Al árbol debemos, o como cuidar ahora nuestra naturaleza

Ocuparse de cuidar la naturaleza no es actualmente un lindo paseo por el bosque, porque el imperialismo colectivo a fin de desviar el interés de la población hacia la lucha de clases y por el socialismo, planteó como prioritario el cambio ambiental y el calentamiento global por encima de cualquier otra situación o problema que ella misma cause y que amenace la existencia de la vida en la tierra. Por eso se le exige a los que ocupan o dirigen esos cargos que se ajusten a la agenda imperialista para el caso. No sería un cargo fácil pues tiene ese componente político.

Por otra parte la atención de los Parques Nacionales es un problema complejo con muchas facetas las cuales deben atenderse íntegramente a fin de preservarlos y cuidarlos. Es así que en Venezuela la situación de los Parques Nacionales es crítica con amenazas de los más diversos agentes que los atacan premeditando solamente su beneficio personal o comercial, como has sido el triste caso de fiestas y holgorios realizados en sitios naturales icónicos.

Piénsese en este sentido que en los Parques Nacionales permanecen enormes riquezas de todo tipo las cuales muchas son conocidas y están a la vista aunque no sometidas a explotación, pues cuando se declara una zona natural como Parque Nacional es porque la sociedad ha apreciado que es más importante y trascendental para ella el mantenerla en su estado original por su valor natural excepcional que debe ser preservado como un patrimonio invaluable. Sin embargo muchos parques han sido sometidos a la acción depredadora de la sociedad mercantil que los ha llevado a un estado de explotación que pone en peligro su existencia.

Ello lleva a considerar que una gestión buena debe tener o elaborar primariamente un plan, un plan de acción que permita conocer el contexto en que se encuentran nuestros parques y cuáles son las amenazas que sobre ellos se insinúan o se practican.

Ese plan debe tener por lo tanto un diagnostico o evaluación de todos los parques nacionales, su situación actual, medidas mediatas e inmediatas para su salvaguarda y preservación, para cada uno de ellos. Para realizar una labor de este tipo debe igualmente evaluarse cuál es la capacidad institucional para realizarla, cuáles son las áreas de refuerzo y su cooperación con otras instituciones vinculadas. Seguiría como una necesidad inaplazable la labor educativa hacia todo el país para la protección de la naturaleza y que formas debe tener su participación en ella.

Es necesario y de vital importancia invitar e incorporar a la comunidad científica nacional con todos sus avíos a proponer alternativas y mejoras necesarias en la acción institucional. Y sin ánimo de ningún tipo, mantener una política de puertas abiertas a todos. Por último establecer un orden de prioridades de gestión o gerencia, considerando en primer lugar el destino de los parques, después el destino de la institución y luego el destino personal.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 936 veces.



Oscar Rodríguez E


Visite el perfil de Oscar Rodríguez E para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas