La Izquierda escurridiza que retoza con la Derecha

siemprelibertario@gmail.com

"De dos peligros debe cuidarse el hombre nuevo:

de la derecha cuando es diestra,

de la izquierda cuando es siniestra."

Mario Benedetti

En enero del 2021, el presidente Nicolás Maduro en varias ocasiones de nuevo atacó a un sector de las izquierdas venezolana que disiente de su política "obrerista". Y afirmó, que de nuevo la ataca porque no es la primera vez que el presidente Maduro arremete contra las izquierdas que asumen un papel crítico y no se comen el cuento que la crisis generalizada que vive la nación, es solo y exclusivamente producto de las sanciones, el bloqueo y el asedio imperial. Es innegable que las sanciones, el bloqueo, el asedio, sumado a la política entreguista y pityanki de un sector de la otra derecha venezolana impacta sobre la crisis. Tampoco es mentira que la ineficacia y la corrupción que cada día es más evidente, es un factor de primera línea que golpea a la sociedad venezolana y ayuda a profundizar la crisis. El presidente "obrerista" señala a ciertas izquierdas de floja y trasnochada. Los señalamientos del presidente no deben sorprender a los militantes de las izquierdas, entre otras cosas, porque la izquierda que asume el pensamiento crítico históricamente ha sido señalada con epítetos para intentar callarla, para descalificarla, estigmatizarla. Desde antes de que la democracia adecopeyana se instalara, las izquierdas siempre han sido atacadas, hostigadas y perseguidas. En la historia reciente de la patria ha sido Rómulo Betancourt y su combo quienes con mayor ahínco atacó a las izquierdas, por eso el discurso presidencial recuerda al betancurismo y a cierta izquierda que de una u otra manera asumió el discurso adeco cuando se referían a las otras izquierdas como "ultrosos, sarampionosos, loquitos que se reúnen en un volkswagen y les sobra puesto", etc., etc…

La izquierda que reivindica el presidente Maduro es sin duda aquella que no ha tenido prurito para, en nombre de las aspiraciones colectivas, negociar en función de sus intereses individuales y grupales. Es la izquierda que entre otras cosas a "la calladita" cogobernó en el segundo gobierno de Rafael Caldera, administró el fondo de transporte urbano (Fontur), el seguro estudiantil universitario (Fame), aniquiló el pasaje estudiantil: recuerdan las coooooolas que se hacían para comprar el ticket para el pasaje estudiantil en las oficinas de Fontur y donde no existía dicha oficina, sencillamente el pasaje estudiantil estaba liquidado.  Ah... por cierto, en la mayoría de los pueblos y ciudades esa oficina brillaba por su ausencia, entre otras cosas. Es "la nueva izquierda" que ayer nomas negaba el socialismo, esa que repartía leche en el gobierno de Caldera II a través del programa alimentario materno infantil (PAMI) y recibía prebendas del Consejo Nacional de Cultura (Conac). Y no me refiero a los militantes del Mas o el Mep y menos a los del Pcv que votaron por Rafael Caldera. Me refiero a la izquierda escurridiza. La que retoza en la intimidad con la derecha, la que sin reservas cogobernó con el "convergente" Rafael Caldera, pregonando que "su gobierno es hijo del 4 de febrero".

La izquierda que avala acríticamente al "gobierno obrerista" bajo el argumento de no "hacerle el juego al enemigo histórico", es la que asume y reproduce los símbolos y códigos militaristas, la que ayer le cantaba a los terratenientes cuartorepublicanos y hoy le canta y aplauden a los nuevos terratenientes del socialismo bolivariano y chavista. La misma que repite como lorito real, que tan solo el 4% de la población venezolana vive en pobreza crítica, que la educación por internet marcha viento en popa, la que habla de los "emprendedores" y no de los desempleados o economía informal (buhoneros) que se ganan el día a día partiéndose el lomo y ganando trasnochos que acumulan en su mal vivir. La que calla ante la corrupción, el matraqueo, la violencia policial-militar en contra de las justas luchas del pueblo. La que guarda silencio frente a la desaparición de Alcedo "Batería" Mora y Carlos Lanz Rodríguez y el secuestro de dirigentes obreros como Rodney Álvarez. Esa "nueva izquierda" que se inventó sus líderes sindicales y campesinos, sus dirigentes estudiantiles. Líderes que temen reunirse con la clase que dicen representar y defender. Es la izquierda cuyos jefes no escatiman esfuerzos para caminar en vehículos de alta gama y promover políticas públicas que atizan el brasero del fracaso. La izquierda que levanta la tarjeta blanca ante el pago de la deuda externa. La mismita que instrumentaliza las organizaciones sociales para sus propios beneficios.

Pués sepan, si asumir con claridad y coraje los "Diez consejos para los militantes de izquierda" y "Sobre cómo derechizar a un izquierdista" que recomienda Frei Beto, para acompañar al pueblo en sus luchas, rechazar el militarismo, desenmascarar la política neoliberal que impulsa el régimen corpomilitarista, enfrentar los valores del capitalismo, confrontar a la izquierda escurridiza que retoza en brazos de la derecha, reorganizar la esperanza y construir una red de redes que permita impulsar la unidad del movimiento popular para acompañar a la mujer, al niño, al hombre que duerme mal comido: si eso significa militar en la "izquierda trasnochada", pues asumamos el desvelo con dignidad carajo!

¡¡¡Junto al Pueblo y desde la Izquierda, Luchar Hasta Vencer!!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1190 veces.



Freiman Páez García

Apure-Venezuela. Revolucionario socialista, marxista, sociólogo: solidario con los pueblos en lucha por su soberanía y la construcción del socialismo

 gabansabanero@yahoo.es      @freimanpaez

Visite el perfil de Freiman Páez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: