlo, lo encuentra tan fortificado que no siempre lo puede derrotar.

44. Sorprende su comportamiento como un boxeador que cuando está a punto de vencer a su rival, se retira; se va a su esquina para permitirle que coja un segundo aire; lo espera recostado y le permite que lo golpee, con la esperanza de que el cansancio lo obligue a tirar la toalla. Algunas veces, éste logra una recuperación sorprendente y logra sacudirlo con sus ganchos.

45. Resistencia inconsciente a aceptar el mensaje que se repite continuamente sin cambiar su presentación, debido a la excesiva presencia de su difusor en los medios de comunicación.

46. Inscripción en el PSUV condicionada para continuar recibiendo los beneficios de las misiones, permanecer en un cargo, o recibir contratos; a causa de la obligación de algunos dirigentes de cumplir con las metas numéricas exigidas.

47. Considerar el chavismo como exclusivo de los sectores de bajos recursos y rechazar la clase media alta como su enemigo natural, sin pensar que entre estos últimos también se encuentran adeptos.

48. Pocas medidas gubernamentales –o excesivo retraso en su aplicación– destinadas a aliviar la situación crítica de un amplio sector de la clase media que no puede satisfacer algunas de sus necesidades básicas, y teme perder las ya satisfechas.

49. Incapacidad de asimilar el bestial ataque mediático contra la propuesta de Reforma, e imposibilidad de responder apropiadamente, por el lapso tan corto para su defensa que impidió la formación adecuada del grupo encargado de su difusión.


50. Necesidad de constituir, mantener y dotar de los recursos necesarios a un grupo anónimo de análisis mediático que provea a los voceros gubernamentales de una respuesta inmediata, contundente y uniforme, ante todas y cada una de las falacias que se creen en torno a su actuación o propósitos. (Concluye: ¡Por ahora!).


luiserangel@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2444 veces.



Luis E. Rangel M.


Visite el perfil de Luis Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas