Cuento o razón

Si tú pudieras entenderme

El periodista Juancho Marcano había recorrido el jardín para observar las bellezas de las flores. A veces hacía eso antes del desayuno para admirar la obra de la natura, plasmada en los pétalos que le ofrecían al paisaje las diferentes plantas que tenía al frente y alrededor de la vivienda.

Su amigo Evaristo había pasado por ahí y lo saludó y hablaron poco tiempo sobre la situación que atraviesa el mundo entero por la pandemia y la crisis que le ha tirado una soga al cuello, lo cual hace que los habitantes se preocupen y se angustien y sientan temor por un futuro inmediato.

El perro Pipo, que, observaba a los gatos Rockyto y Rockyta, que dormían plácidamente y sin angustia, escuchó la conversa entre los dos amigos y por tanto, le formuló a Juancho una pregunta:

- ¿Cuál es la preocupación que tienen los humanos en estos momentos?

El periodista observó calladamente un momento a su perro, y luego señaló: "Si tú pudieras entenderme sobre los aspectos políticos, sociales y económicos que vive el mundo actualmente, Pipo, yo te explicara y así pudieras entender la lanza de la angustia que día a día se nos clava en el pensamiento. Pero, pensándolo bien, es mejor que no lo entiendas y mucho menos nuestra amiga la mata de mango, pues vivirían un mundo que lo llevaría al pantano de la preocupación y eso no sería bueno para ustedes ni para nadie, pero los hombres se han empeñado en hacer la vida difícil en vez de facilitarla y por eso unos que supuestamente llevan las riendas de la sociedad, hacen que los otros sufran y hasta mueran de pena y dolor".

Pipo escuchó las palabras de Juancho Marcano, las cuales no entendió mucho, pero con el énfasis y la seguridad que las dijo, pensó que encerraban una gran verdad, como siempre las dice el periodista, a quien siempre ha admirado porque entiende que su proceder es sincero, honesto y responsable.

Por tanto el perro no quiso seguir su interrogatorio, sino que para sacar a Juancho de todos esos pensamientos angustiantes, lo invitó a comerse unos anones, que le había mandado su suegro, con su esposa María. A Juancho le pareció la idea genial, pues comer esa fruta era saborear la miel blanquecina de un fruto que pocos conocen en Venezuela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 371 veces.



Emigdio Malaver

Margariteño. Economista y Comunicación Social. Ha colaborado con diferentes publicaciones venezolanas.

 emalaverg@gmail.com      @Malavermillo

Visite el perfil de Emigdio Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: