Carta póstuma a Hugo Chávez: ¡Ahora hay más ricos!

"Ser rico es malo, es inhumano. Así lo digo, y condeno a los ricos" Hugo Chávez dixit año 2005.

¿Qué es una carta póstuma? Una carta póstuma es esencialmente una comunicación personal entre tú, y la persona que ha fallecido. Es la oportunidad de decirle a la persona por escrito aquellas cosas que no le dijiste de palabra. Fin de la cita.

El nacimiento de una nueva clase pudiente en Venezuela (un 3%) volcada hacia las compras de lujo, mientras el mayoritario pueblo venezolano vive en la pobreza extrema. Algunos optaron por huir de esta tragedia, donde se calcula la diáspora en unos 6.5 millones de personas.

La nueva burguesía 2013-2021, compran productos de lujo a la moda, y de alta gama.

"Ser rico es malo" fue una de las célebres frases del fallecido presidente Hugo Chávez. Sin embargo, el modelo socioeconómico implementado hoy en Venezuela, es lo contrario, de esos valores del "socialismo del siglo XXI" que predicaba Chávez en sus discursos, y eso se evidencia en las horribles desigualdades, y corrupciones que se han acentuado en estos últimos 4 años.

Presidente Hugo Chávez, donde usted descanse eternamente, le hago saber, en este mensaje póstumo, que hoy el 97 % de los hogares venezolanos son más pobres, y más del 70% de esos hogares, están en la pobreza extrema. Estas cifras obtenidas de organismos serios que le hacen seguimiento a este caos económico, y político venezolano, reflejan lo grave, y complejo de esta crisis humanitaria que vive el país. La otrora rica nación petrolera mendigando alimentos, y medicinas de los organismos internacionales, que ha hecho que millones de venezolanos emigren del país.

Presidente Chávez, lo paradójico de esta crisis, y de la pobreza, es que ha emergido un comercio de los llamados bodegones-markets, donde se venden costosos productos de lujo que solo una minoría de nuevos ricos puede comprar.

Donde los llamados enchufados, militares de las zodis, y redis, junto a empresarios corruptos lavadores de dólares, han sabido aprovechar esta gigantesca lavadora para enriquecerse sin limites, e incluso multiplicar sus negocios.

También "surgieron nuevos empresarios-politiqueros como los llamados *alacranes* que se han visto favorecidos por sus nexos y relaciones con las cúpulas de poder, y han tenido acceso a contratos, concesiones de minas, radio, y televisión, con oportunidades poco transparentes, y éticas, y al margen de la legalidad", donde estos nuevos ‘empresarios’ "han visto crecer su riqueza de manera exponencial, demostrando apoyo de forma abierta de la actual nomenklatura en el poder".

Presidente Chávez, hoy el dólar manda en Venezuela, sepultando definitivamente al bolívar-

La desigualdad económica se evidencia hoy en un estado alarmante, con la llegada de la pandemia del covid-19.

Las desigualdades económicas se han hecho más evidentes, incluso en medio de esta horrible pandemia, donde los viejitos se mueren de mengua, por no haberlos vacunado.

A medida que aumenta la crisis humanitaria presidente Chávez, surgen más bodegones, donde se venden productos importados y de lujo. También se ven las aperturas de tiendas de ropa de marca, zapaterías, mueblerías, y negocios de artículos de lujo para el hogar.

Muchos de estos bodegones-markets de lujo son producto del lavado de dinero que surge del narcotráfico, y de otros negocios ilícitos, o de la corrupción, de los cuales existen muchas denuncias, y evidencias. Hoy en la Venezuela del 2021, existe un pequeño porcentaje de la población que es muy rica, mientras que la gran mayoría a duras penas le alcanza el mísero ingreso para cubrir lo básico.

Ya son cientos los venezolanos sancionados por EE. UU, y la Unión Europea, y a muchos se les han revocado sus visas en los EE. UU. Estos individuos sancionados por gastar el dinero mal habido, fuera de Venezuela ha sido un catalizador importante para impulsar el consumo interno de bienes, y servicios en el país.

Esta nueva burguesía venezolana no procura la austeridad, hace gala visible de las riquezas mal habidas, como el alacrán candidato aspirante a la gobernación de Anzoátegui.

Existe una fineza de restaurantes, en las Mercedes de Caracas, y Lecherías en Anzoátegui, cuyos estacionamientos parecen concesionarios de Beverly Hills, con súper carros deportivos, y camionetas de alta gama, blindadas, y custodiadas con escoltas uniformados. Son los símbolos visibles más perversos de la riqueza mal habida y la ostentación sin pudor. Mientras migrantes venezolanos de los barrios caraqueños huyen de la pobreza extrema, a pie hacia Colombia.

Los gustos por el glamur, de los otroras patas en el suelo en el poder, Chávez dixit, han cambiado en los últimos años, y se han consolidado, como una nueva clase social, y política que ha desplazado apellidos de empresas de tradición, y abolengo, excepcionales, como los Mendoza, del grupo Polar, y los Vollmer, Banco Mercantil, Ron Santa Teresa etc.

Las tiendas de marca están en auge, "el dólar USA, es el que manda", y la escasez de prendas de vestir, solo afecta a quien no tenga acceso a las divisas. El covid-19 no ha sido limitante. Para saciar, los antojos por el buen vestir, en las tiendas que venden marcas como Casablanca, Carolina Herrera, así como las joyerías que venden joyas, y relojes costosísimos.

El consumo de productos de lujo en medio de esta crisis humanitaria, que afecta a la mayoría de los venezolanos, donde existen los nuevos ricos como el alacrán de marras que hace tres años se iba de cola de Anzoátegui para Caracas para asistir a las sesiones como diputado, de la extinta Asamblea Nacional 2015-2020, quien hoy es el principal beneficiario de esta tragedia, y muy provechoso por su brusco cambio de status.

A pesar de que el confinamiento cavernícola ha influido duramente en la economía, desde el año 2020, y sigue influyendo en este 2021, ya que la actividad de los restaurantes, y locales nocturnos están idos a tierra, con la aparición de negocios, de bienes, y servicios de alta gama, que eran inexistentes, y hoy contrastan con la actual crisis socio económica del país, han dado un nuevo respiro a esta industria de la legitimación de capitales.

Las sanciones, y las restricciones a los sancionados de salir del país, a gastar lo mal habido, han logrado un resurgimiento del turismo interno, el interés ha sido tal que en Los Roques, y en el parque nacional como el Ávila, se han construido, y siguen construyendo casas, y chalets de lujo, contraviniendo las leyes, y arriesgando el ecosistema, según las denuncias de varios portales digitales. El consumo de costosos productos de calidad en Venezuela es muy evidente hoy. Por ello, algunos teóricos señalan que el "socialismo del siglo XXI"; carece de lo social, y que, paradójicamente, la boliburguesía más afortunada se ha convertido en la mas rancia oligarquía que ostentan poder, y dinero, con las riquezas mal habidas que han logrado birlar al estado venezolano, en medio de la peor crisis humanitaria sin precedentes en su historia republicana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1154 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: