El Dolar BCV y Paralelo: Depredadores del Salario

La política monetaria que se implementa desde el Banco Central de Venezuela-BCV como lo confirman algunos economistas adherentes del gobierno es errada. En los últimos días para tomar como referencia uno de ellos, concretamente el Diputado y economista Tony Boza, afirmó, y citó: "(…) EN EL PAÍS NO EXISTE UN MERCADO DE COMERCIALIZACIÓN DEL DÓLAR, SINO UN MECANISMO DE INYECCIÓN DE DIVISAS ESTABLECIDO POR EL GOBIERNO Y QUE BUSCA CONTROLAR SU AUMENTO ACELERADO."

Más adelante, en esa misma opinión Boza concluyó que: a) "(…) LA RAZÓN DEL AUMENTO DEL DÓLAR ES POLÍTICA". b) (…) EL MECANISMO DE INYECTAR DIVISAS ESTÁ DESTINADO AL FRACASO."

Es importante agregar como dato que en los últimos cuatro años, periodo 2019-2022, el BCV ha intervenido el mercado cambiario 186 veces. De ellas en el periodo transcurrido, entre el 03 de enero de hasta el 30 de agosto de 2022, con el propósito de frenar la presión de ascenso, estabilizar y normalizar el incremento de la divisa estadounidense ha intervenido 35 veces e inyectado (o quemado) en la banca 3.290 millones de dólares.

Intervenciones inútiles que no han logrado estabilizar el valor del mismo. Al contrario, entre períodos cortos, como consecuencia de la manipulación del valor del dólar, la hiperinflación se recicla y el bolívar se devalúa de manera continua; se produce incertidumbre en los venezolanos, el salario se ha devaluado de manera constante y, por supuesto, se debilita aún más la credibilidad y la confianza en el gobierno nacional.

Ciertamente, la competencia política entre el dólar oficial del BCV y el dólar paralelo es un carrera que al final el perjudicado es el salario de los trabajadores en general y la gran ganadora la burguesía en sus distintos sectores, bien sea industrial, agro industrial, comerciantes, bancaria.

Si apelamos a un ejemplo, se detecta que el dólar BCV y el dólar paralelo producen el mismo efecto sobre el salario mínimo. Con los dos valores la devaluación del salario en esencia es la misma. Como ejercicio se puede revisar al azar, entre enero y agosto del año que transcurre, cinco (5) momentos de los valores de ambos dólares, el OFICIAL y el PARALELO. Para esta narrativa he seleccionado los meses de Enero, febrero, abril, julio y agosto de

2022. Ver la siguiente tabla.

Ahora bien, descifremos los efectos que ambos generan sobre la inflación y el salario:

  1. El 31 de enero el dólar paralelo cerró en 4.76 BD y el oficial del BCV se colocó en 4.55 BD su incidencia sobre el salario es depredador. En ese mes el salario mínimo era de 7 bolívares, equivalente 1.53 dólares con una inflación de según el BCV de 6.7 %.
  2. El 28 de febrero el dólar paralelo terminó en 4.61 BD y el oficial del BCV se colocó en 4.38 BD. El salario continuó siendo de 7 bolívares, lo que es igual a 1.6 dólares, con una inflación de 2.9 %.
  3. El 30 abril el dólar paralelo alcanzó 4.69 BD y el oficial del BCV se colocó en 4.50 BD. El salario mínimo se elevó a 130 BD, equivalente a 30 dólares, el cual al finalizar el mes devaluó 28.88 dólares, con una inflación del 4.4 %.
  4. El 30 julio el dólar paralelo se incrementó en 5.95 y el oficial del BCV se colocó en 5.79 y el salario bajó a 22.45 dólares, con una inflación de 7.5 %.
  5. En agosto, dos momentos vivió el valor del dólar: en el primero, el jueves 25 cuando el paralelo alcanzó 9.33 BsD. colocando el salario mínimo en 14 dólares y con esa presión el dólar oficial del BCV se montó en 7.85 dólares. En el segundo, el 30 de agosto reciente, después que el BCV inyectara 180 millones de dólares a la Banca privada y pública con el fin de estabilizar el dólar, el oficial-BCV cerró en 7.85 BD y el paralelo en 8.43 dólares. Por tanto, el salario cerró en agosto tomando en cuenta el indicador del BCV en 16.56 dólares, lo que implica una devaluación del salario mínimo de 55 % y con una inflación que está por determinar, pero que seguramente será superior a la del mes anterior. A ello se deben sumar los precios especulativos que se incrementaron y no bajaron.

Conclusiones:

a) Con una relación matemática simple se puede detectar que el hecho de la devaluación del salario nominal es el resultado de la devaluación sostenida del Bolívar digital y la inflación, que origina un incremento constante de cada uno de los tipos de dólares que comentamos.

b) En agosto, con el dólar paralelo el salario mínimo se colocó en 14 dólares y con el dólar de BCV se ubicó en 16.50. Así mismo, con la inflación se refleja la misma situación, Mientras el dólar se incrementa, el salario mínimo decrece y la inflación intermensual acumulada aumenta. En enero la inflación arrancó con un índice de 6.7 % y en julio la acumulada intermensual se elevó a 48.8 %.

c) De la misma manera, el bolívar sufrió una merma constante, en los primeros seis meses con respecto al dólar, se devaluó 17% y en agosto, en un momento, llegó al 21%. Ahora nos toca esperar los cálculos del índice de inflación del mes de agosto, que seguramente sumará y superará a la acumulada en julio. CM.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1277 veces.



Carlos Mezones


Visite el perfil de Carlos Mezones para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Economía