El país del millón

Denominé este artículo de esta forma porque para la fecha de redacción de este, EEUU, la primera economía del mundo (según algunos medios), el país con la mayor deuda interna y externa del planeta, el país más hegemónico, después de 2 años de rigores, incertidumbres, y malas decisiones respecto de la prevención y atención hacia la pandemia de COVID 19, llega al millón de muertes por este mal que afecta la humanidad, llegando a una tasa de 2990 muertes/millón de habitantes, para un total de 999792 muertes y una tasa de 243695 infectados/millón de habitantes para un total de 81,47 millones de infectados, es el país con más afectación tanto en morbilidad como en mortalidad, según paginas especializadas en datos demográficos mundiales, aun y cuando este país tiene a la fecha 6345026 pacientes recuperados, y 17051687 casos activos, este último dato en mi opinión sigue siendo alto para un país que tiene una alta tasa de vacunación (559 millones de dosis aplicadas y 217 millones de personas totalmente vacunadas) y se efectuó un total de casi 1000 millones de pruebas diagnósticas (974440926 de pruebas realizadas).

Lo cierto es que, el gobierno de un país de "primer mundo" con estos números deja mucho que desear respecto de las atenciones para con sus pobladores, sobre todo si este país se autoproclama como policía del mundo, sobre todo si mientras descuida y tapa con una nube de humo sus malas decisiones en cuanto a políticas domésticas, invierte millones de dólares en armas para dotar a aliados de interés (destina para armas y defensa cerca de 8% del PIB, oficialmente), como es el caso de Ucrania, mientras pide paz y el cese de agresiones a Rusia, atizando la tensa situación ya existente en esa región eslava, pero lo que más me inquieta como biólogo, son los aparentes hallazgos de las tropas rusas en territorio ucraniano, de laboratorios de guerra biológica financiados por el Instituto de Enfermedades Infecciosas Del Ejército de Estados Unidos (USAMRIID por sus siglas en inglés), con estudios no solo microbiológicos, para la guerra, lo cual ya de por si es abominable, sino que peor es, el uso de estudios biogeográficos para usar las rutas migratorias y las propias especies de aves migratorias o murciélagos como vectores de los patógenos creados en esos laboratorios, y el hecho de haber encontrado esta evidencia nos indica de la oscuras intenciones de EEUU no solo para con la Federación Rusa, sino con el gobierno de Ucrania.

Partiendo de estas inquietudes, nos restan muchas preguntas, por ejemplo ¿cuál es el origen real de la pandemia que nos afecta actualmente? Los que hemos trabajado con epidemiologia y ecología de poblaciones animales, sabemos que una pandemia de un virus emergente más aún de un virus supuestamente vectorizado por un murciélago que solo vive en una región proporcionalmente pequeña y geográficamente restringida del mundo y que de paso generó el contagio en un mercado de carne, o incluso de comportamiento endémico (el virus) cuyos organismos huésped son terrestres (es decir como movilidad restringida) y más endémicos aun, con poblaciones importantemente reducidas como los pangolines (yo apuesto o que sea a que la mayoría de los lectores ni ha oído nunca ni ha visto nunca un pangolín, que de paso están entre los mamíferos más raros menos abundantes y en mayor peligro de extinción del planeta), no genera un estallido tan masivo sin que se detecte a tiempo, peor aún, cuando se detectó y se registraron las primeras incidencias hubo suficiente tiempo para evitar su dispersión, ¿por qué el virus se extendió tan rápidamente cruzando barreras geográficas y pasando cercos epidemiológicos? ¿Fue suficiente la transmisión por la vía de los pasajeros en las rutas de tráfico aéreo? Varias informaciones importantes pasaron "por debajo de la mesa" y probablemente es información crítica para fines de la pandemia, por ejemplo el primer caso registrado en EEUU fue un nativo americano del condado Snohomish, cabría preguntarse, ¿Cómo, en el nombre de Zeus, puede llegar un patógeno asiático región-específico a una reserva indígena norteamericana? Estas preguntas quedan sin explicación convincente o evidente.

La segunda y más importante información es que, en octubre de 2019 (LÉASE BIEN, OCTUBRE DE 2019) se celebró en WUHAN los juegos mundiales militares, en este torneo hubo miles de militares atletas de todo el mundo, incluyendo 280 militares de los EEUU, a pocos kilómetros del instituto de Virología de Wuhan. De hecho, Maatje Benassi, una reservista del Ejército de EEUU que participó en los Juegos con el Equipo de Ciclismo de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, ha sido sindicada, y es sospechosa de haber llevado el virus a Wuhan, directamente desde Fort Detrick sede del USAMRIID no como paciente 0 , sino más bien como "recipiente".

Para cerrar este artículo cabe destacar, y volviendo a la crisis de Rusia/Ucrania, y el riesgo de iniciar una guerra biológica, pero llevada a una escala más malvada, es decir manipulando o aprovechando las rutas migratorias de las especies silvestres como sistemas de vectorización de patógenos, poco se ha hablado de un punto caliente que está cercano a esta región y que trabaja de la mano con Fort Detrick, el instituto de Microbiología Friedrich Loeffler, basado en la isla Riems, Alemania, se dice que allí están una de las mayores y más antiguas colecciones de microorganimos patógenos del mundo, principalmente zoonosis (enfermedades transmisibles de animales a humanos y viceversa) pero también incluyendo virus humanos como el temible virus de la viruela, la bacteria más letal de la historia, la Yersini pestis o bacteria de la peste negra, y el virus hemorrágico de Crimea (les suena la región de Crimea), o el virus de la encefalitis equina venezolana (ojo con esto), todos ellos mantenidos enriquecidos y mejorados (en el peor sentido posible) mediante apoyo de USAMRIID/Fort Detrick y CDC/ATLANTA.

En fin, es para reflexionar, abrir los ojos, volver al sentido común, esto va nuevamente, sobre todo, con los medios de comunicación, para que informen como es debido, éticamente, y esto nos lleva al país del millón, el país que se mete en las guerras que puede hacer desde lejos, donde deja el millón de muertes, heridos, desplazados y desaparecidos, países bloqueados, sancionados, pero que pierde un millón de ciudadanos a lo interno por destinar fondos de su PIB para gastos puertas afuera, descuidando el país puertas adentro.

gonodactylus@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 529 veces.



Juan Carlos Paz


Visite el perfil de Juan Carlos Paz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Coronavirus

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Coronavirus