Vista desde el exterior

Venezuela avanza y el pueblo espera

Tengan la plena seguridad

de que con Venezuela
no acaba nadie ni nada;
a quienes viven obsesionados con eso,
les digo: "No lo lograrán".

Hugo Chávez

En esta ocasión, el tema de Venezuela vista desde el exterior se desarrolla, en una primera parte, desde la perspectiva personal del autor, con elementos obtenidos en una entrevista realizada al doctor Jonathan Palatz, especialista en relaciones internacionales, quien actualmente se encuentra en República Dominicana.

Luego se muestran diferentes visiones recogidas en República Dominicana, Chile, Costa Rica y Argentina. Se advierte que se trata solo de opiniones, sin pretender que en ellas se exprese una verdad absoluta, pues sería una falacia generalizar a partir de casos particulares. Sin embargo, no deja de ser interesante que todos los participantes tienen en común que están fuera de Venezuela y son conocedores de la historia del Partido Comunista en sus respectivos países, han estudiado el materialismo histórico y dialéctico, El capital de Carlos Marx y el comunismo científico.

El propósito es, en fin, configurar una idea de cómo nos ven desde el exterior, apartando las visiones oficiales de los diferentes Estados, Gobiernos y élites de la región.

Venezuela hoy

Actualmente, Venezuela se ve mucho mejor: el crecimiento económico del año 2022 fue importante, por encima del 15 % sobre el PIB, lo que coloca al país en el primer lugar de América Latina y el Caribe.

En su Mensaje Anual ante la Asamblea Nacional, el presidente Nicolás Maduro dijo:

«... con el impacto de la diversificación de la economía, que no habíamos tenido en años, porque hemos crecido en la economía que produce alimentos. Son noticias positivas que hay que cuidar. Nosotros no nos engrandecemos, no nos vanagloriamos, no...».

La proyección económica para el año 2023 es aún más alentadora. Se estima que Venezuela podría crecer un 5 % por encima de los resultados del 2022, permitiendo el desahogo de algunos sectores económicos cercanos a la población. Se conoce que algunos sectores pudientes obtienen ganancias de la estructura del Estado, para beneficio exclusivo de sí mismos, pero en una visión macro esto también contribuye al crecimiento económico del país.

El tema de la recuperación no puede restringirse al ámbito económico, pues también es necesario reconocer los avances en la normalización política de Venezuela con los países de la región, incluyendo a Estados Unidos, los diálogos con la oposición en sus diferentes expresiones y el fin del experimento Guaidó para derrocar al Gobierno legítimo del presidente Nicolás Maduro

Esto hace que se abran caminos nuevos, incluida la posibilidad de recuperar los bienes de la República bloqueados en el exterior, lo que proporcionaría al país ventajas relativas para colocarse en peldaños superiores de bienestar.

Lamentablemente, la guerra de Ucrania/OTAN – Rusia es trágica para el mundo, y el sufrimiento de pueblos hermanos emerge del fuego activo de drones, cañones y cuantas armas se utilizan en el conflicto, pero a Venezuela le toca un papel importante en el suministro de energía a países de Europa y al mismo Estados Unidos. Esta coyuntura es ideal para exigir la eliminación de las medidas extorsivas impuestas unilateralmente y fuera del marco legal. Esas son algunos de las expectativas para Venezuela a corto plazo.

Por otra parte, la llegada de cruceros a la isla de Margarita refleja cierto dinamismo turístico, así mismo es necesario reactivar otras áreas de la economía, mantener el marco minero en desarrollo, bajo estricto control ambiental, y aumentar la siembra de rubros alimenticios en todo el país. Son retos factibles de conseguir, para evitar que un evento fortuito cualquiera haga caer el precio del petróleo y nos ponga de nuevo en una situación de emergencia.

Todos estos elementos deben considerarse a la hora de preguntarnos cómo está el país y qué le espera en este 2023.

No obstante, a pesar de los indicadores económicos positivos y algunas áreas de progreso ya mencionadas, Venezuela pasa por una situación social bastante difícil, sin duda inducida por las restricciones aplicadas a país.

Aun así, en resistencia al bloqueo y a las agresiones impuestas, en Venezuela debe haber coherencia. Molesta que gente de la administración pública frecuente los mejores restaurantes de Altamira y Las Mercedes, mientras el salario de los trabajadores en general es bajo e insuficiente; o que los hijos de funcionarios públicos visiten Miami, Los Roques y otros paraísos turísticos, donde las estadías son altamente costosas.

Si hablamos de progresismo y de vías al socialismo, no podemos hacer apología del pensamiento colonizado, reeditando esquemas de dominación utilizados por Occidente, como el caso de los superhéroes. Necesitamos ver a los congresistas en la cola de las gasolineras y a los ministros recogiendo sus cajas Clap de alimentación; queremos ver la vida diaria de los dirigentes políticos junto al pueblo, con las mismas dificultades. No queremos ver familiares de políticos en clínicas privadas ni viajando a países amigos para ser atendidos, sino en el Pérez Carreño o en el hospital de El Llanito, con el pueblo, esperando su turno. Se espera coherencia.

Solo así se demuestra que las sanciones existen y nos golpean a todos por igual. De lo contrario, las masas populares se van desorientando, pierden la esperanza, se alejan y terminan no creyendo ninguna razón argumentativa sobre las sanciones por muy bien explicada y fundamentada que este.

Visiones desde el exterior

República Dominicana

Ingeniero Jesús Matos, de nacionalidad dominicana: Si hacemos un cuadro comparativo de Venezuela, cómo está ahora en comparación con cuatro años atrás, la veo mucho mejor. Resistir todos los embates que Estados Unidos ha hecho contra Venezuela es muy difícil. El Gobierno tomó medidas adecuadas, y hago la acotación de que esto se logró con la ayuda del apoyo popular; el pueblo ha resistido y eso hay que valorarlo. Otro factor que ha favorecido a Venezuela es la correlación del mundo multipolar; ya el mundo no se rige por los caprichos estadounidenses, los países no quieren seguir ese único destino americano, sino que desean otros caminos de progreso. Desde esa perspectiva veo a Venezuela con muchas posibilidades, más de lo que se veía uno o dos años atrás. Un punto que no quiero dejar pasar es mi preocupación por las condiciones de los acuerdos con Estados Unidos para la activación de la explotación petrolera; me preocupa debido a todas las sanciones que el Norte ha impuesto a Venezuela y ahora vienen a comprar petróleo como si nunca hicieron nada; creo que se debe ser muy cauteloso en ese sentido. Esa situación no me queda clara del todo.

Ingeniero Américo Valenzuela, de nacionalidad dominicana: Durante los primeros meses de entrada en vigor de las sanciones económicas y políticas contra el Gobierno venezolano, escuché una entrevista de un intelectual europeo, quizás de acento de origen francés, explicando motivos y consecuencias de estas mencionadas sanciones, haciendo por demás un llamado a resistirlas y vencerlas. Pasado el tiempo, vemos con alegría que Venezuela ha resistido y vencido el cúmulo de obstáculos colocados en el camino. Hoy en día toda Latinoamérica abre sus puertas al comercio y al intercambio político, cultural y científico con Venezuela. Se ve un horizonte regional despejado para los venezolanos; lo vemos también en Eurasia, con 30 % del comercio, y la población mundial intercambiando abiertamente con Venezuela. Igual sucede con África y Oceanía. También vemos avances en lo interior: el «gobierno interino» ha sido derrocado y existe un Congreso multicolor y multipolar. Vemos un clima de paz, de progreso, de trabajo que con sapiencia y perseverancia se ha logrado. Hemos de esperar que la economía, los salarios y la moneda nacional ganen terreno y que la lucha continúe.

Chile

Ingeniero Luis Anzola de nacionalidad venezolana: A pesar de que existe un empuje económico, mi criterio es que Venezuela está muy mal. Ese crecimiento económico, al parecer, se encuentra en un sector que posee un nivel adquisitivo alto y los beneficios que se dan en la economía no llegan al pueblo de abajo. Soy de los que piensan que efectivamente las sanciones han afectado al país, pero existen niveles de corrupción y despilfarro muy graves que también afectan a la nación. Bajo estas condiciones, Venezuela ha dado cifras altas en ayudas a otros países, olvidándose del país a lo interno. A corto plazo veo una pequeña luz al final del túnel, pero Venezuela debe de reestructurar a fondo su Gabinete, colocar personas capaces; basta de hombres cercanos ineficientes. Si Venezuela no hace un cambio radical en su estructura de gobierno, no logrará los avances significativos que el país requiere. Además, en cuanto a las relaciones internacionales, se entiende que la geopolítica obliga a tener cerca a uno u otro Estado, es cierto, pero la diplomacia debe ser efectiva. Venezuela tiene todos los recursos para salir adelante y con una aceptada reestructuración puede lograrlo.

Costa Rica

Ingeniero Fremi Mejía de nacionalidad dominicana: En mi opinión, la situación de Venezuela se ve agravada por el bloqueo [impuesto por] Estados Unidos junto a sus aliados, la Unión Europea y Japón, que ha permanecido por varias décadas. No obstante, considero que ha existido una desarticulación del neoliberalismo y la competencia del mercado. Ya hoy día no se trata de EE. UU. Solamente; el mundo es multipolar, ahora tenemos a China, los BRICS y otros países dispuestos a no conformar un solo polo.

Me parece que el Gobierno de Venezuela, más allá del bloqueo, no ha sido capaz de manejar una política con una estrategia firme a nivel interno, con sostenibilidad de precios para proteger a la población en general.

Por otro parte, la oposición venezolana no ha tenido una participación en favor de su pueblo, sino que más bien ha predominado el interés personal de sus representantes, como es el caso de Guaidó y sus correligionarios.

En este 2023 veo a Venezuela con dudas en su éxito, a pesar de su mayor crecimiento económico en el 2022 y la proyección para el 2023, debido a la complejidad del juego geopolítico, la apertura con Estados Unidos y la guerra entre Ucrania/OTAN – Rusia entre otros.

Argentina

Lic. en física Rafael De Guglielmo, de nacionalidad venezolana: Venezuela está en un proceso de hiperinflación y una devaluación que ni con diez salarios mínimos se puede vivir.

Para el 2023 no creo que las condiciones mejoren mucho. El Gobierno va a meter mucho dinero en la calle, por las elecciones. Además, tenemos una oposición que no genera credibilidad, lo cual fomenta la desesperanza. Si no se presenta una oposición que conforme un programa viable y genere un mínimo de confianza, las cosas no mejorarán en Venezuela. Tampoco creo en el diálogo con la oposición, ni en los acuerdos que de allí salgan.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2873 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter