Auditórium

El cinismo del ‘alacrán-contralor’ no tiene límites

El cinismo, de acuerdo con el DRAE: "es la actitud de la persona que miente con descaro y defiende o practica de forma descarada, impúdica y deshonesta algo que merece general desaprobación". Fin de la cita.

Es evidente que la falta de liderazgo en la política, nos está llevando hacia la destrucción del estado venezolano, y como consecuencia hoy se evidencia la degradación de las conductas que se reflejan en la corrupción, y la incertidumbre moral que existe en la función pública.

Este alacrán desde la AN "denunció a sus ex compañeros diputados 2015", pero lo que hay es que revisar todas sus declaraciones antes, y después de la paliza que le dieron los colectivos, y lo hicieron apoyarse en muletas para poder caminar, sobre los presuntos abusos, y atropellos de los gobiernos de Hugo Chávez, y Nicolás Maduro, donde hoy como rehén de un sector de la nomenklatura revolucionaria, la peorra comisión que preside es un pálido reflejo de la inmoralidad falsaria, putrefacta y corrupta de esa fracción de 21 diputados ‘adjudicados’ por el CNE en la Asamblea Nacional 2021-2025, con estos parásitos parlamentarios; Venezuela vive la peor tragedia de su historia, el otrora país más rico de Latinoamérica; hoy la patria tiene otra forma de democracia según este alacrán; y democracia no es necesariamente tener elecciones cuestionadas, ni Carta Magna que valga, por la forma de cómo (rehén) es utilizado, para que no le saquen los trapitos al sol de su enriquecimiento ilícito .

La descripción del introito de la cita arriba descrita, no puede ser más elocuente para el ‘diputado alacrán adjudicado tramposamente’ y su alter ego, un personaje que será de triste recordación, que en forma impúdica se arrastró como rehén de la revolución para "denunciar los hechos de corrupción acontecidos en la Asamblea Nacional 2015-2020, donde el formó parte de una comisión para lavarle el rostro, y darle una carta de buena conducta al Jeque de Cabo Verde, y desde ese momento, salió de la pobreza, y ha pasado a engrosar la fila de la elite de la neo burguesía política venezolana. De esa información del portal Armando Info: ¿"el alacrán logró salir ileso o probar que era falsa, lo que significa en derecho demostrar lo que alega de su inocencia en ese hecho. Eso se denomina inversión de la carga de la prueba, cuando la ley establece ciertas presunciones, que hacen que la carga de la prueba no lo afecte a el, como acusador de sus ex compañeros diputados del 2015-2020, presentando una carta de buena conducta, para poder tener moral para acusar a los ex diputados de presuntos, y graves hechos de corrupción"?

La tragedia de las 22 personas muertas en el naufragio entre Güiria y Trinidad, y del desplome de la pasarela del Metro Cable En San Agustín Caracas, tiende a pasar a la historia sin culpables gracias al cinismo de los funcionarios involucrados, a la falta de escrúpulos, la no vergüenza, y al descaro de seguir permitiendo estos hechos enlodan a unos diputados que no hacen contraloría, y a todo el ambiente político, sin importarle ni remorderle la conciencia del crimen donde son cómplices por no hacer el control de lo que se construye, porque es más importante el dinero que con su silencio recaudan fraudulentamente, que la vida de esas personas que murieron en las tragedias arriba mencionadas por la irresponsabilidad de unos funcionarios, que son defendidos por la nomenklatura que sabiendo de la responsabilidad de muchos de ellos, difunden su inocencia.

No debemos olvidar que estos personajes opositores en la Asamblea Nacional 2021, y sus ex compañeros de la Asamblea Nacional 2015-2020 hicieron lo imposible por reemplazar a Nicolás Maduro del poder. Quien puede creer en ese sujeto cuando sale con estas nuevas perlas de presuntos actos de corrupción: ¿Esa comisión no es una cloaca? ¿Es, o no es una letrina? ¿Es o no es una comisión de sicarios? Hoy, esa institución simboliza la opresión sobre nuestro pueblo, y cuando nuestro pueblo sea libre, esa institución hay que democratizarla.

Por eso estamos en la obligación urgente de despertar e intentar restaurar el orden moral de la política, y sobre todo el de las autoridades militares, y policiales de nuestro país, que han hecho de la política, una fuente de escándalo, de inmoralidad, y de corrupción. Lo grave de este problema, es que de esta manera se viene gobernando los destinos del futuro de las nuevas generaciones de venezolanos, que no hace otra cosa, que sumergirnos en la inmoralidad, y en la extrema pobreza moral, y económica, que está destruyendo la republica; porque como se explica, cuando el pueblo que elije a una persona, y el sistema electoral posiciona fraudulentamente a otra distinta que no es de la voluntad del elector primario, porque Venezuela es un país marcado por una crisis de legitimidad de origen, y de desempeño, por la presencia, de unos códigos mafiosos que imponen, y propician acciones contrarias a la norma, y a la moral, con la presencia del comercio de bachaqueros politiqueros ilegales, y de formas hamponiles de hacer política

Por eso, creo que poniendo al descubierto el cinismo de estos falsarios políticos corruptos, estos deben tomar conciencia de la aberrante actitud que está perjudicando su vida moral, y la vida moral de todos los venezolanos. El pueblo se siente frustrado por estos actos de corrupción, cinismo, y la traición de diputados, y políticos, que no se han atrevido a reclamar la inocencia de sus actos de presunta corrupción señalados públicamente, esto es demasiado preocupante, para muchas personas de bien comprometidas con la casi extinguida democracia venezolana.

Triste es saber que las personas que tienen el deber moral de servir al país, se vienen corrompiendo, perdiendo de esta manera su razón de ser, porque su vida ya no está fundamentada en construir un país, sino que están sometidos a la mentira, y a una vida falsa e ilusoria; a esto le sumamos el cinismo reincidente, que es el arma de los incapaces, cuando lo utilizan como escudo para encubrir sus corruptelas, desfachateces, obscenidades descaradas, y procacidades de albañal. Por eso, El cinismo de los alacranes políticos, y funcionarios militares cívicos no tiene límites.

Ahora, como militante solitario, me toca denunciar que en nuestro país existe una "alteración del orden constitucional", donde el cinismo se pasó de la raya.

Desde el 2014 en adelante, y hasta el presente, se observa una explícita alteración del orden constitucional que afecta gravemente el orden democrático, y del Estado de Derecho de la Republica Bolivariana de Venezuela. Y con total descaro este ‘diputa ducho adjudicado’ asegura que esta: "situación de menoscabo del estado de derecho por sus ex-compañeros parlamentarios, debe ser investigada debido a la gravedad de los hechos de corrupción", y de la vulneración de derechos en flagrante atropello de la Constitución, y de los derechos del pueblo venezolano, y sus instrumentos normativos derivados, de nuestra Carta Magna, pero obviando él, la inversión de la carga de la prueba: Donde el cinismo de la alacranera es inescrupuloso. Por eso, creo que poniéndolo al descubierto, el alacrán con su cinismo político, debe tomar conciencia de su absurda actitud que está perjudicando su vida moral, y la vida moral de todos los venezolanos. En la ciudad de El Tigre-Anzoátegui los ciudadanos que lo votaron en el 2015 en cuyo circuito fue electo diputado, me lo manifiestan a cada rato, ya que se sienten frustrados por sus desvaríos de corrupción, cinismo, y traición política, cuando no se ha atrevido a reclamar la inocencia de sus presuntos actos de corrupción, esto es demasiado preocupante, para muchas personas de bien comprometidas con la democracia. Mi critica hacia el no es algo personal, porque no me ha hecho nada, siempre he mantenido hacia su persona respeto como amigo, esto es un reclamo político como ‘diputado ad-hoc’ (Que está hecho especialmente para un fin determinado o pensado para una situación concreta. "solución ad hoc"), a través de los medios de comunicación, y las redes sociales, como me lo dicen los habitantes de la ciudad donde resido.

Decir la verdad y sentir su desgarro. Hasta hoy he sido claro, contundente, y hasta despiadado, diciendo lo que pienso, de las estructuras creadas para adoctrinar e imponer, y de las actuaciones de los alacranes protagonistas principales de esta peligrosa aventura que nunca puede llevarnos a nada positivo.

He escrito con datos y hechos del rancio totalitarismo y sus actitudes fascistizantes, tanto en la sociedad e instituciones como en los medios de comunicación públicos que controlan con generosas subvenciones, este engendro propagandístico que nada tiene que envidiar a la TV cubana.

Ha llegado el momento en el que todo lo anterior, y más, con las connotaciones negativas que tiene para la convivencia de los venezolanos, y de todos los latinoamericanos, me produce vergüenza, pena y dolor, ya que cuando hay que hacer un gran esfuerzo, incluso sacrificio, y movilizarse y actuar ante los poderes económicos y políticos establecidos, los mismos que representan al estalinismo, iraníes, árabes, chinos, rusos, y demás socios, en defensa de los derechos individuales y colectivos, bienvenido sea siempre el compromiso, el esfuerzo y el sacrificio, de los que luchan para salir de esta tragedia. Como las personas de la izquierda militante no totalitaria, que no claudican de sus principios, y valores morales, ideológicos y políticos, ven con preocupación que nunca podremos salir de los problemas. Pero cuando se pone en marcha una locura infernal sectaria e irracional, basada en la hegemonía totalitaria, la gente con buen sentido común, solemos preguntar a los que mueven esta tragedia venezolana, y a los que les siguen como los alacranes, por intereses económicos , convicción corrupta o por ignorancia: ¿Por qué y para qué hacen esto?, ¿qué se puede ganar o perder con este caos socioeconómico venezolano?, ¿no es suficiente tener que hacer frente a los problemas que nos destruyen, e intentar solucionarlos, que además crean artificialmente otros nuevos?

Yo tengo poco que ver con lo que representan la plana mayor de esta comisión contralora parlamentaria de la AN 2021, ni con su filosofía ni con sus intereses, que son lo mismos de los que les dieron la franquicia, pero respeten el pensamiento de los que los adversan, en la política del siglo XX se respetaba al oponente en sus ideas, aun cuando estuvieran escondidos en sus madrigueras. Hoy la nueva boliburguesia empezó a robar con frenesí, y lo disfrazan con el ataque del imperio, para continuar robando treinta años más, él, sus compinches, su partido recién creado, y todo el grupo dirigente del mismo. Los respetábamos incluso cuando desde su posición opositora atacaba al gobierno bolivariano con saña, y quien ahora convertido en un denostado "revolucionario", apoya las políticas económicas y sociales más nefastas y anti obreras, y se silencia ante las mutuas corrupciones.

O sea, que continuará diciendo lo que crea conveniente sobre lo que vaya pasando en la disolución de Venezuela, pero reitero que me produce vergüenza, pena y dolor la miserable realidad a la que le ha llevado la actual nomenklatura. Las clases trabajadoras y los niños, de toda Venezuela, no se merecen esto. Merecería, eso sí, un gobierno lleno de humanismo social, sindical y político, capaz de organizar, y luchar por la dignidad, y por los derechos de los venezolanos para que no huyan del país. Lo contrario que se hizo esta semana en la AN, el jefe de ese popurrí llamado comisión de contraloría, con sus Diputados. Es como si quisieran regalar los cinismos que le sobran, ya que hasta ahora no ha podido llevar a cabo su sueño de soprano, y mandamás, para sus ínfulas de gran estratega y gobernante marruñeco.

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2197 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: