En tres palabras

Críticas y autocríticas. Comencemos por Chávez. Críticas a Chávez. Autocríticas de Chávez. Críticas de Chávez. (I)

Esta es una serie de artículos que esperamos desarrollar sobre el tema de la crítica y la autocrítica, probablemente, en distintos tiempos o momentos, según las circunstancias y las posibilidades. Pareciese que muchos de los conflictos que hoy tenemos en Venezuela, provienen de no saber hacer y/o no saber procesar las críticas. Incluso, no saber hacerse las autocríticas de manera permanente, objetiva y oportuna.

UNA AUTOCRÍTICA DESDE ADENTRO Y AHORA UNA CRÍTICA DESDE AFUERA: LA CORRUPCIÓN UNA GRAN DEUDA DE OBJETIVOS NO CUMPLIDOS DEL 4F DE 1992

Miguel Rodríguez Torres quien fuera responsable de la toma de la Casona, entre quienes arriesgaron su vida el 4F de 1992. Director de los servicios de inteligencia (SEBIN) durante el gobierno de Chávez y Ministro de Interior durante un período en el gobierno de Maduro. Quien fue seleccionado para dirigir las palabras, ante el féretro de Chávez el día de su entierro y uno de los hombres de más confianza de Chávez, dijo - sin pepitas en la lengua - al periódico "La Razón", luego de ser sorprendido con su destitución por parte del Presidente Maduro, algo muy grave a lo que no se le prestó mucha atención en su momento. Reflejo de que las críticas y autocríticas no siempre son bien recibidas sino que, por el contrario, convierte aliados en oponentes.

"…hoy hay muchas deudas que saldar de la propuesta del 4F, entre ellas la lucha contra la corrupción. Creo que hay que desarrollar una política concreta de lucha contra la corrupción, la lista Cadivi por ejemplo. ¿Han visto a algún diputado de la oposición peleando para que se abra una investigación sobre la lista Cadivi? Eso no existe, en el Gobierno tampoco. ¿Qué pasa allí que nadie quiere que se investigue? ¿Por qué no sacamos esa lista públicamente y se abre una investigación seria? Que se haga una auditoría a esa lista porque no necesariamente porque salgas en la lista eres culpable. Muchos empresarios cumplieron, pero hay una cantidad de bandidos que se hicieron ricos con el acceso a los dólares y deben salir desnudos. La corrupción es una de las grandes deudas que tenemos con el 4F."

Según MRT este gobierno es hipersensible a las críticas. No las acepta y mucho menos asume sus autocríticas para corregir oportunamente.

CARLOS MATUS, A QUIEN TANTO CITABA CHÁVEZ, DIJO:

"El Presidente falló y lo supo tarde, cuando volvió a ser un ciudadano común…Aún hoy no sabe las razones de su fracaso. Gobernar es un problema muy complejo para ser abordado con métodos ingenuos de planificación. Tampoco puede ser dejado a la improvisación. ¿Existen métodos que potencien el arte del gobierno? Sí en la práctica de gobierno domina la carencia de métodos y prevalece · la improvisación matizada con planificación tradicional determinística, parcial y tecnocrática, se debilita o se extingue la presión por información capaz de llamar la atención sobre las deficiencias y dar respuesta a las interrogantes que ellas despiertan en el dirigente. El monitoreo no tiene espacio útil de trabajo en las prácticas tradicionales de conducción. De ahí la importancia de los métodos de gobierno para elevar la calidad de la gestión pública y apoyar una respuesta informada a las interrogantes que emergen o no alcanzan a nacer según sea la calidad de los métodos de gobierno. El método PES (planificación estratégica situacional) es exactamente una herramienta de planificación pública integral…"

Reflexión de Carlos Matus Romo, en "Adiós, señor Presidente".

Carlos Matus, es uno de los autores que Chávez mencionaba con regularidad aunque otros que debían ponérselo a estudiar para aplicarlo, parece ser que no le pararon mucho.

INTROITO

Aunque tengo una lista de artículos ya comenzados y por publicar. Hoy en la madrugada, como me sucedió ayer, decidí cambiar el tema e incluso el título del artículo. "Algo" o "alguien", tal vez, mi inconsciente y subconsciente, que en las noches trabajan mientras mi consciente descansa. Me "obligan" a levantarme a escribir. Luego que una idea fuerza llega a mi mente.

Ayer fue: "Divide y vencerás" y hoy, tal vez, porque he estado meditando, en estos días, sobre lo que pasa en el PSUV y el PCV, me vino de improviso una idea-fuerza: "Crítica y autocrítica". Y entonces me hice algunas preguntas preliminares cuyas respuestas trataré de darme a mí mismo antes de intentar respondérselas a los demás.

LLUVIA O TORBELLINO DE INTERROGANTES PREVIAS

¿Qué es la crítica y que la caracteriza? ¿Por qué hacemos críticas? ¿Cómo se clasifican las críticas? ¿Cómo saber que una crítica es constructiva y qué la diferencia de una crítica destructiva? ¿Hacer una observación, un alerta, una denuncia, un comentario, un aporte, una propuesta…puede considerarse una crítica? ¿Qué es y en qué consiste la llamada auto-crítica? ¿La crítica y la auto-crítica están asociadas al proceso de evaluación de algo o de alguien? Así como hay que corregir lo que al evaluar no está bien ¿Así debemos corregir, rectificar, redireccionar, reajustar, repensar o mejorar lo que no está según los patrones o parámetros definidos como ideales? ¿Qué pasa y qué significado tiene si nos hacemos críticas o auto-críticas y no rectificamos o corregimos? ¿Tiene sentido hacerlas? ¿Hay quiénes no aceptan ningún tipo de críticas? ¿O las "aceptan" y no corrigen? ¿Cómo sabemos que alguien ha aceptado verdaderamente una crítica o se ha autocriticado y de verdad lo ha aceptado? ¿De qué depende que alguien acepte una crítica así sea destructiva? ¿Es verdad que las críticas se toman según de quienes vengan? ¿Cuáles han sido las principales autocríticas de Chávez y Maduro? ¿Cuáles son las principales críticas que se les han hecho? ¿Cuáles son las críticas que ellos han hecho y a quiénes? ¿Han aceptado las críticas o se arrechan? ¿Es cierto que a quienes defendemos a Chávez nos llaman Chavistas y a quienes defendemos a Maduro nos llaman Maduristas? Y a quienes criticamos a ambos ¿Cómo nos llaman? ¿Criticones? ¿Contrarrevolucionarios? ¿Desertores? ¿Disidentes? ¿Salta talanquera? ¿Está o no está permitido criticar? ¿Cuáles son las condiciones? Quién critica sólo a los nuestros y no a los opositores ¿Cómo los llamamos? ¿Y si sólo critica a la oposición? ¿Hay quienes sólo critican cuando l@s excluyen o sacan de algún cargo? ¿Hay quienes se arriesgan a criticar aunque ocupen cargos, tengan contratos con el Estado o tengan algo que perder? ¿Cuál es la mejor crítica? ¿Por qué ese empeño en defender a Maduro y criticar a Chávez?

LLEGAR Y MANTENERSE EN EL "PODER" NO GARANTIZA LA FELICIDAD SOCIAL DE NUESTRO PUEBLO ¿ME EQUIVOCO?

Lo hemos dicho hasta el hartazgo. En numerosos artículos que hemos publicado en libros, medios de comunicación en el país y en Aporrea.

Se lo expusimos, con valentía y convicción, al presidente Hugo Chávez Frías, en aquellas inolvidables madrugadas, en febrero y marzo del 2003, en las que acompañé a Félix Rodríguez al Palacio de Miraflores porque, según él me informó, el presidente Chávez le había pedido que me llevara para escuchar mi opinión. Divulgué, una parte, en ¡Ofensiva! y la otra en "Angustia" (abril, 2003) el cual no se ¿por qué no aparece publicado en Aporrea? Luego apareció como: "Su angustia es la nuestra". Salió publicada en el libro: "Los 5 combustibles de la revolución" (Pág. 44) Allí, entre otras cosas, señalé:

"Vi muy angustiado al Presidente. Pero lo vi vital, en plena camaradería con sus Ministros, en justa y cordial relación con sus asesores. Tuvimos una pequeña diferencia, le hice algunas observaciones, el Presidente me escuchó con mucha atención y cuando al final, terminé mi exposición, el Presidente preguntó: "¿Ya terminaste Hugo?". Y luego vino, de su parte, el señalamiento adecuado, las correcciones debidas… Al final, al filo de la madrugada, sólo tuve tino para manifestarle a Chávez:
"¡Presidente, me encanta su angustia!"

Era una manera, tal vez, irónica o sincera, de decirle al Presidente: Comprendo su angustia porque, lamentablemente, está preso: de su desconocimiento de la realidad concreta, de las luchas propias del poder, de sus asesores que no saben o lo engañan, de la falta de métodos adecuados para GOBERNAR y de su inexperiencia o falta de experticia en la dura y seria tarea de gobernar complejas, dinámicas y cambiantes situaciones plenas de incertidumbres y de poder compartido. En el fondo una manera de expresarle: Déjese ayudar.

Teníamos mucho tiempo sin vernos y sin conversar. En ese encuentro, en el famoso salón oval, estuvo Diosdado Cabello, Merentes, Yadira Córdova, Rafael Ramírez Carreño y muchos más. Algunos ya han partido. Hable en mi nombre y le recordé a aquel militar que le dijo algunas verdades que le causaron admiración, al Presidente Chávez, antes de ser llevado en helicóptero desde Turiamo a la Orchila.

"Yo le dije que me hubiera gustado conocerle antes (señalando a un militar que le acompañaba) para llevármelo como asesor. Para que me diga la verdad. Porque hay gente que entonces me dice: Sin novedad. A veces porque no se atreven a decirte la verdad. Siempre hace falta gente que tenga los cojones que te diga: Mira presidente…" (Ver minuto 10)

Le expresó Chávez al comandante que tenía la responsabilidad de preservar su vida. Luego de aquel extraño, improvisado, anormal, misterioso y breve Golpe de Estado del 11 de abril de 2002.

Apoyándome en este antecedente sincero y autocrítico del Presidente, ese día , no sé de donde saqué el valor y la fuerza para recordárselo y expresarle – palabras más, palabras menos – en presencia de quienes nos acompañaban. Entre ellos, Diosdado Cabello.

"Señor Presidente, con todo respeto y admiración, permítame agradecerle la invitación de la que fuera objeto para asistir a esta importante reunión en la que se pretende comenzar a vincular el plan de la industria petrolera con el plan de desarrollo del país. Tengo muchas cosas que decir al respecto. A la vez, permítame confesarle antes algunas cuantas verdades y hacerle algunas preguntas, tomando en cuenta lo que aquel militar que se atrevió a señalarle algunas verdades en Turiamo, usted se las reconoció con humildad.

Por supuesto, lo hago también en mi propio nombre y, sobre todo, señor Presidente, en nombre de ese pueblo humilde, excluido, vulnerable, hambriento, que vive en la pobreza y en la miseria. Ese pueblo olvidado que tiene puesta sus esperanzas en usted y en la revolución bolivariana. Pueblo que no tiene, como nosotr@s, el privilegio de entrar a estos hermosos espacios y estar presente en esta importante reunión, para expresar sus dolores, sus necesidades, sus angustias y hacer sus peticiones. Voy a tratar de ser breve:

SIN MÉTODOS ADECUADOS ES IMPOSIBLE GOBERNAR

En primer lugar permítame decirle que observo que usted gobierna sin un método adecuado. Mejor dicho sin método. O, quizás, debería decir que su método de gobierno es que no tiene método. Y como nos enseñó nuestro maestro Carlos Matus Romo en sus clases presenciales y en sus libros "Adiós señor Presidente" "Los tres cinturones de gobierno" y "El líder sin Estado Mayor", los cuales supongo usted debe haber leído, por lo que he escuchado pues, me encargue de hacérselos llegar a través de Baduel y de Ronald Blanco La Cruz. Quienes supongo se los entregaron. Así como le hice llegar mi libro: "Universidad, Gobierno y Felicidad" con Diosdado Cabello, en un "Aló Presidente" que se realizó en Táchira cuando era Presidente de CORPOANDES ¿Se los entregaron? Parto del supuesto que sí.

Sin un adecuado y potente método, como el que nos enseñó el maestro Carlos Matus con su "Teoría del Juego Social" y el Método de Planificación Estratégica Situacional o Método PES, es imposible gobernar con éxito. Vale decir, no sólo para llegar y/o mantenerse en el poder (que es un medio y no un fin en sí mismo) sino para ayudar a nuestros pueblos a resolver sus más apremiantes problemas. Los problemas de la vida cotidiana de la gente. No sólo los problemas de la macroeconomía o de la macropolítica. Los políticos se inventan sus propios problemas y dedican más tiempo tratando de resolver estos problemas (ejemplo: ¿Cómo mantenerse en el poder?) que los que dedican a resolver los problemas de la gente. Por eso, algún día, nuestros pueblos cansados de tantas mentiras y frustraciones, tarde o temprano, nos pasarán factura. Sin dudas. Así que reflexione sobre este asunto.

Observo, por ejemplo, que cada vez que venimos a una reunión con usted, no hay agenda explícita ordenada ni mucho menos monitoreo y seguimiento a las decisiones tomadas en las reuniones anteriores. Ese es una manera ineficiente del manejo de su limitado tiempo y el del equipo de gobierno que le acompaña. Veo dos personas que toman notas cada vez que venimos y no he visto la primera agenda, alguna minuta de reunión ni tampoco se nos ha informado de los RESULTADOS de las decisiones que se han tomado ¿No le parece una pérdida de tiempo estas reuniones? ¿Entonces para que las hacemos? ¿No es para identificar problemáticas, analizadas, de ser posible procesarlas tecno-políticamente, sacar conclusiones tomar decisiones y luego ejecutarlas y hacerle seguimiento para verificar su cumplimiento y medir su impacto?"

Continuamos lo planteado en la reunión en el siguiente artículo



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1725 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: