La transición tramposa

Debe saberlo el mundo 43 años después. Aunque conociendo como conocen las naciones europeas a España, lo sabían y lo saben pero nada podían hacer. Pero hagamos de la noticia retrasada una soflama. Retumben ahora las campanas, ensordezcan las sirenas, escuchemos la estridencia de todas las trompetas después de casi medio sigo, ya que el pueblo llano no pudo tañer las primeras, hacer funcionar las segundas ni sonar las terceras cuando correspondía...

Ahora están en primera fila, pero entonces los cabecillas eran sus ascendientes en la sombra. El vacío de poder dejado por la muerte del dictador lo ocuparon desde el primer momento los franquistas. Pues franquistas, como cualquier familia bien avenida, fueron los que se hicieron cargo de todo. Al pueblo le fue dada magnánimamente la receta, pues el pueblo no estaba preparado para constituirse en contrapoder. Y la receta es la Constitución precocinada y la Transición tramposa.

Los franquistas le dijeron por aquellos días de diciembre de 1978 al pueblo llano: o la tomáis o la dejáis. Pero si no lo tomáis y no lo dejáis, sabed que el ejército, que ahora más franquista que el Franco de los últimos años, seguirá al frente de todos modos. La dictadura adoptará ahora la forma de triunvirato compuesto por cada uno de los generales de los tres ejércitos. Pero seguirá. De modo que os conviene aceptar esta nuestra propuesta. Aquí tenéis la solución: una Constitución, que la hemos hecho para todos, pero pensando sobre todo en vosotros y para preservarnos de vuestras malas intenciones comunistas y separatistas. Vosotros, el pueblo de mierda que ni nos presentáis a nadie con quien pactar, ni nosotros queremos que nos lo presentéis ni pactar con nadie de los vuestros, no tenéis más derecho que el de la protesta, dentro de unos límites. Porque no estamos ante un contrato social. Esto es un contrato de adhesión. Como de adhesión es el contrato que firmáis con la empresa del gas, del teléfono o de la luz. Porque ya sabéis que el ejército está con nosotros, la justicia está con nosotros, la iglesia está con nosotros, todas las policías están con nosotros. Esto es un simulacro. Sí. Aquí mandamos nosotros y sólo nosotros seremos los que seguiremos mandando aunque a veces parezca que mandéis vosotros. Esto será así mientras queramos. Lo único que habrá en lugar de las Cortes franquistas, es un parlamento que dé apariencia de democracia al asunto. La necesitamos para el simulacro y para recibir dinero de Europa...

Si aceptáis de buen grado lo que os ofrecemos, permitiremos que un partido, un solo partido, se alterne en las legislaturas con nosotros. Eso sí, siempre bajo nuestra vigilancia. Para eso tenemos a todos los magistrados de los Tribunales. Todos están de nuestro lado, principalmente, claro está, el Constitucional y el Supremo.

Todo está pensado y bien pensado. Allá donde hay una institución, nuestros mandos están allí. ¡Ah! lo olvidábamos: además de los Tribunales están las Diputaciones para vigilar la integridad territorial de la España una grandey libre que, sobre todo al principio tendrán mucho predicamento. Y siempre estará ahí un funcionariado fiel a nosotros. Nosotros iremos abriendo la mano a medida de que no os salgáis del marco que hemos trazado. Vuestra oposición también forma parte del simulacro. El marco es un rey preparado para vosotros y una democracia que tutelaremos nosotros. Nada intentar el más mínimo amago de separatismo y nada de intentar pararnos los pies con eficacia. Por lo demás, ya tenéis una ley de Amnistía que aprobasteis para reconiliarnos, pero bajo nuestro mando. Todo eso es lo que nos confió y encargó nuestro queridísimo caudillo, eso es lo que juramos y eso es lo que cumpliremos sin pestañear. Así es que esto es lo que hay. ¡Hala!, a ratificar con vuestro voto esta Constitución que os damos: la solución para España que no hubiérais podido siquiera imaginar y menos soñar...

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 746 veces.



Jaime Richart

Antropólogo y jurista.

 richart.jaime@gmail.com      @jjaimerichart

Visite el perfil de Jaime Richart para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Richart

Jaime Richart

Más artículos de este autor