El bolivariano: nueva moneda venezolana

La propuesta de una nueva moneda para Venezuela permitiría rescatar el valor adquisitivo a los ingresos de los venezolanos especialmente los más excluidos que son la mayoría en nuestro país. Esta propuesta de nueva moneda incluiría la revaluación monetaria pendiente de realizar, adicionado a la propuesta que circula por los medios de comunicación de quitarle tres ceros a nuestro billetes. Nuestra moneda tan maltratada los últimos 23 años con devaluaciones acumuladas del 50000% (de 4,30 a 2150 por dólar) debe estar en la actualidad acorde con nuestra realidad petrolera, industrial, manufacturera y financiera, cuya expansión presente y futura será creciente y próspera, a pesar de los errores cometidos.

Los miembros de la Asociación Civil Defensores del bolívar hemos desarrollado una campaña para rescatar el verdadero y justo valor de nuestra moneda para así mejorar el poder adquisitivo de todos los venezolanos. Las devaluaciones entre 1983 y 2003 se justificaron para cubrir los déficit de nuestros presupuestos fiscales causados por la salida de capitales de nuestro país, los cuales se realizaron a la sombra de la libre convertividad de nuestra moneda con otras divisas extranjeras. Venezuela fue por muchos años puerto libre de capitales y enriqueció otras economías. Desde la instauración del control de cambio en 2003, que frenó la salida de capitales después del criminal paro empresarial y petrolero de 2002-03, nuestra economía se ha recuperado de una manera importante para asombro de los sectores antivenezolanos internos y externos, que conspiraron y conspiran todavía contra nuestro país. Pero lamentablemente en 2004 y 2005 se mantuvo la tradición devaluacionista del bolívar, para lo cual se aprobaron leyes de Presupuesto con déficit artificiales para justificar las devaluaciones del 20% y 12% que beneficiaron a pocos y perjudicaron a todos, porque generaron inflaciones cercanas al 20% y 12 % respectivamente en esos años. Los Defensores del bolívar actuamos ante la Comisión Permanente de Finanzas de la Asamblea Nacional en 2004; introdujimos en Ago05 un Recurso de Amparo ante la Sala Constitucional del TSJ, según el No. 3952, Exp. 05-1761 pidiendo la nulidad del Convenio Cambiario No.2 de Mar05 que devaluó el bolívar de 1920 a 2150 por dólar, por cuanto la ley de Presupuesto 2005 que le sirvió de sustento violó flagrantemente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en el Artículo 313. Lamentablemente el magistrado ponente Luis Velásquez Alvaray lo declaró inadmisible el 08-12-05. No obstante lo sucedido, aplaudimos las políticas económicas del gobierno que permitieron el incremento de las reservas internacionales a mas de 30 millardos de dólares, la migración de 20 millardos de esos dólares a la banca europea, y sobretodo el anuncio del ministro Merentes de detener las devaluaciones del bolívar en este año 2006.

La nueva moneda para Venezuela trataría de enderezar los entuertos de las injustas devaluaciones de 2004 y 2005 que suman 32% en los últimos 20 meses, y a la vez se equipararía a las revaluaciones realizadas por todas las monedas del continente americano ante la caída del dólar estadounidense en un 20% frente al euro. La nueva moneda venezolana entonces se basaría en las siguientes consideraciones:

- Revaluar el 30% el bolívar actual, lo cual significa llevarlo de 2150 Bs/$ a 1500 Bs/$
- Quitarle tres (3) ceros a nuestra moneda con lo cual quedaría de 1500 Bs en 1,50 Bs por dólar, que a su vez significaría que Bs.1 equivale a 0,67 dólares de EEUU. Si lo expresamos en euros quedaría así: 1,80 Bs por euro, lo cual significaría que Bs. 1 equivale a 0,55 euros
- Bautizar como bolivariano la nueva moneda que sustituirá al actual bolívar.

En resumen el “bolivariano” tendría un cambio con relación a las dos principales divisas internacionales de:

Un (1) bolivariano = 0,67 dólares ($) de los EEUU
Un (1) bolivariano = 0,55 euros (€) de la CE

Las presentaciones al público en monedas (sugerimos sean de aleación de níquel) serían como tradicionalmente existieron en Venezuela a lo largo del siglo XX con los siguientes valores y denominaciones:

Moneda de 5 bolivarianos: llamado “fuerte”
Moneda de 2 bolivarianos
Moneda de 1 bolivariano
Moneda de 0,50 bolivariano: llamado "real"
Moneda de 0,25 bolivariano: llamado "medio"
Moneda de 0,10 bolivariano
Moneda de 0,05 bolivariano: llamado "centavo" de fuerte
Moneda de 0,01 bolivariano: llamado “céntimo” de bolivariano

Las presentaciones de los billetes serían como tradicionalmente existieron en nuestro país:

Billete de 500 bolivarianos (color amarillo)
Billete de 100 bolivarianos (color marrón)
Billete de 50 bolivarianos (color anaranjado)
Billete de 20 bolivarianos (color verde)
Billete de 10 bolivarianos (color morado)
Billete de 5 bolivarianos (color azul)
Billete de 1 bolivariano (color rojo): este sería un color novedoso nunca antes usado

Con esta propuesta de nueva moneda venezolana se repetiría lo sentenciado por Pablo Neruda “el Libertador se levanta cada 100 años, cuando despiertan los pueblos”. La nueva moneda, el “bolivariano“, pudiera seguir la sentencia de Neruda, además quizás esta nueva moneda pueda ser considerada en un futuro como alternativa para la moneda de la Unión Suramericana de Naciones, como elemento de integración a través de los nuevos mecanismos financieros a crear como son el Banco del Sur, el Banco Central Suramericano y el Fondo Humanitario Internacional.
Iniciando el siglo XXI con la revolución bolivariana en pleno apogeo, la nueva moneda “el bolivariano” retomaría el símbolo del gran poder de nuestra economía, no ya solo con las inmensas minas de oro de Guayana como ocurrió en el siglo XIX, sino que además de las reservas de oro de Guayana con las reservas de petróleo mas grandes del planeta, las reservas mas grandes de gas del hemisferio, con un pujante parque industrial y manufacturero, y con 26 millones de ciudadanos en se encuentran en plena retoma de la inclusión social, ya desterrado el analfabetismo, con la educación básica, media y superior totalmente gratuita, con la atención gratuita de salud integral como parte esencial de la seguridad social y la democratización del crédito para la expansión de las cooperativas, las Pymis, la mediana y gran empresa privada. La nueva moneda venezolana, el “bolivariano”, con todas estas inmensas riquezas de respaldo lo harían una de las monedas más fuertes y estables del mundo. Ojala esta propuesta sea considerada por el alto gobierno para su pronta implementación y beneficio del poder adquisitivo de todos los venezolanos.

(*): Presidente de A.C. Defensores del bolívar - Ingeniero Civil, M.Sc. - CIV No. 8511 – email: jairolarottas@cantv.net




Esta nota ha sido leída aproximadamente 19063 veces.



Jairo Larotta Sánchez (*)

Ingeniero Civil UCV 1970, Magister Scientiarum Ingeniería Sismo Resistente IMME-UCV 1976, postgrado en UNAM Mexico, UC Berkeley (1974-77). Amplia experiencia en dirección, gerencia en empresas de ingeniería en el área petrolera e industrial. Consultor y asesor de 11 empresas privadas y asesor de Ministerio de la Vivienda y Ministerio del Ambiente (1988-2014), patólogo de estructuras (2005-actual). Construcción de edificios residenciales, centros comerciales, estaciones de metro, naves industriales (1979-86). Secretario Ejecutivo de FUNVISIS (1975-79). Once publicaciones científicas en congresos nacionales y mundiales sobre ingeniería sísmica (1972-77). Más de 120 artículos en Venezuela y exterior sobre monetarismo y macroeconomía (2003-actual). Orador en conferencias, foros, entrevistas por radio y TV sobre macroeconomía geoestratégica, creador del bolivar oro divisa y criptodivisa oficial asociada para venta de hidrocarburos, productos no petroleros, compra de bienes y servicios foráneos (2005-actual). Libros publicados: coautor de "Cien años de compañía", Editorial Don Bosco, Caracas 2006; autor de "El síndrome de la piñata en la idiosincrasia del venezolano", Editorial Dictus Publishing, Saarbüken, Deutschland (2014) ISBN- 978-3-8473-8853-1

 jairolarottas@gmail.com

Visite el perfil de Jairo Larotta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas