El Show de los Sifrinos y el Fascismo

El Show de los Sifrinos constituye una esperanza exigua de la vieja clase política venezolana para recuperar sus antiguas posiciones de poder en el teatro de la vida política nacional. Son ellos los actuales representantes de la burguesía venezolana, los actores de la vieja clase política que renunció a la institución parlamentaria y que fue expulsada del poder por el proceso revolucionario y democrático liderado por Hugo Chávez, son ellos los verdaderos autores responsables detrás de las bambalinas, de los acontecimientos de los últimos días en Venezuela .

La vieja clase política ha entrado definitivamente en una fase de desesperación, porque ha perdido toda esperanza de reconquistar por sí misma una posición de iniciativa histórica, entonces utiliza a la burguesía venezolana a través de los estudiantes sifrinos de las universidades privadas y públicas para que imiten al pueblo revolucionario, para que pateen las calles y desciendan a las plazas, a los reductos de la clase trabajadora, del pueblo llano. Esta nueva táctica se realiza según los modos y las formas peculiares a una clase de charlatanes, de escépticos, de corrompidos: el desarrollo de los hechos muestran claramente reflejos periodísticos, oratorios, teatrales, callejeros, es como la proyección en la realidad de un cuento de la selva escrito por Kipling, el cuento de BandarLog, el pueblo de los monos, que se cree superior a todos los demás pueblos de la selva y cree poseer toda la inteligencia, toda la sabiduría de gobierno.

El argumento utilizado en esta oportunidad por la burguesía venezolana para justificar estas manifestaciones, es la decisión soberana del Gobierno Bolivariano de no renovar la concesión para la explotación del espacio radioeléctrico público a la empresa 1 Broadcasting Caracas (1BC) dueña del canal Radio Caracas Televisión (RCTV), exponente fundamental en Venezuela del poder mediático multinacional, que controla la mayoría de los mas grandes e importantes medios de comunicación del planeta, controlan todo el flujo de la información, por lo que la gran mayoría de la población mundial conoce solo lo que quieren mostrar esos medios, y solo lo hacen verazmente si está acorde con sus intereses económicos y políticos, mientras que la mayoría de los periodistas empleados de esos medios, callan sin preguntar por qué.

Mediante esta encarnación política del fascismo, la burguesía venezolana se ha mostrado definitivamente en su verdadera naturaleza de sierva del capitalismo y de la propiedad multinacional, de agente de la contrarrevolución. Pero también ha demostrado su fundamental incapacidad para cumplir cualquier objetivo histórico: el pueblo de los monos llena la crónica, no crea historia, deja huellas en los periódicos, no ofrece materiales para escribir libros. La burguesía venezolana, pretende reemplazar la autoridad de la ley por la violencia privada, ejerce (y no puede dejar de hacerlo) esa violencia caótica, brutal provocando el levantamiento de algunos estratos sifrinos de la población contra el estado, contra la revolución.

Todavía hoy recordamos como los banqueros e industriales apoyaron y financiaron el ascenso de Hitler. Por ello el nazismo nunca se opuso al gran capital y en cambio sí combatió con saña todas las formas de socialismo. El fascismo ejerció un gran atractivo para la clase media, una burguesía que acarició metas de prosperidad, adquisición de propiedad y vio en el fascismo el vehículo para alcanzarlas, los voceros de la clase burquesa saben que están perdiendo sus privilegios, aunque no sus derechos democráticos plenamente vigentes, por ello, al no poder tapar el sol con un dedo, con saña arremeten contra la democracia en nombre de su libertad, su libertad de continuar explotando a los menos aventajados socialmente, su libertad de opinar sin importarle el colectivo.

Pero ya el pueblo revolucionario se acostumbró a reaccionar apropiadamente, el sábado 02 de junio de 2007 se reeditó el 13 de abril, el pueblo nuevamente se activa, se articula y no se deja quitar la calle, las organizaciones sociales se están reagrupando para afianzar sus reductos, para afianzar sus plazas y sus lugares emblemáticos de la revolución, así fue en la megamarcha de la dignidad del sábado 2 de junio, y así seguirá siendo, Dios mediante.

Que no se equivoque nuevamente la burguesía venezolana y sus escondidos representantes de la vieja política, porque el pueblo esta alerta.



marcano_omar@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2728 veces.



Omar Marcano

Trabajador jubilado del MPPCTII, Militante del PSUV, Ingeniero Eléctrico (USB, 1976)

 marcanoomarj@gmail.com      @pueblopatriota

Visite el perfil de Omar Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: