La juventud trabajadora: "Presente que moviliza el Futuro"

Los países de Latinoamérica y el Caribe enfrentan el importante desafío de tomar medidas para contrarrestar el legado de desempleo, informalidad y falta de oportunidades que enfrentan los jóvenes, esto a como consecuencia de la crisis por COVID-19, según plantea el director de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Vinícius Pinheiro, en un mensaje por el Día Internacional de la Juventud 2021.

"La población joven está entre los que más padecen con mayor intensidad las consecuencias sociales y económicas de la pandemia en la región, y harán frente a los efectos de la misma en los próximos años de su vida laboral, corriendo el riesgo de pasar a constituir una generación del confinamiento", destaca Pinheiro.

Además, indica que será necesario contar con estrategias específicamente destinadas a mejorar el empleo juvenil, si queremos desactivar el impacto profundo de la pandemia, de lo contrario, las secuelas durarán más de lo previsto.

Según los datos más recientes recopilados por OIT la tasa promedio de desocupación de los jóvenes entre 15 y 24 habría llegado a 23.8% en el primer trimestre de 2021, el nivel más alto registrado desde que este promedio comenzó a ser elaborado en 2006. La falta de oportunidades de empleo juvenil puede afectar la trayectoria laboral de las personas y limitar sus posibilidades de acceder a un trabajo decente en el futuro, destaca el análisis. Pero además "son fuente de desaliento y frustración, lo cual puede desembocar en situaciones conflictivas e incluso afectar la gobernabilidad a diversos niveles".

El tema del Día Internacional de la Juventud 2021, "Transformar los sistemas alimentarios: Innovación juvenil para la salud de los seres humanos y del planeta", pone de relieve el éxito de ese esfuerzo mundial que no se logrará sin la participación significativa de los jóvenes.

El COVID-19 ha afectado a todos los segmentos de la población, y la juventud desempeña un papel fundamental en la gestión de esta pandemia y en la recuperación tras esta. En este contexto, la Organización de las Naciones Unidas detalla que hay que garantizar que los jóvenes, así como otros sectores de la comunidad y los pacientes, son tenidos en cuenta en la puesta en marcha de medidas, tanto sanitarias como no sanitarias, en la respuesta a la COVID-19.

La exclusión social juvenil como un proceso social de ruptura de un individuo o grupo en relación a sus posibilidades laborales, económicas, políticas y culturales, es decir, una ruptura del lazo con la sociedad. El objetivo consiste en analizar los procesos de exclusión laboral, exclusión del lazo social y su relación con la inclusión política y autoestima.

El Director General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) Guy Ryder catalogó el desempleo de este sector como "uno de los mayores dramas sociales de nuestros tiempos".

Cerca de 500 representantes jóvenes de las centrales sindicales afiliadas y fraternas de la Confederación Sindical de Trabajadoras y Trabajadores de las Américas (CSA), de los sindicatos globales, organizaciones aliadas y otras juventudes organizadas del continente, se reunieron por la primera en Montevideo Uruguay

El primer día del Encuentro bajo la consigna "Presente que moviliza el Futuro". La apertura de la reunión quedó a cargo de Rafael Freire, secretario general de la CSA: "Es ahora que debemos tener la participación de los jóvenes en los sindicatos y nuestras organizaciones. La Juventud es nuestra prioridad."

la Confederación Sindical de Trabajadoras y Trabajadores de las Américas, la CSA, tras la realización del Primer Encuentro de la Juventud Trabajadora. El evento desarrollado los días 26 y 27 de marzo 2021, contó con participaciones políticas cómo Dilma Rousseff y Pepe Mujica, atracciones artísticas, y un debate profundo y enriquecedor de toda la juventud trabajadora del continente.

El Encuentro fue dividido en tres bloques temáticos esenciales donde representantes de las organizaciones afiliadas y aliadas a la CSA, colectivos y sindicatos globales expresaron firmemente su voz sobre todos los desafíos que la juventud de las Américas enfrenta para mejorar la situación de la clase trabajadora.

El primer bloque, "Las contribuciones de la juventud trabajadora a la construcción de un modelo de desarrollo sustentable para las Américas", fue iniciado con la participación de Federico Enciso de la CUT Auténtica, Paraguay, quien dijo que es "fundamental que como centrales sindicales, como juventud trabajadora organizada, nos involucremos y articulemos con otros sectores para incidir en cuanto a las políticas ambientales, de desarrollo sustentable y que generen empleos decentes al mismo tiempo".

Cristiana Paiva, representante de la Secretaría de Juventud de la CUT Brasil, adicionó: "ya nos veníamos preparando para diversos desafíos relacionados al mundo del trabajo como los afines a la tecnología, a los nuevos puestos de trabajo y a algunas profesiones que veníamos previendo que iban a ser extintas pero lamentablemente nuestro país eligió un gobierno que nos colocó en un escenario aún más negativo" y por eso resaltó que "la organización, la formación, la lucha y el fortalecimiento de nuestros sindicatos y de nuestra central así como de la CSA, serán esenciales para enfrentar este escenario tan difícil".

La compañera de CTC Colombia, Natalia Niño, acrecentó: "la globalización actual no responde a criterios de equidad, de igualdad, ni a corto ni a largo plazo, sino que sigue beneficiando a las oligarquías y oprimiendo a la clase trabajadora y retrocediendo en principios esenciales como el de empleo digno que afecta aún más a la juventud. Debemos desde ya articular todos estos aspectos para fortalecer derechos que han sido conquistados y siguen siendo premisas fundamentales en todas las sociedades como lo son la libertad sindical, el derecho a la asociación y a la negociación colectiva. Esos serán los ejes esenciales si queremos lograr un desarrollo sustentable".

Emily Norgang de CLC Canadá resaltó la responsabilidad que ha tenido el modelo neoliberal en la precarización laboral de muchas generaciones trabajadoras, principalmente en grupos más vulnerables como las mujeres, los migrantes y los afrodescendientes. En este sentido, resaltó el trabajo de movimientos juveniles para ayudar a paliar estas dificultades en el país y el compromiso de los mismos con la creación de empleos amigables con el medio ambiente.

Dentro de las organizaciones aliadas a la CSA, Geici Maiara de la ISP Brasil, destacó que la pandemia ha demostrado una vez más la necesidad de servicios públicos gratuitos ya que son éstos los que están en la línea de frente y son los que más que más pueden ayudar en contextos tan difíciles como el que vive su país, haciendo alusión a la vacuna que está gestionando el Instituto Butantan.

El segundo bloque, también realizado el viernes 26, se tituló "La defensa de la democracia, promoción de la igualdad e inclusión para garantizar derechos y representación de la diversidad de la clase trabajadora". Jonathan Rodrigues de la AFL-CIO expuso la gran victoria de las elecciones nacionales pero también los desafíos urgentes de la sociedad de EE.UU. en cuanto a los ataques de supremacistas blancos y la xenofobia, algo que desde la juventud trabajadora se hace esencial combatir.

Desde la CUT Chile, Javieroska Pérez Valdivia, destacó la gran participación que tuvo la juventud en las revueltas sociales para lograr la modificación de la constitución chilena pero también la fuerte presión que han sufrido desde el gobierno: "hemos sido duramente criminalizados, asesinados y también mutilados por parte de las fuerzas de represión estatal. En Chile ya hace casi 2 años que se violan los DDHH y la CUT ha sido enfática en denunciar esta vulneración pero las organizaciones internacionales no han ayudado en presionar para cambiar esta situación". Además, mencionó la precaria legislación laboral que no permite un pleno usufructo de los derechos laborales como el de huelga y la búsqueda constante como trabajadores para buscar la reforma de la constitución herencia de la dictadura de Pinochet.

También participó la compañera de CSTP Haití, Angeline François, quien expresó: "evidentemente el cambio no se hará por sí solo, tenemos que concientizar a los jóvenes sobre la necesidad de un desarrollo alternativo, inclusivo y con participación social, para que los jóvenes puedan participar en las políticas y aumentar la solidaridad. Los jóvenes haitianos nos comprometemos en seguir en la lucha para lograr el desarrollo de las Américas".

El Foro de Jóvenes Sindicalistas – FES de República Dominicana destacó entre los desafíos del sindicalismo, a la valoración del trabajo doméstico, que ya goza de regulación en el país pero sin aplicación práctica. También resaltaron la necesidad de adaptarse a los cambios que supone la tecnología en los medios de producción y el alto índice de desempleo que se agudizó con la pandemia. Para combatir esas problemáticas, destacaron la importancia de la regionalización sindical como medio para obtener más fuerza de negociación.

El último bloque fue desarrollado el sábado 27 y se llamó "Identidad de la clase trabajadora, pensando modelos innovadores de organización sindical que se adopten a las transformaciones de la sociedad y el mundo del trabajo". El mismo fue iniciado por Darisnel Aguilar de Convergencia Sindical Panamá quien expresó: "Sabemos que hay una descolectivización muy fuerte de lo que es el mercado laboral, además de la precariedad laboral y los altos índices de informalidad pero el sindicalismo, frente a estos retos, debe dar una respuesta más sólida, más unida y solidaria". Para lograr eso, entiende que este primer encuentro de la Juventud es un gran paso en la unión de la juventud para lograr dar respuestas más efectivas frente a todos los desafíos que son de carácter continental.

Gabriel Dávila, de ASI Venezuela, destacó por otra parte las dificultades de la juventud en cuanto al desempleo y a los trabajos en condiciones de informalidad, algo que no permite que los trabajadores y las trabajadoras posean estabilidad social. También resaltó la precariedad asociada al teletrabajo en cuanto no garantiza una durabilidad laboral. Para enfrentar estas problemáticas, resaltó los proyectos que se están haciendo desde la juventud sindicalista para unificar a la clase trabajadora joven y el apoyo importante desde la CSA con campañas como "Dame esos cinco!".

Desde Argentina, Matías Zalduendo de CTA-T expresó: "la situación que vivimos actualmente ha mostrado la realidad a los trabajadores en cuanto a visibilizar las desigualdades existentes, tanto es así, que hasta ahora no tenemos liberadas las patentes de las vacunas para que realmente sea algo público. El capital sigue exprimiendo, pero eso lo que tiene que hacer, es ponernos en un compromiso histórico para poder vislumbrar un horizonte donde realmente, esta tierra y este mundo, sea de quienes realmente la trabajan".

Las participaciones del tercer bloque se cerraron con 2 representantes de Brasil. Priscila Passos, de la CUT, expresó las dificultades que tienen los sindicatos hoy en día para acercarse a los trabajadores luego de las reformas laborales y de la pandemia, algo que implica sólo mantener el diálogo con aquellos que ya tenían el contacto. Para ello, destacó la importancia del acercamiento a través de los medios virtuales para poder acercar a esos jóvenes a la organización sindical. Por su parte, Galo de Entregadores Antifascistas, concluyó: "necesitamos despertarnos para todas las cosas que están sucediendo, estamos anestesiados y ni siquiera nos imaginamos. Creo firmemente en la conciencia, en la lucha y que la fuerza de trabajo está hecha para cambiar al mundo".

Luego de todo el debate generado en estos 2 días, Gustavo Padua, Secretario del Comité de la Juventud de la CSA, realizó una síntesis de todo lo expuesto en el Encuentro como un marco esencial para todas las políticas del sindicalismo juvenil de las Américas para modificar la situación de la clase trabajadora de la región.

En Venezuela el Plan Chamba Juvenil, ha brindado las condiciones mínimas para permitir su auditoría desde la ciudadanía "Programa de incorporación al trabajo para los jóvenes"."La Gran Misión Chamba Juvenil inicia una nueva etapa y con estos 7 vértices debe impulsarse todo lo que haya que hacer por la generación de oportunidades de estudio y trabajo para la juventud venezolana. A partir de este 5 de mayo inicia la apertura y actualización de datos de la Gran Misión Chamba Juvenil" expresó el Jefe de Estado durante una jornada como parte del relanzamiento de la Gran Misión Gran Chamba Juvenil.

Estos son los 7 vértices activados de la Gran Misión Chamba Juvenil

1.- Apertura del registro y actualización de datos: El cual se hará a través del Sistema Patria por lo que esta tarea debe ser casa por casa; el Movimiento Somos Venezuela, la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (JPSUV), la juventud del Polo Patriótico y todos los Órganos deben ponerse en esta tarea.

2.- En lo organizativo: Arrancar el 1 de junio donde las 24.000 brigadas de la Gran Misión Chamba Juvenil se desplegarán en el territorio nacional para captar e incorporar jóvenes y generar emprendimientos.

3.- En lo formativo: Con la meta de incorporación de 250.000 nuevos jóvenes a todos los programas del Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces).

4.- Inserción laboral: Jóvenes universitarios, profesionales con una meta de 200 mil nuevos inscritos.

5.- En lo Productivo: Inserción de jóvenes emprendedores y productores a las tareas de lo productivo con la incorporación de 300 mil nuevos jóvenes apoyados con financiamiento.

6.- En lo Social: Ejecución de Plan de vivienda para jóvenes.

7.- Debate Nacional: Sobre la consulta, la redacción colectiva y la aprobación de la Ley Orgánica de la Gran Misión Chamba Juvenil como derecho.

Asegurar, que todos los integrantes del Estado Mayor de la Gran Misión Chamba Juvenil deben impulsar "desde sus Ministerios, sus organismos, sus trincheras todo lo que haya que hacer por la generación de oportunidades de estudio y trabajo para la juventud venezolana".

En Venezuela junto a la guerra económica, el contexto hiperinflacionario de incentivos laborales a la par del sacrificio de otros, por lo que es común observar salarios calculados o pagados en dólares, pero una creciente ausencia de los beneficios provistos por la Ley Orgánica del Trabajo, como el cálculo de pasivos laborales (vacaciones, prestaciones y utilidades) o las cotizaciones ante el Seguro Social, y la inexistencia total de beneficios privados que eran parte de las ofertas laborales competitivas hasta hace unos seis años, como el contrato colectivo o las pólizas de HCM.

No obstante, la desaparición de tales beneficios o derechos laborales responde a la necesidad de incrementar el poder adquisitivo del trabajador en un contexto signado por la hiperinflación y la estandarización de precios de bienes y servicios a referentes internacionales.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 674 veces.



Antonio J. Rodríguez L.


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: