Cuento o razón

Tratando de romper el cristal de la nostalgia

El periodista Juancho Marcano, se sentó frente al fantasma blanco de la pantalla del computador para escribir y, antes de hacerlo, tiró la vista por la ventana hacia los cerros aledaños y vio que ya estos estaban cobijados con la sábana de la noche, igualmente el cielo pintó su lienzo celeste con colores oscuros. Mientras tanto unas lloviznas empezaron a arreciar que hicieron que el reportero dijera: "Estas lluvias de agosto, son extrañas en esta Tacarigua de Margarita, pues este mes de vacaciones, siempre ha sido por estos lares de mucho sol y de un calor que parece un bisturí que abre la piel y ahí brota el sudor".

El periodista entonces se dedicó a ver la pantalla del computador y meter la mente en el saco de la inspiración y de ahí sacar el tema. "Esto nos pasa de una u otra forma a todos los que escribimos. Pero la hoja en blanco y ahora la pantalla da el tema", dijo el periodista.

Como el chubasco se hacía más fuerte, el periodista le siguió pareciendo anormal tanta lluvia en agosto, pues este mes para él fue siempre soleado, pero muy especial, porque cuando niño eran tiempos de vacaciones para salir a montar voladores y jugar pelotas. Cuando joven y estudiaba en la Universidad, era el receso docente y eso le permitía venir a su tierra a reencontrarse con sus familiares, amigos y compañeros y compartir momentos inolvidables. Y cuando ya fue profesional, ese era el mes que tomaba vacaciones para salir con su familia a pasear o quedarse en el propio pueblo y salir a visitar diferentes sitios de la isla. "A ese mes hay que rendirle un homenaje, pues nos brindó muchas emociones", dijo el periodista y agregó: "A veces quiero romper ese cristal de la nostalgia, por donde veo aquellos momentos felices y ver por el vidrio quebradizo de un futuro que no sé si puede existir, y no puedo porque por más que uno sea optimista, la nostalgia lo arropa con su cobija de alegría y buenos recuerdos".

La lluvia seguía y los gatos Rocky y Rockyta, se montaron por el balcón y empezaron a maullar y el periodista entendió que tenían hambre, se paró del computador, los complació, y luego se sentó frente a dicho aparato, y se dispuso a escribir un artículo que le habían solicitado para una revista.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 415 veces.



Emigdio Malaver

Margariteño. Economista y Comunicación Social. Ha colaborado con diferentes publicaciones venezolanas.

 emalaverg@gmail.com      @Malavermillo

Visite el perfil de Emigdio Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: