Azimut revolucionario

Máximas para seguir adelante

El trabajo no debe interrumpirse… el triunfalismo nos pasó la primera factura. En realidad esa venenosa mezcla entre triunfalismo, infiltración y liderazgo atomizado… pudimos comprobar que el gran elector es Chávez y que además es el estadista más consecuente que ha tenido movimiento alguno… no salimos peor porque en las últimas dos semanas la entrega del presidente a la campaña fue total, sin embargo, eso refleja que el trabajo del liderazgo medio y de base aún no está consolidado. Que muchas son las dudas del funcionario público, que mucho no creen en la centralización de algunas funciones como forma de disciplinar la conducción pública. A veces, y eso quedó comprobado, el mito de la descentralización absoluta pareciera ser un fantasma que todavía espanta aún y cuando es lo que prácticamente ha convertido en haciendas cada región y al presidente en un parcelero. Los números no mienten y son precisamente ellos quienes deben orientar nuestros nuevos movimientos, así como orientarán a la oposición sobre nuestras debilidades…

Las máximas deben ser claras para todos:

1.- Perdimos una batalla no la guerra… menos aún podemos considerar esta derrota algún augurio si venimos de haber obtenido siete victorias consecutivas.

2.- El trabajo ideológico debe fortalecerse. Los consejos comunales y el partido socialista ahora es cuando tiene el reto y el compromiso con el presidente y con el país entero de dar sus frutos a nivel de formación y organización revolucionaria.

3.- Trabajo comunal ininterrumpido y profundización del socialismo basados en la constitución del año 99. Lo que podamos profundizar tenemos el compromiso de hacerlo con el aval de una oposición que defendió su actual contenido.

4.- Canalizar la inquietud de ese pueblo que votó por la reforma, que es casi de la mitad de los electores que fueron a votar el pasado dos de diciembre y quieren que sean escuchados. Solo un tres por ciento de diferencia en la votación ofrece la oportunidad de que se hagan nuevas propuestas provenientes del seno de las comunidades organizadas y del tamiz y la interpretación que ellos quieren sobre una posible reforma.

5.- Tener siempre presente que Chávez es el líder nacional y que es gracias a su juicio político es que Venezuela hoy ha atravesado por este sendero de cambios… Reintentar la reelección continua y a la vez prepararnos para que nunca luzca incierto el futuro revolucionario aunque debemos de la misma forma en este tiempo formar a través de un intenso trabajo ideológico los nuevos cuadros y liderazgos que serán el reemplazo a la estructura actual. Aclarar al pueblo la confusión conveniente propiciada por la oposición sobre la reelección continua. No se trata de gobiernos perpetuos o indefinidos, se trata de permitir participar en los procesos electorales siguientes a los presidentes en ejercicio. La gente misma decidirá como lo hizo con la reforma y como lo ha hecho en anteriores oportunidades cual prefiere que sea el ganador.

6.- Combate a muerte contra el burocratismo y la corrupción en todos los niveles. Especialmente en el sector público, sin dejar a un lado la corrupción en el sector privado proveniente de fraudes tributarios, fraudes en procedimientos de solicitud de dólares y situaciones de estafa colectiva con servicios o bienes.

7.- Arbol que nace doblado jamás su tronco endereza… negarse a al posibilidad de pragmatismos revolucionarios en función de alcanzar victorias electorales. Eso solo trae como consecuencia el destierro de los principios fundamentales del proceso y con ello la defunción misma de la propuesta bolivariana… su desgaste y posterior e inmediata descalificación. Es preferible una derrota honorable a una sumisa y ficticia victoria… eso eliminaría la posibilidad de enrrumbar nunca jamás al país por un sendero de real democracia y sensata democracia socialista. No podemos darnos el lujo de defraudar un pueblo que finalmente más temprano que tarde hablará pro si mismo más allá de los líderes que en un momento les traicionen o mal interpreten.

8.- Convoquemos la unidad sincera… y eso pasa porque se establezcan los mecanicismo para definir las líneas de actuación y de gobierno. Porque se canalicen las inquietudes de cada uno de los líderes revolucionarios y que se le digan a tiempo las cosas al presidente Chávez. No podemos convertirnos en felicitadores pero tampoco en denunciantes de oficio. Lo primero es debatir en las mismas comunidades y sobre todo hacer trabajo comunal.

9.- Reconocer como ciertas olas conquistas sociales que hasta ahora contamos. Las misiones presidenciales, las grandes obras y la disciplina de estado… nuestro crecimiento como nación en el ámbito internacional y la reorganización del a finanzas públicas que anteriormente estaban supeditadas a las medidas del fondo monetario internacional. Como un país que fue clave para la reorganización mundial del mercado petrolero impulsando sus precios y con eso convirtiéndonos en la nación con mayores reseras internacionales del hemisferio. Venezuela ya no es un país de paquetazos y donde los ciudadanos ahora pueden contar con instituciones si bien no perfectas si mucho más organizadas que antes. Redes de alimentos MERCAL, de salud con Barrio Adentro, donde sus habitantes pueden contar con atención médica en otros países por convenios establecidos, con un nuevo sistema de jubilaciones y pensiones, el más alto salario mínimo de toda latinoamérica, la mayor cantidad de estudiantes universitarios y de nivel medio de todo el continente… un país declarado por la UNESCO como libre de analfabetismo… un país que pronto tendrá un satélite, un sistema ferroviario nacional renovado y que actualmente comienza a producir desde carros hasta juguetes. Saber que en estos pocos años, se ha avanzado más que en toda la era democrática del país.

10.- Integrar a todas las organizaciones sociales a las labores de gobierno y co gobierno. A participar activamente no solamente haciendo uso de la crítica oportuna sino también del trabajo responsable y constructor. Es muy fácil ver desde afuera tantos defectos pero con organización social y trabajo comunal pueden combatirse errores también dejando a un lado aspiraciones personalistas y concentrándonos en fortalecer el compromiso con quienes nos eligieron y que confían en el proyecto bolivariano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2029 veces.



Luis Jonás Reyes Flores


Visite el perfil de Luis Jonás Reyes Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Jonás Reyes Flores

Luis Jonás Reyes Flores

Más artículos de este autor


Notas relacionadas