Caída mundial del dólar, Reconversión Monetaria Venezolana y campaña devaluacionista de la oposición

La caída del dólar frente al euro ha hecho temblar a las economías emergentes de Latinoamérica. De continuar esta crisis podría producir un colapso del sistema monetario internacional el cual está basado en el dólar estadounidense. Todos los países latinoamericanos están en alerta porque se han perjudicado sus exportaciones. Para contrarrestar esta caída del dólar, la mayoría de las monedas latinoamericanas se han revaluado frente a la divisa estadounidense. Rusia está cambiando dólares por euros en sus reservas internacionales. Los dos gigantes del Asia (India y China) están diversificando también sus reservas internacionales en euros y dólares.  

Venezuela para enfrentar crisis financiera mundial por la caída del dólar estadounidense ha migrado buena parte de sus reservas internacionales al euro para así compartir prudentemente los riesgos.  Además Venezuela ha implementado el control de cambio desde 2003 para evitar la fuga de capitales en dólares para proteger nuestras finanzas.  La Asamblea Nacional en la actualidad está estudiando sustituir a CADIVI por una corporación que simplifique, democratice y reduzca el tiempo de trámite para la obtención de divisas, pero que a la vez evite las migraciones de capitales al exterior que perjudiquen la economía nuestra. Esta responsabilidad la dirige la bella diputada Hiroshima Bravo de la Comisión Permanente de Finanzas. 

Los precios de la cesta OPEP en la actualidad superan los 70 dólares por barril. Hoy ya sabemos que el petróleo venezolano se cotiza sobre los 60 dólares el barril y sigue subiendo. Por tanto la caída del dólar perjudica en menor proporción al bolívar que a otras economías de la región.  Al mantenerse nuestras reservas autorregulables por estar buena parte de ellas en euros, nuestra moneda recuperará la fortaleza que tuvo durante 45 años del siglo XX, que hizo al bolívar invariable frente a las demás monedas fuertes del mundo, que sufrían devaluaciones especialmente las europeas por las consecuencias de la 2da guerra mundial.  Hoy en día las economías europeas son más fuertes que eran en el siglo pasado y por tanto el euro que es su moneda común se ha revaluado frente al dólar en estos inicios del siglo XXI. ( ver http://www.aporrea.org/actualidad/a10931.html ) 

Devaluar el dólar frente al euro constituye una estrategia estadounidense en pleno desarrollo. Esta estrategia de los EEUU persigue así repartir las pérdidas por su enorme deuda actual entre todos los países que utilizan el dólar como divisa monetaria de sus reservas internacionales.  Esta estrategia persigue además  abaratar los productos de la industria norteamericana para así desplazar (dumping) a los productos de cada país europeo, asiático o latinoamericano a quienes exportan sus productos, sin necesidad de recurrir a subsidios del gobierno de Washington y que ellos llaman “incentivos” a la producción.  Devaluar el dólar además trae como consecuencia la reactivación del aparato productivo norteamericano que ha estado deprimido por lo costoso que se ha hecho para los consumidores foráneos a los EEUU que no compran esos productos por lo costosos. 

La reconversión monetaria venezolana que eliminará tres ceros a nuestra moneda, comenzará el 1ro de Enero de 2008 (http://www.aporrea.org/actualidad/a18901.html ) y constituye en sí una operación cosmética que no alterará el cambio frente al dólar ni alterará la economía interna.  En anteriores oportunidades propusimos revaluar el bolívar para hacer justicia a las dos indebidas devaluaciones de 2004 y 2005.   Dichas devaluaciones (20% en 2004 + 12% en 2005), fueron devaluaciones artificiales sin razón de haber ocurrido atendieron intereses minoritarios (ver http://www.soberania.org/Articulos/articulo_1522.htm ), y fueron motivadas a las subestimaciones de los ingresos petroleros en las leyes de presupuestos y endeudamientos de esos años No obstante la decisión del gobierno del Presidente Chávez de mantener el cambio fijo no solo ha impedido nuevas devaluaciones, sino ha habido una apreciación del valor del bolívar en el tiempo. (ver  http://www.soberania.org/Articulos/articulo_1594.htm ).   

Hoy en día con la recuperación de PDVSA y de los precios petroleros, tenemos las reservas internacionales en el BCV aproximadamente de 26 millardos de dólares.  A estas reservas habría que agregarles los dólares dispuestos en PDVSA para gastos de inversión complementarios al presupuesto de la nación como son las misiones, los puentes, ferrocarriles, metros, represas, autopistas, hospitales, etc. Se estima que estos dineros en PDVSA llegan a 14 millardos de dólares y reposan en Bandes y otras instituciones financieras. Esta cantidad no incluye los 7 millardos de dólares que tiene PDVSA destinados para inversión en la industria petrolera y su operación. Habría que agregar a las reservas internacionales venezolanas las cuentas petroleras por cobrar representadas en giros que tienen vencimiento en el largo plazo, y que corresponden a los financiamientos de las facturas petroleras de los países Centroamericanos y del Caribe, y países Suramericanos, realizados mediante convenios gobierno a gobierno a través de la estatal petrolera PDVSA.  Se estiman que esos giros o cuentas por cobrar superan los 25 millardos de dólares y van en crecimiento.  Sumando entonces estas reservas internacionales tenemos un gran total de aproximadamente 65 millardos de dólares que constituyen las reservas internacionales totales actuales del país. 

Según el BCV el circulante actual en Venezuela es de aproximadamente 124 billones (millones de millones) de bolívares y las reservas internacionales totales montan 65 millardos de dólares como ya dijimos.  Por tanto el cambio real del bolívar frente al dólar es el cociente de ambas, o sea aproximadamente 1900 bolívares por dólar, o lo que es lo mismo 1,9 bolívares-fuertes por dólar.  Esto significa que nuestro bolívar a 2150 por dólar está por encima del verdadero valor calculado o sea 1900. La campaña mediática devaluacionista de la oposición ubica de manera absurda el cambio paralelo en 4500 bolívares por dólar, estimándose conservadoramente en 18 millones de dólares mensuales que en este mercado ilegal y especulativo se moviliza y que pretende referenciar el cambio real de nuestra moneda. (ver http://www.aporrea.org/actualidad/a15060.html ) 

Una manera de contrarrestar la caída del dólar en los mercados financieros mundiales sería revaluar nuestro bolívar, tal y como lo han hecho de manera progresiva y constante el resto de monedas de la región latinoamericana y del Caribe. Claro, en Venezuela la revaluación en sí no se ha instrumentado sino simplemente el bolívar acompaña en su caída frente al euro. La reconversión monetaria que elimina tres ceros al bolívar es solo cosmética pero no altera el valor de cambio ni el poder adquisitivo.  Esta fijación del cambio en 2150 Bs/$ o 2,15 Bs.F/$ por lo menos ha evitado la carrera devaluacionista del bolívar que se inició hace 24 años con el Viernes Negro.  Desde entonces nuestra moneda se ha devaluado el 50000% (cincuenta mil por ciento) cantidad esta que se obtiene al dividir el cambio actual de 2150 entre el cambio que teníamos en 1983 que era de 4,30 bolívares por dólar. Con la reconversión monetaria a bolívares-fuertes se recupera psicológicamente el valor a 2,15 bolívares fuertes por dólar, pero intrínsecamente mantiene la misma paridad con el dólar.  Así se simplifican notablemente los procesos contables en todo el país. 

El paso final para enfrentar la caída del dólar, del euro o cualquier otra moneda fuerte sería la aparición de una moneda común (como quiera llamarse) de la recientemente creada Unión Suramericana de Naciones -UNASUR.  Los pasos iniciales han sido dados como por ejemplo la creación del Banco del Sur, que a la postre operará como Banco Central Suramericano donde se aspira reuna todas las reservas internacionales de los países miembros. Pero esto llevará un tiempo pero es el camino a seguir para asegurarnos en Latinoamérica y el Caribe una verdadera independencia económica y financiera.  En este sentido al mantener el cambio fijo de 2,15 Bs.F por dólar estaríamos revaluando nuestra moneda porque el dólar seguirá cayendo en los mercados mundiales por la inmensa deuda que tienen los EEUU.  De otro aspecto el bolívar-fuerte está en sintonía con el valor de otras monedas de la región como el real brasilero y el peso argentino y el peso mexicano, lo cual facilitaría la implementación de una moneda común para los países miembros de UNASUR. (ver http://www.aporrea.org/actualidad/a11220.html ) 

La Unión Europea constituido inicialmente por 15 países y hoy 25, se constituyó en una economía capaz de competir con los EEUU y el dólar.  Inicialmente el dólar y el euro tenían igual valor (2000) y debido al enorme déficit acumulado estadounidense, el dólar ha comenzado a caer cotizándose 1,39 dólares por euro.  Para los inicios de 2004 ya el dólar había perdido terreno frente al euro el cual se cotizaba a 1,20 dólares.  El aumento de los gastos militares de EEUU en Irak en 2004, han incrementado la deuda estadounidense a más de 600 millardos de dólares y se ha incrementado de manera alarmante durante los años 2005 al 2007.  Todos sabemos que el presidente Bush pidió al Congreso  estadounidense la aprobación de un crédito de 450 millardos adicionales de dólares para gastos militares en Irak durante el 2007, liderando así a nivel mundial los gastos militares.  A esta deuda que supera los 2 billones de dólares se le agrega la enorme deuda que tiene los EEUU con China, la cual es de aproximadamente de 4 billones de dólares más, tiene un gran total de mas de 6 billones de dólares lo cual la hace impagable en términos reales. Esta deuda convierte a los EEUU en la nación mas endeudada del mundo.  

Como consecuencia de todo este enorme déficit es que en los últimos meses el dólar ha continuado su caída por la falta de respaldo llevándolo a de 1,26 a 1,38 dólares por euro con visos de seguir su caída.  El yuan que es la moneda china se mantiene el cambio anclado respecto al dólar y esta situación ha obligado a las autoridades estadounidenses a solicitarles sin éxito a la China que revalúe el yuan, para de esta manera tener un alivio al crecimiento de esa enorme deuda. Como sabemos más del 75% de los productos manufacturados que consumen y comercian los estadounidenses son hechos en China.   

Los EEUU con la devaluación del dólar del 39% (de 1,00 $/€ a 1,39 $/€) en esos 7 años del siglo XXI, han extraído de las reservas internacionales de los países que las tienen en dólares esa misma cantidad o sea el 39% de esos  capitales,  por la pérdida de poder adquisitivo del dólar desde el año 2000 al presente año.  En otras palabras los EEUU ponen al mundo a pagar su enorme deuda, manteniendo ellos la hegemonía comercial.  Así pues la “fortaleza” del dólar no es tal, y solo está respaldada por su poderío militar. La enorme deuda externa impagable de EEUU que tienen, los ha obligado a imprimir muchos dólares sin respaldo llamados “dólares rosados” (ubicados fuera del territorio de los EEUU) creando así una gran inflación externa.  Aquellos países que sigan con el dólar como divisa de sus reservas internacionales, se estima perderán la mitad del capital de esas reservas en los próximos 5 años, por la devaluación del dólar frente al euro y el yen. De hecho EEUU continuará endeudándose para atender sus gastos militares con el respaldo de las reservas internacionales de los países miembros del FMI y BM,  para que todos paguemos con nuestro esfuerzo sus desaciertos.  Esa es la estrategia de dominación y hegemonía financiera del dólar. (ver http://www.aporrea.org/actualidad/a13021.html ) 

Esa estrategia en los EEUU al devaluar el dólar manteniendo los intereses bajos, estimula el consumo interno reactivando especialmente el sector construcción, dado que la mayoría de las inversiones van para ese sector, porque la bolsa de NY no es capaz de atraerlos.  Esto está sucediendo especialmente en Florida donde la inflación inmobiliaria ha duplicado los precios en dos años, por la gran demanda de viviendas motivado a los estragos de los huracanes que destruyó miles de viviendas y a que la inversión inmobiliaria es la única alternativa de inversión segura que han tenido los estadounidenses porque no confían en las inversiones bursátiles.   

Al devaluar el dólar, se hace mas baratos los productos estadounidenses de exportación, desplazando (“dumping”) a los productos que fabrican internamente otros países con quienes comercian.   Para obligar a los países latinoamericanos a comprar sus productos, EEUU inventó el ALCA o tratado de libre comercio para las Américas, los cuales se constituyen en un mecanismo que destruyen la producción de alimentos de las naciones latinoamericanas debido a los enormes subsidios que ellos inyectan (mas del 40% del costo). Así los productos agroalimentarios estadounidenses, por ser más baratos que los producidos en cada país desplazan las producciones vernáculas porque adolecen de esos subsidios y se hacen no competitivas.  Afortunadamente el ALCA fracasó gracias a las alertas que emitió Venezuela con el Presidente Chávez en los últimos tres años. 

Felicitamos al Presidente Hugo Chávez Frías y su equipo ejecutivo ministerial, que con dignidad, eficiencia y efectividad enfrenta conjuntamente con el pueblo venezolano las arremetidas hegemónicas imperiales contra Venezuela en los tres frentes de acciones conspirativas: defensa militar, agresiones financieras y agresiones mediáticas.  

(*): Ingeniero Civil, M.Sc. CIV No. 8511 – email: jairolarottas@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 16062 veces.



Jairo Larotta Sánchez (*)

Ingeniero Civil UCV 1970, Magister Scientiarum Ingeniería Sismo Resistente IMME-UCV 1976, postgrado en UNAM Mexico, UC Berkeley (1974-77). Amplia experiencia en dirección, gerencia en empresas de ingeniería en el área petrolera e industrial. Consultor y asesor de 11 empresas privadas y asesor de Ministerio de la Vivienda y Ministerio del Ambiente (1988-2014), patólogo de estructuras (2005-actual). Construcción de edificios residenciales, centros comerciales, estaciones de metro, naves industriales (1979-86). Secretario Ejecutivo de FUNVISIS (1975-79). Once publicaciones científicas en congresos nacionales y mundiales sobre ingeniería sísmica (1972-77). Más de 120 artículos en Venezuela y exterior sobre monetarismo y macroeconomía (2003-actual). Orador en conferencias, foros, entrevistas por radio y TV sobre macroeconomía geoestratégica, creador del bolivar oro divisa y criptodivisa oficial asociada para venta de hidrocarburos, productos no petroleros, compra de bienes y servicios foráneos (2005-actual). Libros publicados: coautor de "Cien años de compañía", Editorial Don Bosco, Caracas 2006; autor de "El síndrome de la piñata en la idiosincrasia del venezolano", Editorial Dictus Publishing, Saarbüken, Deutschland (2014) ISBN- 978-3-8473-8853-1

 jairolarottas@gmail.com

Visite el perfil de Jairo Larotta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: