Auditórium

El problema de la emigración en Venezuela

"Las migraciones son como el agua, si bien no se las puede detener, es necesario encauzarlas". Fin de la cita. Domenech.

Moraleja: ¿Sabes qué es un trabajo digno?

Un trabajo digno es aquel que origina un salario honesto, protege los derechos, garantiza igualdad de género o asegura protección laboral, es decir, permite vivir a la persona, y a su familia en condiciones decentes, cubriendo sus necesidades básicas como alimentación o sanidad. ¿Conocías la definición? Fin de la moraleja.

El noble pueblo venezolano, nacido en el país mas rico en recursos de América Latina, los que no se han ido están soportando con resiliencia, todas las calamidades del maloliente clima político, y el fracaso de un modelo totalitario similar al "Socialismo Real de la extinta URSS en el siglo XX", el cual nos está llevando a un declive miserable en la calidad de vida de la población, tirando al abismo el legado de sus grandes próceres como Francisco de Miranda, Simón Bolívar, Antonio José de Sucre, José Antonio Anzoátegui, Andrés Bello, Simón Rodríguez, entre otros, quienes salieron de su país Venezuela en el siglo XIX para luchar, y liberar otras naciones de este continente, a cuyas naciones muchos venezolanos, en pleno Siglo XXI, se han visto obligados a emigrar por la catástrofe socio económica, que actualmente se vive en Venezuela, una diáspora hacia diversas latitudes del Mundo en donde lamentablemente, muchos venezolanos no han sido recibidos de la misma manera y con el mismo afecto como Venezuela abrió sus puertas, a todos aquellos inmigrantes que desde distintas regiones necesitaron, en algún momento en pleno siglo XX, de su hospitalidad.

La terrible situación venezolana, es vista desde importantes perspectivas sociales, por lo que está sucediendo en la selva del Darién: Por una parte, la emigración masiva de un alto porcentaje de su población de trabajadores calificados, y profesionales de alto nivel académico, junto con el impacto que este fenómeno social está causando dentro, y fuera de Venezuela.

Ya Venezuela no es aquella nación próspera que servía de albergo seguro a propios y extraños. Desde que se instaló este mal llamado "Socialismo totalitario del siglo XXI" progresivamente el país ha dejado de ser "Tierra de Gracia" para convertirse en lo contrario, y obligar a importantes contingentes de venezolanos a emigrar, en la búsqueda de una calidad de vida que en la práctica, en su país natal se les ha negado.

En los últimos cinco años hemos visto impávidos la destrucción del aparato productivo nacional, iniciada con la razia de la llamada: "gente del petróleo" en el 2002-2003, que ha costado con el paso de los años el cáncer en estado terminal de PDVSA, y sus empresas filiales. En lo referente al sector privado, vimos con estupor, al peor estilo cubano, la errática política de expropiaciones de empresas productivas exitosas, las cuales hoy lucen disminuidas o destruidas en su totalidad, lo que ha aumentando significativamente las cifras de desempleo; en el sector agropecuario, las expropiaciones de fincas productivas dejaron más de 3 millones de hectáreas abandonadas, dejando en la ruina a miles de productores agropecuarios.

La imposición rodilla en tierra del pensamiento único a través del mal llamado: "estalinismo del siglo XXI" se ha visto reflejado en los innumerables fracasos de las políticas públicas revolucionarias. Finalizando este año 2022, vemos como terminan de destruir a Venezuela, las criminales devaluaciones monetarias, cuyo genocidio socioeconómico, y sus consecuencias están a la vista: Hiperinflación, dolarización de la economía, coexistiendo con salarios miserables en bolívares, nuestra moneda varias veces pisoteada, y devaluada, teniendo como perversa consecuencia el aumento de los niveles de pobreza extrema, el colapso del sistema de salud, la destrucción, y baja calidad del sistema educativo, y en fin, los desequilibrios generalizados que han forzado la emigración del suelo patrio de grandes contingentes de venezolanos, hoy mayormente sustituidos por la plaga de campesinos analfabetas árabes y chinos (y que dicen como recogedores de cosecha en sus países de origen: "que conuco, hasta su nombre es maluco"), que vienen a explotar con negocios indignos de panaderías, farmacias, cuchitriles de ventas de ropas, abastos, que asolan a la juventud trabajadora venezolano con trabajos indignos que rayan en la esclavitud, y la explotación . En Venezuela Ha surgido un discurso político delictivo-alacrán, que ha venido afectando, a todos los sectores, y servicios del país y, por ser el mas medular como el de la educación, considerado, uno de los servicios del cual depende el destino, y desarrollo de toda la generación que viene atrás, donde se hace urgente hacer una profunda revisión de los criterios que lamentablemente los han descontextualizado, y pervertidos.

La emigración venezolana ha ido creciendo desmesuradamente, que ya alcanza las 7.000.000 de personas, según cifras oficiales de los países receptores, explicando que dicha cifra corresponde solo a emigrantes, refugiados, y solicitantes de asilo, faltando por conocer la cifra real, de las personas que se encuentran ilegales. De esta alta cifra, la gran mayoría se ubica en Colombia, Perú, Ecuador, Chile, Brasil, Argentina. Y otros países del Caribe, así como los Estados Unidos, Europa, y otras lejanas latitudes, produciendo en ellos impactos de diversa índole, y que significan grandes desafíos para esos países receptores.

Esta diáspora venezolana por sus características únicas, ha implicado a los principales organismos internacionales: Organización de la Naciones Unidas, ONU; Organización de Estados Americanos, OEA, Organización Internacional para las Migraciones, OIM, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, gobiernos de países de América y Europa. Todos ellos han adelantado estadísticas, estudios de casos, y de países, dando recomendaciones, y un variado menú de opciones que hasta la presente fecha no han mejorado las condiciones de vida de la gran mayoría de los venezolanos, que mal viven en el exterior.

La fuga de profesionales de alto nivel, requiere con urgencia la implantación de un modelo educativo que ayude a corregir los distintos desequilibrios e impactos negativos: "Como la emigración hacia diferentes países ha traído consecuencias negativas, una serie de rupturas afectivas, socio-educativas, culturales, antropológicas, políticas, y económicas, dada la numerosa fuga de profesionales, y trabajadores altamente calificados que dejan a Venezuela con un alto índice de vulnerabilidad".

De allí la importancia de las universidades, y su entorno, donde se incorpore a la sociedad sobreviviente en sus propuestas educativas, en un intercambio de ideas provechosas que contribuyan a encauzar definitivamente al país hacia un horizonte de progreso, y de justicia social.

Tendientes a corregir en gran parte los desequilibrios planteados, proponiendo modelos que se complementen, como principales instrumentos de desarrollo, y que actualmente requieren de su urgente aplicación para la reconstrucción de Venezuela, hoy un país altamente complejo y en franco deterioro.

La crisis económica que actualmente se vive en Venezuela, puede ser catalogada, sin lugar a duda, como una de las más severas de la historia económica reciente, con una merma significativa del salario real. Dicha crisis ha incrementado los niveles de pobreza. y ha afectado aproximadamente a un 90% de la población; igualmente ha causado gran deterioro de las finanzas públicas, la educación en sus distintos niveles, y modalidades, así como el desmejoramiento de la provisión de servicios de salud para la población venezolana, entre otros desequilibrios en diversos sectores del país.

Las razones señaladas, son la causa principal por la cual desde hace varios años se ha venido observando a diario con gran preocupación, un inmenso conglomerado de ciudadanos venezolanos de diferente raza, sexo, y edad que se desplazan como hormigas durante el día, y parte de la noche, llevando en maletas, o en morrales colgados a sus espaldas, todos sus recuerdos, y parte de su vida, en un éxodo para asentarse en ciudades de Colombia, y una cifra no menos importante, para continuar con rumbo incierto hacia Ecuador, Perú, Chile o hacia otros países de Sur América, Estados Unidos y Europa.

En Venezuela las circunstancias actuales, son principalmente de carácter político, social, y económico, son la causa por la cual la emigración en este año 2022, ha tomado dimensiones alarmantes, y ha aumentado la movilidad de los venezolanos hacia distintos países en búsqueda de oportunidades para mejorar su calidad de vida, y en donde se pueden distinguir las siguientes razones: voluntaria o forzada, la cual implica una temporalidad que va desde lo pendular, como el paso de fronteras en un ir, y venir diario para la compra de medicinas, y alimentos, o para acudir a consultas médicas, así como para asistir a centros educativos a recibir formación básica, media, y profesional, hasta la decisión definitiva de marcharse del país permanentemente, o por un largo periodo.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 946 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: