La Reforma se consolida

A poco más de mes y medio de haberse presentado la propuesta de reforma constitucional por parte del presidente Hugo Chávez, se observa que la discusión se ha extendido a todos los sectores de la sociedad venezolana. Eso demuestra que hay un interés real por parte del pueblo, que ha asumido el debate con mucha seriedad, revisando palabra por palabra cada uno de los artículos a reformar y conocer el contenido y alcance de los mismos.

Precisamente, a medida que más nos adentramos en los temas fundamentales de la propuesta, los grupos opositores no atinan ninguna estrategia que les permita construir un discurso que justifique sus razones de rechazo. Entonces en un primer balance, se pudiera decir que la propuesta de reforma se consolida y no hay ningún indicio que, con los debates que se están dando, vaya a surgir una matriz de opinión de rechazo general; al contrario, las manifestaciones de apoyo a la reforma son cada vez más evidentes y mayoritarias.

En este mes y medio de debates intensos, de discusiones abiertas en todos los ámbitos, las posturas opositoras no encuentran rumbo para encarar su lucha. Centrados en dos temas básicos: propiedad privada y reelección indefinida, a ratos proponen una lucha frontal a la reforma; otras veces que votarán en el referéndum, que es mejor votar por separado y no en bloque, que si eliminarán la propiedad privada, que es el fin de la democracia y la libertad de pensamiento; inclusive, hablan de las ocultas intenciones del Presidente de perpetuarse en el poder. Se trata de un discurso del miedo, ensayado, de mala fe y con una carga deliberadamente dañina que niega a reconocer que realmente se trata de una reforma que va a permitir avanzar hacia la consolidación de un nuevo estado.

Decimos entonces, que en el debate de la calle la oposición está perdiendo el combate, pues no hay argumentos sólidos por parte de sus voceros. Al contrario, cada vez que hablan, le sale un chavista con respuestas contundentes del porqué hay que avanzar en la reforma. Más allá de esas respuestas espontáneas, firmes y seguras, es porque hay hombres y mujeres comprometidos con las ideas del socialismo.

En ese sentido decimos que, es cuesta arriba para los grupos opositores lograr aglutinar una mayoría que les permita detener la reforma, más todavía cuando la propuesta nace en el marco de un pensamiento revolucionario que ha echado raíces en la sociedad venezolana.

Finalmente Estamos en una batalla política, donde se necesitan tres cosas fundamentales: organización, liderazgo y dirección definida. Ahora bien, la oposición necesita una verdadera organización, un líder de verdad y no un falso filósofo, y una dirección precisa. Respecto a esto el chavismo no tiene problema, porque hay un líder que organiza junto con el pueblo la dirección a seguir. Y todo eso es credencial para que la reforma continúe su proceso de consolidación.

*Politólogo

eduardojm51@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1630 veces.



Eduardo Marapacuto*


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a42269.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO