No basta poner una carnada en la uña de un anzuelo

Los animales son cazados por su instinto de comer, por ejemplo, indistintamente le ocurre al pez gordo y al pez flaco; pero algunas personas son como animales, usted les pone un cebo y ellos, como "Ratónpérez" –valga la sobrepuntuación–, se enganchan de manera "inteligente", se desbocan, caen en la olla.

Peces flacos pero ávidos de ser gordos suelen ser los más intensos tanto en las redes como en las ollas. Y el humilde pescador fulano de tal, que a veces puede hacer de pícaro, me consta, les da guaral una vez enganchados, y hasta puede soltarlos en vez de traerlos abordo, medida profiláctica.

Si usted decide pescar –aunque no sea pescador– es recomendable que alguien que sí lo sea –estebandejesús, por ejemplo– lo asesore un poco porque no basta poner una carnada en la uña de un anzuelo así nomás sino que el nudo, la corredera del plomo, el número del anzuelo, y hasta el color y el calibre del nailon, la guaya si se trata del mondeque o futre, etc, cuentan entre otras cuestiones para tener éxito.

Algunas personas se ahogan en su propia baba, o blabis, blabisblebloblu, cosa que no le ocurre al pez. El truco consiste en darles casquillo para que como chacumbele ellos mismos salgan a exhibir el basurero de ideas que tienen en su cabeza y, como zamuros con mucha tripa, se atoren.

Personas que no califican para contender ni siquiera con su propia sombra pero que pretenden dárselas de sapos rabudos deberían hacer una reflexión del pensamiento y si casual hallan chispa de un recóndito farolito en su profundidad psíquica deberían dar marcha atrás a su tecla nula.

Estamos en guerra con el imperio norteamericano pero algunos tirapiedras o son tontos útiles o utilitarios, que no es lo mismo ni se escribe igual. A esos me refiero, su enfermiza manía es agredir a Maduro, el Presidente de la república, pero sus maldiciones no van al cielo y aunque siempre las escupen para arriba Newton se encarga de leerles la cartilla.

Otra cobardía de los teclasnulasblabisblebloblusaurios consiste en dárselas de algo que les queda lejos de leguas tras leguas, ser sensatos.

Veamos, atacar a Maduro presuntamente en nombre de Chávez es una canallada, una insensatez yo acepto qué tales sinvergüenzas ataquen a Maduro y ataquen a Chávez pero les faltan pantalones para decir la verdad.

La verdad es que quienes así proceden a quien realmente atacan es a Chávez más que a Maduro, revelan que están arrechos porque Chávez designó a Maduro para que tomara el testigo y le pidió al pueblo que lo asumiera y lo confirmara como Presidente.

Detrás y delante de la coartada de tales cobardes está intentar desprestigiar a Chávez por éste haber optado por Maduro y por Diosdado abordo del coroto. Así mismo ahora la cogieron con hablar de madurismo, estrategia para intentar dividirnos pero aquí lo que hay es chavismo bolivariano, aquí no hay ni habrá ese supuesto madurismo, aquí lo que hay es chavismo.

A esos tirapiedras se les ven las costuras pero hay que pararle los mochos porque lo que nos estamos jugando no es una golosina sino la patria heroica que nos legó Bolivar y nadie más que el chavismo para defenderla.

De todos modos algo que debe estar claro por ahora y para siempre es que el Comandante Supremo Hugo Chávez Frías seguirá hablándonos hasta más allá de la contemporaneidad.

 

Ñapa:

A los tirapiedras irresponsables e irrespetuosos para con el chavismo popular es recomendable que cuando salgan con sus monsergas dejen su bilis en casa.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1466 veces.



Guillermo Guzmán


Visite el perfil de Guillermo Guzmán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: