Geopoética, avances hacia una sociedad para unos y otros

Me siento reconfortado por la forma como un hombre de 101 años de edad, de una trayectoria intachable como filósofo de grandes y apasionantes temas de estos tiempos, quien nos llevó a ver la transdisciplinariedad como una urgencia, y la complejidad como lo habitual, hoy a esa edad hable de la poesía como salvación. Edgar Morin ha dicho con voz de sinceridad "No se puede vivir poéticamente todo el rato. La vida es una lucha entre la prosa y la poesía. La prosa son las cosas aburridas, las que tienes que aguantar. La poesía es ese estado de encantamiento, de comunión, de disfrute, el que te da amor por otro, la amistad colectiva, una obra de arte... cada uno de nosotros debe intentar cultivar la parte poética de la vida, porque eso es vivir, lo otro es la supervivencia". Ese "todo el rato" surge de no banalizar el contexto de sus declaraciones sobre las funestas guerras que desangran el mundo. Es una declaración para evitar la poesía cuando la prosa funciona mejor, cuando la sociedad mundial debe buscar acuerdos de paz, cuando no es el corazón sino la geopolítica la que se impone.

Sin embargo, levantarse y describir el terrible ruido de los misiles, rompiendo el cielo para luego romper humanos en trozos, puede servir para formar una opinión que basada en la belleza de las palabras sirva de encuentros entre unos y otros que guerrean. Aprovecho para recordar esa conversación amena entre Pablo Neruda y Gabriel García Márquez, cuando coincidieron en que a la prosa le falta poesía y a la poesía le falta prosa.

Somos parte de un mundo poético, con una incursión creciente de las personas que dedican tiempo a la poesía, y que ven en la poesía parte de la redención de un mundo, que a veces decimos ¡anda de cabeza! Son muchos los problemas que son motivo de profundas reflexiones y afloran en palabras sentimientos que nos permiten decir que la poesía es un compromiso con el futuro, sin descuidar el cúmulo de aportes que otros, antes que nosotros han hecho, progresivamente, dejando un legado de aciertos que nos orientan. Somos muchos los poetas y seguimos creciendo en número en el mundo; y en adicional las mujeres en sus justas luchas han tomado para si estos espacios de redención. Y ante la complejidad de la vida en el planeta, se vislumbra la geopoética como apoyo a la unión de los pueblos, cosa que la geopolítica no termina de hacer, o lo está haciendo desde la aburrida prosa de las declaraciones formales.

En tres oportunidades he tratado de aproximarme a un enfoque válido de la geopoética a estos tiempos que vivimos. No es lo mismo aproximarse a las interpretaciones de la muerte como hecho natural y parte de la vida, la que deja recuerdos para unos y otros, legados transferibles a sus amigos y familiares, que hablar de las mortíferas circunstancias de la violencia mundial, de las catástrofes ecológicas, entre otras. Todo esto, fue posiblemente la base de la geopoética como discurso de finales de los años 70 del pasado siglo, iniciado por Kenneth White, quien posiblemente determinó como referente cultural de los tiempos por venir a "la palabra", esa que sale desde los adentros del ser. Sus ideales han avanzado y hoy existe un Instituto Internacional de Geopoética, del cual fue fundador y presidente por mucho tiempo. Luego, Regis Poulet en el 2014, identifica como parte de la geopoética las relaciones entre el yo, el otro y la humanidad entera; asigna a hombres que influenciaron el pensamiento geopoético a Alexander Von Humboldt, entre otros, que llena sus páginas de ricas descripciones para comprender la vida, en nuestra tierra americana, antes de la revolución de independencia. Agrego a su lista, que en la Nueva Granada, el hecho poético hacia la naturaleza y sus formas de apoyar la vida humana, surge con Celestino Mutis y sus discípulos. Creo haber leído al sabio Caldas con algo así como, en los territorios, bien entendidos se pueden comprender las relaciones entre los humanos que tienen interés en esos espacios. Eso, llenando de versos son parte se los contenidos de la geopoética. Pero mucho antes de la invasión europea a estas tierras, ya existían formar de decir con sublimidad los aspectos de la vida y de la naturaleza.

En que ha variado los conceptos de Kenneth White en estos días:

1/ La geopolítica está evidentemente intoxicada de intereses por territorios; de dominación y la injerencia en asuntos de otros países, con las construcciones teóricas que conducen al odio, y a la manipulación de la palabra. En tanto, sin ser un movimiento "come flor" la geopoética hace el trabajo, dejar que fluyan mensajes de amor e interpretaciones sutiles, pero a su vez complejas para entendernos mejor. Es posible que cada quien quiera hacer algo a favor del mundo desde otros espacios, como la geosofía, el geoarte, y otras invenciones de los pensadores, pero la geopoética puede contenerlos y darle un uso de unión mundial en temas difíciles de abordar desde otras ópticas.

2/ La poética avanza a pasos agigantados, ha dejado de ser un recurso de pensadores íconos, para convertirse en un movimiento social indetenible. En artículos y conversaciones precedentes, hemos dicho que pronto en el continnus tempus, cerca de mil millones de personas en este amplio mundo podrán estar en una red de la geopoética.

3/ Es posible que sean necesarios formalizar algunos acuerdos con respecto a la epistemología de la geopoética, en términos como la inclusión democrática, el valor significativo de la vida en el planeta, el rechazo a la guerra, y el valor de la libertad in extremis para sacar a flote los sentimientos de pureza que habitan en nuestro ser y que las dinámicas de control socio-políticas impiden que afloren.

4/ El único uso posible de la geopoética es la convivencia en el mundo complejo de Edgar Morin. Hay que despertar el silencio.

Otros temas serán tratados en ulterior oportunidad, en especial lo que sería un primer encuentro de geopoética, antes que termine este año 2023.

#LaPoesíaEsVida (Etiqueta de mis recientes construcciones poéticas)

mmora170@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1673 veces.



Miguel Mora Alviárez

Profesor Titular Jubilado de la UNESR, Asesor Agrícola, ex-asesor de la UBV. Durante más de 15 años estuvo encargado de la Cátedra de Geopolítica Alimentaria, en la UNESR.

 mmora170@yahoo.com

Visite el perfil de Miguel Mora Alviárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: