El 2021 Año de la Unión y la Amistad de los Venezolanos

El Año 2020 de repente, algo que parecía que no iba a llegar hasta aquí se convirtió en el centro de atención de todo lo que haces. Eres más consciente de lo que tocas, el estornudar en la parte interna del codo ya se ha vuelto algo que forma parte de nosotros . Es abrumador pensar en que alguien que conoces, alguien que quieres, pueda contagiarse y pasarlo realmente mal. Te invade el miedo, la preocupación, la ansiedad. Conforme pasa el tiempo, esto te afecta psicológicamente. He sentido frustración, enfado, tristeza, miedo todo este año.

La pandemia me ha llevado al duelo cuando la muerte nos roza y se lleva consigo a un amigo ...

He tenido días realmente malos en los que parecía que el mundo estaba contra mí y yo no podía hacer nada por evitarlo. Miedo a que mi madre se contagiara en el hospital o que mi padre se contagiara en el trabajo. Miedo a que mi pareja le pasara algo, a mis suegros, a mis amigos. Miedo a que a la familia que te toca y a la familia que se elige esto les pueda pasar factura de alguna manera. Hasta que llega un punto de inflexión, en el que decides intentar buscar algo positivo de todo esto e intentar darle la vuelta a los pensamientos que se han estado apoderando de ti durante todos estos días. Entonces es cuando te das cuenta de la cantidad de cosas que tenías que dabas por sentadas y que ahora echas de menos por no poder hacerlas. Y te das cuenta de que las cosas materiales no importan. Te das cuenta de que en todo este tiempo no echas de menos el sentarte hablar con los tuyo, sino que lo que echas de menos es a la persona con la que compartían ese momento. Las risas, las miradas, el aire de la calle, que el sol te moleste, el ruido de la gente. Te das cuenta de que cosas como un abrazo, un beso o un te quiero al despedirte es algo que dabas por sentado que tendrías siempre y ahora valen mucho más que el oro. Porque cuando te lo quitan es cuando ves todo lo que tenías y lo afortunada que eres por ello.

Si algo he aprendido en este tiempo es a valorar más a las personas que tengo a mi alrededor y como tenemos que decirles a nuestros familiares, a nuestros amigos, a nuestras parejas, lo que los queremos y lo que los apreciamos cara a cara. Quiero pensar que cuando salgamos de esta, las personas serán más conscientes de todo lo bueno que les rodea y que sabremos apreciar mucho más a las personas que queremos y que nos quieren en lugar de estar pensando en las cosas materiales que no tenemos. Porque lo verdaderamente importante es ser humano, vivir y poder volver a abrazarnos sin miedo y valorando cada segundo que tenemos para disfrutar de las personas que tenemos a nuestro alrededor.

La época en donde la nostalgia se apodera de nosotros y comenzamos a revivir los mejores momentos del año ya está aquí. El arribo de la Navidad también significa el cambio de año, en donde las familias se reúnen y se proponen nuevas metas. Sin embargo, en esta ocasión de epidemias o pandemia el 2020 no termina de irse, sino también de iniciar una nueva época , para darle la bienvenida a "la nueva década" -o eso es lo que creíamos-. Distintos expertos, en especial aquellos dedicados a los números, se han opuesto ante esta idea, argumentando que nos estamos adelantando un año del fin de la década que nos enseñó Amar. los mejores de nuestras vidas. Ahora toca recordar todas las cosas buenas que hemos vivido y agradecerle, y coleccionar esos momentos y colocarlos en nuestro álbum de la vida para no olvidar. Para mí el 2020 ha sido un año de reencuentros con amigos de la adolescencia y con amigos que por diversas razones parecía haber perdido y que he podido recuperar, que vuelven a estar a mi lado. Tengo una segunda oportunidad que la vida me ha regalado y que no pienso desaprovechar, porque a medida que pasa el tiempo valoras más a todos aquellos que te rodean, y eliges mejor a quien quieres tener a tu lado y a quien no. Por esa razón, tener a una de mis mejores amigas y amigos otra vez en mi vida es un regalo, haber podido recuperar una amistad truncada, también lo es, y poder ampliar la lista de nuevos amigos, aquellos que han demostrado que están siempre y con los que hemos compartido momentos de todo, para bautizar al 2021 como el año de la unión y la amistad.

La amistad va a realizar ahora lo inaudito, lo que físicamente parecería imposible: convertir dos en uno, La «fuerza unitiva» que es el amor ) logra entonces su máxima eficacia en el orden de la realidad humana. El bien por sí solo no logra ser un «bien común», como en el caso de la amistad social, sino un verdadero «bien único»; y no es unión lo que entonces se produce, sino -sólo en el orden afectivo del ser humano, lo repito- verdadera unidad.- y pensar después con empeño y con rigor lo que hoy es, lo que hoy debe ser y cómo hoy debe ser entendida esa sutil e importante «cosa humana» a que con razón o sin ella diariamente damos el viejo nombre de «amistad». "hoy cuando la humanidad enfrenta una de las mayores amenazas a la vida, es necesario defender la solidaridad y el apoyo entre los pueblos del mundo, como el único camino para alcanzar la paz y el bien común", para reforzar ese sentimiento desinteresado que es capaz de unir a personas muy diferentes, romper fronteras, tender lazos de solidaridad entre hermano, hermanas Y continuar superando estos días de dificultad requiere de nuestra Unidad, Esperanza y que la Navidad sea inicio en un Año Nuevo de tiempo de Unidad y Paz.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 835 veces.



Antonio J. Rodríguez L.


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: