La Comunidad Suramericana de Naciones y la futura moneda común

La Comunidad Suramericana de Naciones y la futura moneda común
por Jairo Larotta Sánchez (*)

Ante el reciente anuncio de la creación de la Comunidad Suramericana de Naciones como una fusión del Mercosur y la Comunidad Andina de Naciones, surgen nuevos paradigmas y horizontes. El Presidente Chávez propuso disolver al Mercosur y a la Comunidad Andina de Naciones (CAN), de tal manera de converger hacia la Comunidad Suramericana de Naciones sin mayores lastres ni diferencias. Esta propuesta de Chávez la hizo porque el nuevo bloque de naciones recién creado deja sin razón de ser al Mercosur y a la CAN, agrupaciones multilaterales que cumplieron ya su función de transición y preparatoria al bloque suramericano.

También Chávez propuso que esa Comunidad de Naciones sea conocida por la sigla UNASUR, por la Unión de Naciones Suramericanas, y que se guíe por cuatro consignas:“lo político como locomotora, lo social como bandera y prioridad, lo económico como carril y la cultura como combustible”. La Comunidad Suramericana de Naciones recién creada, adscribirá muy pronto a las naciones de Centroamérica y el Caribe, además de México. Nosotros desde esta tribuna proponemos que ese gran bloque de naciones de Centroamérica, del Caribe y Suramérica, sea denominada CELC, por eso de Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe. Así la CELC se constituye en un inmenso bloque de 33 naciones de las 35 de la OEA, con un capital humano de 550 millones en un territorio de casi 21 millones de kilómetros cuadrados de superficie, y un PIB total de 2 billones (millón de millones) de dólares.

En cualquier caso, la CELC sería el bloque de naciones americanas más grande del hemisferio, visto desde el punto de vista de población, territorio, agua dulce, producción industrial y recursos minerales. Este gran bloque de naciones si puede enfrentar a los Estados Unidos y al Canadá como gigantes económicos y militar del hemisferio como mundial. Solo la unión política puede integrar todas estas naciones, y parafraseando al Presidente Chávez, con lo social como bandera, lo económico como carril y lo cultural como combustible. De esta manera la CELC estará integrada por la fusión de MERCOSUR, de la CAN y del CARICOM. Para conocer con cifras la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe – CELC – mostraremos algunos datos:


PAIS POBLACION (MM) AREA (Km2) PIB PER CAPITA ($) PIB TOTAL (MM$)

Antigua y Barbuda 0,065 440 450 29,25
Argentina 37 2776890 7435 275095
Bahamas 0,500 13880 2100 1050
Barbados 0,300 430 2200 660
Belice 5 22960 1500 7500
Bolivia 9 1098580 960 8640
Brasil 183 8511970 4060 742896
Chile 15 756950 5129 76935
Colombia 45 1138910 2117 95256
Costa Rica 4 51100 3652 14608
Cuba 12 110860 850 10200
Dominica 0,071 750 750 53,25
Ecuador 13 276840 1404 18252
El Salvador 7 21040 1737 12159
Grenada 0,092 344 1100 101,20
Guatemala 12 108890 1548 18576
Guyana 0,868 214970 627 544
Guayana Francesa 0,197 91000 494 97,20
Haití 9 27560 360 3240
Honduras 7 112090 691 4837
Jamaica 3 10990 1988 5964
México 103 1958200 4547 468300
Nicaragua 5 131800 471 2355
Panamá 3 77080 3264 9792
Paraguay 6 406750 1603 9618
Perú 28 1285220 2179 61022
República Dominicana 9 48730 2479 22311
Santa Lucía 0,145 620 1920 278,40
San Vicente y las Granadinas 0,113 340 1709 193,12
St Kitts y Nevis 0,050 360 1840 92
Suriname 0,450 163270 1160 522
Trinidad y Tobago 1,5 5130 5107 7661
Uruguay 4 177410 5930 23720
Venezuela 25 916445 3037 75925
545,22 20.518.799 1.980.482,42

A modo de comparación, los EEUU y Canadá únicos países americanos fuera de la CELC muestran las siguientes cifras:


PAIS POBLACION (MM) AREA (Km2) PIB PER CAPITA ($) PIB TOTAL (MM$)

Canadá 32 9976140 22300 713600
Estados Unidos 295 9372610 35060 10342700
327 19.348.750 11.056.300

Como se puede observar, el PIB de EEUU y Canadá es 5,6 veces el PIB del resto de América que estaría contenida en la CELC. Aún con la unión de todos los países del hemisferio, el PIB solo de los EEUU es más de 5 veces superior al bloque de la CELC. Por la enorme diferencia del PIB de los EEUU es necesaria la unión del bloque de la CELC, para poder negociar en mejores condiciones para colocar nuestros productos.

Uno de los grandes problemas de la CELC es que las deudas externas de todos los países está cercana a los 400 millardos de dólares, pero en la actualidad los mismos EEUU tienen una deuda externa de 660 millardos de dólares producto de los enormes gastos militares realizados en Afganistán e Irak. Esta situación ha ocasionado la caída del dólar frente al euro, dada la migración de grandes capitales estadounidenses a la banca europea buscando salvarse de las pérdidas ocasionadas por la caída del dólar. También nosotros los latinoamericanos debieramos compartir nuestras reservas internacionales entre el dólar y el euro, para así reducir las enormes pérdidas ocasionadas por la caída del dólar a nivel mundial. Los países latinoamericanos en su gran mayoría han revaluado sus monedas buscando así evitar las pérdidas. Paradójicamente en Venezuela hemos decidido no solo acompañar al dólar en su caída, sino además seguir devaluando el bolívar sin razón alguna. Solo los mezquinos intereses transnacionales ejecutados por venezolanos defensores del dólar mas que del bolívar han orquestado esta conspiración que hemos denunciado varias veces los Defensores del bolívar.

Enfocando el aspecto económico como el “carril” que propone Chávez, la CELC requerirá muy pronto un gran Banco Central Latinoamericano – BCL - que agrupará todos los Bancos Centrales de las 33 naciones miembros. Esta unión será altamente beneficiosa desde el punto de vista de las reservas internacionales de todos los países, que generarán una sola moneda común. Las reservas de ese gran banco pueden ser en oro y en PIB de todas las naciones miembros.

En anteriores oportunidades nos atrevimos a proponer el nombre para esa moneda común que más temprano que tarde hará su aparición como el DURO latinoamericano. Cada una de las monedas de los países miembros, se adscribirán al DURO o como se quiera llamar a esa moneda común, con una evaluación y seguimiento estricto de los índices macroeconómicos de cada país, en su alícuota representadas por las reservas que disponga cada país en ese Banco Central Latinoamericano.

Regresando a nuestra situación interna actual en Venezuela, nosotros debemos fortalecer el bolívar, de cara a esa futura integración económica de naciones americanas. Cuanto mejor se encuentre nuestra moneda en relación a las demás monedas de los países del área, mejor será la capacidad adquisitiva de los venezolanos y extranjeros que vivan en nuestra patria. Una fecha probable para esa integración económica en una sola moneda, llámese DURO o como se quiera, podría ser a partir del 2012 como mínimo, para dar tiempo así a estandarizar y nivelar las economías regionales y los índices macro y macroeconómicos de todos y cada uno de los países miembros.

(*): Ingeniero Civil, M.Sc., CIV No. 8511 – email: jairolarottas@cantv.net





Esta nota ha sido leída aproximadamente 7475 veces.



Jairo Larotta Sánchez

Ingeniero Civil UCV 1970, Magister Scientiarum Ingeniería Sismo Resistente IMME-UCV 1976, postgrado en UNAM Mexico, UC Berkeley (1974-77). Amplia experiencia en dirección, gerencia en empresas de ingeniería en el área petrolera e industrial. Consultor y asesor de 11 empresas privadas y asesor de Ministerio de la Vivienda y Ministerio del Ambiente (1988-2014), patólogo de estructuras (2005-actual). Construcción de edificios residenciales, centros comerciales, estaciones de metro, naves industriales (1979-86). Secretario Ejecutivo de FUNVISIS (1975-79). Once publicaciones científicas en congresos nacionales y mundiales sobre ingeniería sísmica (1972-77). Más de 120 artículos en Venezuela y exterior sobre monetarismo y macroeconomía (2003-actual). Orador en conferencias, foros, entrevistas por radio y TV sobre macroeconomía geoestratégica, creador del bolivar oro divisa y criptodivisa oficial asociada para venta de hidrocarburos, productos no petroleros, compra de bienes y servicios foráneos (2005-actual). Libros publicados: coautor de "Cien años de compañía", Editorial Don Bosco, Caracas 2006; autor de "El síndrome de la piñata en la idiosincrasia del venezolano", Editorial Dictus Publishing, Saarbüken, Deutschland (2014) ISBN- 978-3-8473-8853-1

 jairolarottas@gmail.com

Visite el perfil de Jairo Larotta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas