Cuento o razón

Ni se alienta ni se muere

El periodista Juancho Marcano, llegó en su viejo malibú, abrió el portón, y ahí como siempre, estaba su perro Pipo esperándolo, para preguntarle cómo le fue y sentirse ya seguro que Juancho había llegado sano y salvo. Una vez que acomodó el carro en el garaje, cerró la puerta y tomó asiento en una silla que estaba debajo de los helechos buscando las frescuras de dichas matas, ahí, cuando ya se miraba que había pasado el calor de la calle, el perro empezó a conversar con él y después, le preguntó: ¿A quién visitaste Juancho?

El periodista que observaba como las mariposas amarillas de la sequía, revoloteaban sobre las flores de las ixoras, como embriagándose con su néctar, le respondió: "Estuve en un sitio, donde está el proyecto del Cerro Pelón, que lleva adelante el amigo Enrique Rivero, quien ahorita con tanta sequía, se dedicó a poner bebederos en los árboles para que los pájaros que hacen vida en el lugar, puedan tomar agua, y como yo sabía que necesitaba taparos, les regalé varios para que fabrique dichos bebederos y comederos para esas aves que deben andar sedientas en el nombrado cerro".

- Ah ok, entiendo, dijo Pipo, y agregó: "Por aquí cerca estuvieron unos vecinos hablando de un señor que tiene días enfermos y no se mejora, al parecer los medicamentos no le hacen nada y tampoco se sabe a ciencia cierta de que enfermedad padece dicha persona, por tal motivo y ahí está acostado en una cama sin que la pobre gente lo pueda llevar a una clínica, pues en los centros de salud pública, no pudieron controlar dicha enfermedad y lo enviaron a su casa".

- Qué problema, Pipo, cuando la gente se enferma y uno no le ve mejoría. Eso me hace recordar un cuento de un echador de broma, que narraba que había un señor que vivía con la suegra, pero no se la llevaba bien con élla, un día ésta se enfermó y cayó en cama y pasaban los días y no mejoraba, y vino alguien y le preguntó un día al yerno, qué como estaba la señora, y éste le respondió: "Ahí está esa diabla, que ni se alienta ni se muere".

Pipo observó al periodista que medió asomó una sonrisa por la anécdota que contó, sin embargo, él no le pareció pertinente dicho comentario.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1752 veces.



Emigdio Malaver

Margariteño. Economista y Comunicación Social. Ha colaborado con diferentes publicaciones venezolanas.

 emalaverg@gmail.com      @Malavermillo

Visite el perfil de Emigdio Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: