Hoy no sé si amanecí como un Pit Bull o acariciando una depresión

Hoy al levantarme un poco más tarde de lo normal por la gripe que llevo. Veo un vídeo que me envió un amigo. Allí está una niña palestina llorando desesperada porque unos soldados judíos matan a golpe a una persona que puede ser su papá o su mamá. Ya meses antes, había visto en un video, que unos soldados judíos orinaban (léase meaban) sobre cadáveres de hombres y mujeres del pueblo de palestino.

¿Hay alguna diferencia, respecto a lo que le hicieron a Jesús? ¿Cuál?

Revisé las cuentas de algunos amigos y veo una décima del Poeta Luis Antonio Rodríguez, que nos dice que "nada está quedando en Gaza".

Por esas cosas raras de la vida, hoy quería oír tangos y el primer tango que ofreció el sistema YouTube fue Cambalache.

En algún momento de nuestras vidas, pudimos haber oído en la voz del compositor argentino Enrique Santos Discépolo, ese tango con el título de "Cambalache" cuya letra, creo que es de otro compositor (Julio Sosa). Viejo tango, pero con actualidad meridiana:

Dice este tango:

"Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé

En el 510 y en el 2000 también

Que siempre ha habido chorros, maquiavelos y estafa'os

Contentos y amarga'os, valores y doblé

Pero que el siglo 20 es un despliegue

De maldad insolente, ya no hay quien lo niegue

Vivimos revolca'os en un merengue

Y, en el mismo lodo, todos manosea'os"

Nada más preciso que esto para entendernos hoy. Ayer cambiaron a Jesús por Barabas, pero igual lo mataron. Las elites de ese momento gozaron de ese cambio. Ayer sufrimos el exterminio del pueblo judío. Hoy el poder judío con el beneplacito de las elites mundiales, se goza el exterminio del pueblo palestino.

DÉCIMA DEL POETA LUIS ANTONIO RODRÍGUEZ

Nada está quedando en Gaza.

Solo escombros, terraplén

Del legendario Belén

Le están matando su raza

El pueblo bajo la brasa

Por el fuego y bombardeos

Corren niños como reos

Y el pesebre se quemó

Y el niño Jesús nació

Viendo sus días más feos.

DÉCIMA DE EVARISTO MARCANO MARÍN

Padeció Crucifixión

que contentó a mucha gente;

Jesús sufrió estoicamente

sus insultos aguantó.

Él por nosotros pagó,

la historia no ha terminado.

La vida siempre ha estado

bajo una total crueldad,

déficit de humanidad

y un mundo muy despiadado

Finalmente, me llegaron algunos versos de la canción del elegido de Silvio Rodriguez

"Y al fin bajo hacia la guerra

¡Perdón! quise decir a la tierra

Supo la historia de un golpe

Sintió en su cabeza cristales molidos y comprendió que la guerra

Era la paz del futuro

Lo más terrible se aprende enseguida y lo hermoso nos cuesta la vida"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1300 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: