Francisco de Miranda en Rusia. Su relación con Catalina II

1

Francisco de Miranda en su infatigable lucha por la independencia americana llevó una vida agitadísima, colmada de aventuras, de viajes constantes e intempestivos a los mas recónditos y exóticos parajes del mundo de su época; con grandes triunfos y estrepitosas derrotas diplomáticas y militares; intrigas políticas; nocturnos y voluptuosos festines palaciegos, departiendo con insignificantes personas y prohombres de negocios.

2

Sus victorias amorosas junto a su actividad siempre galante ante las mas disímiles mujeres, meretrices, doncellas o cortesanas configuran el donjuanesco capitulo que complementa y adorna su patriótica, pintoresca y novelesca biografía con una trama de suspenso mayor al de una telenovela.

3

Los propósitos y la lógica del itinerario de Miranda lo llevaron hasta las frías estepas del flamante imperio ruso, donde la existencia de una arraigada y encopetada nobleza con sus exigentes tratamientos lo obligo autotitularse el Conde de Miranda para igualar la etiqueta.

4

Rusia fue el primer país que apoyo las actividades de Miranda para la emancipación de las colonias españolas. Sin embargo, la visita de Miranda a ese país se asocia más a unas supuestas relaciones amorosas con Catalina II y que muchos comentamos con esa picardía machista del venezolano.

5

Catalina II, una alemana que por esas casualidades del destino llego a ser zarina de todas "Las Rusias," hizo de Miranda su grato huésped, rindiéndole los máximos honores, no vacilando en recibirlo, muchas veces, en sus íntimos aposentos.

6

Estos hechos y la fama de Catalina como mujer insaciable, ninfómana y entregada a las más perversas practicas sexuales han contribuido a tejer la historia sobre un estrecho romance entre nuestro héroe y la zarina rusa.

7

Pero el historiador ruso Moisei Alperovich ha publicado una obra titulada "Francisco de Miranda y Rusia", en la que trata de demostrar que tal idilio no existió. Alperovich para corroborar su tesis realizó un gran trabajo de investigación. Reviso todos los archivos de Miranda, levantó documentos en Moscú, San Petersburgo, Viena y otras capitales europeas para concluir que "las innumerables aventuras amorosas de Miranda, realmente, se reflejaron de modo muy completo en las paginas de sus diarios, en extremo pormenorizado, con detalles picantes, describiendo, vínculos incidentales con sirvientas, rameras y demás nobles de familias distinguidas. El examen minuciosos del diario de Miranda demuestra que no existe indicación o insinuación sobre un romance con Catalina, por lo tanto, la creencia en el mismo no tiene fundamento profundo".

7

Alperovich tiene razón, pero ese rumor repetido tantas veces casi se ha convertido en una verdad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2464 veces.



Edgardo Malaspina

Médico. PhD en Medicina. Docente universitario y poeta.

 edgardomalaspina@gmail.com

Visite el perfil de Edgardo Malaspina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: