¿Se olvidaron de Carlos Lanz?

Yo nunca fui seguidor de las ideas educativas de Carlos Lanz, me parecieron demasiado complacientes con las propuestas pedagógicas de la derecha, en especial con el currículo diseñado bajo lineamientos del Banco Mundial y otros organismos multilaterales en tiempos del segundo gobierno de Caldera. En un en artículo (ver: https://www.aporrea.org/educacion/a236255.html), de una serie de doce artículos dedicada a la enseñanza por proyectos publicados en Aporrea, señalé que el polémico Proyecto Pedagógico Nacional (PEN) era incendiario en el discurso político pero conservador en el discurso pedagógico. Compartí en algunas pocas oportunidades con Lanz en diversas circunstancias y siempre tuvimos encuentros cordiales. Lanz cuenta con un buen grupo de seguidores, especialmente entre educadores de Lara y Aragua, por cierto, en este último estado Lanz trabajó en el proyecto del Banco Mundial para la reforma de la educación básica. En ese tiempo era gobernador Carlos Tablante y la profesora Luisa Teresa Lanz era la Secretaria de Educación del estado. Dejemos de lado lo anecdótico, lo relevante e inquietante en este momento es la desaparición de Caros Lanz, desde el 8 de agosto pasado, y la reacción de la sociedad, el gobierno y el Estado ante tan terrible hecho.

El hecho objetivo que está ante nosotros es que hasta hoy no se conoce, por lo menos públicamente, el paradero de Carlos Lanz. Los relatos que hemos oído hasta ahora de sus familiares indican que él salió de su casa voluntariamente, aunque no de manera “normal”. Según cuentan la manera en que salió vestido y sin desayunar no era su costumbre, lo cual fue considerado como una indicación que se trataba de una salida breve. Hasta ahora no he leído ni oído ningún comentario en el que se afirme que Lanz abandonó su casa bajo algún tipo de amenaza o de manera violenta e involuntaria. Tampoco se sabe si al salir de su casa se fue caminando o abordó algún vehículo. Tan extraña como su desaparición es la manera como la sociedad, el gobierno y el Estado han tratado la desaparición de un personaje político de la trayectoria de Carlos Lanz.

Como ya mencioné anteriormente, Carlos Lanz tiene muchos seguidores entre los educadores, especialmente en los estados Lara y Aragua. Después de muchos años al frente del proyecto Todas la Manos a la Siembra, Lanz es reconocido por los educadores en el ámbito nacional. En pocas palabras, Carlos Lanz es una persona muy conocida entre los educadores venezolanos. Curiosamente, no hemos visto ninguna manifestación contundente sostenida en el tiempo por la pronta aparición de Lanz y que se aclaren los hechos. No hemos visto manifestaciones ante los entes gubernamentales exigiendo explicaciones o resultados de las investigaciones sobre su desaparición. Una excepción sería la actividad organizada por la Coordinadora Simón Bolívar en Caracas. Si tales manifestaciones han sucedido realmente los medios de comunicación, públicos y privados, han hecho un buen trabajo silenciándolas. De ser así, abría que concluir que el gobierno ha censurado toda información relacionada con este lamentable hecho.

También es de preocuparse la manera en que el gobierno ha tratado la desaparición de Carlos Lanz. Según una búsqueda que realicé en internet a través de Google, con las palabras: a) gobernador+declaración+desaparición+de+Carlos+lanz+estado+aragua y b) gobernador+marco+torres+desaparicion+de+carlos+lanz+estado+aragua, el gobernador del estado Aragua no se ha pronunciado ante esta condenable desaparición ocurrida en su estado. El 1 de setiembre, casi un mes de su desaparición, el presidente Nicolas Maduro le dedicó unos segundos al suceso y manifestó que: «Estoy pendiente las veinticuatro horas» y se refirió a Carlos Lanz como: «El único que ha creído y construido las comunas» (Fuente: https://www.laiguana.tv/articulos/792989-maduro-desaparicion-carlos-lanz/). Llama poderosamente la atención que nuestro presidente, un hombre dado a mostrar detalles de muchas otras investigaciones sobre asuntos relevantes y que es muy dado a la conversación, haya sido tan escueto al referirse a un hecho tan delicado como la desaparición de un importante dirigente político del chavismo. Hasta donde tengo información, ningún otro alto funcionario del gobierno ha dado declaraciones o ha solicitado públicamente explicaciones sobre la desaparición de Carlos Lanz. No han faltado manifestaciones religiosas, cargadas de buenas intenciones pero que no resuelven nada. Fredy Bernal, un conocido policía y líder del chavismo, envió un mensaje por Twitter, el 24 de agosto, convocando a una cadena de oraciones, en sus propias palabras: “#Hoy a las 8pm invito al pueblo venezolano a unirse en oraciones y plegarias macroecuménicas para que aparezca pronto, sano y salvo. Nuestro querido Profesor Carlos Lanz, quien se encuentra desaparecido desde hace días”. Un policía de la talla de Bernal debería saber que con plegarias no se resuelven estos casos, que los santos y las vírgenes no se meten en estos asuntos. En su comunicado oficial fijando posición sobre la desaparición de Carlos Lanz, el PSUV también manifiesta su fervor religioso: “En Unidad chavista y con profunda fe en Dios, lograremos rescatar a nuestro querido y admirado camarada”. En dicho comunicado ordenan a la militancia del PSUV unirse a las labores de búsqueda de Lanz. En fin, seguramente los políticos con altos cargos en el gobierno tienen sus razones para guardar silencio y algo saben que consideran que no es necesario que los ciudadanos comunes y corrientes las conozcamos.

Peor aún es el papel que ha jugado otra rama del gobierno, sus medios de comunicación. Alguien diría que no se puede esperar de los medios controlados por el gobierno una posición independiente a la hora de informar. Eso es correcto. Pero no ha surgido ni una voz disidente, ni un trabajador de la comunicación que muestre sensibilidad ante los derechos humanos, algún periodista que salga y diga algo. Tengo entendido que Mario Silva hizo referencia al asunto en una de las emisiones de su programa La Hojilla, que se trasmite por el canal del gobierno VTV, y que más bien se dedicó a arremeter contra quienes estarían tratando de involucrar al propio gobierno en la desaparición de Lanz. Tal ha sido el silencio de los medios de comunicación del gobierno, que el conocido Dr. Lupa envió un mensaje a través de Twitter con el comentario: “Extraño silencio oficial sobre la desaparición del exguerrillero y analista político CARLOS LANZ” (mayúsculas en el original) (Fuente: https://twitter.com/profesorlupa2/status/1293531369142980609).

La reacción del Estado no ha sido menos tímida que las de la sociedad y el gobierno. El único poder del Estado, además del Ejecutivo, que ha dado declaraciones sobre sus actuaciones en el caso de la desaparición de Lanz es la Fiscalía General de la República (FGR). El Fiscal presentó algunos detalles sobre este hecho, entre los que llaman la atención: a) descartan el secuestro forzado, b) emiten notificación amarilla de Interpol y b) incorporan un psiquiatra a las investigaciones. La notificación amarilla es un alerta internacional para la búsqueda de personas desaparecidas, es decir, que la FGR supone que Carlos Lanz está fuera del país. Hasta donde he podido informarme, el Fiscal no ha tocado más el tema.

Otro asunto es la información no oficial que se ha divulgado por diversos medios y que contribuye al misterio que rodea este caso. Algunos medios de prensa divulgaron la noticia de la detención del general Carlos Mejías Camacaro, comandante de la base aérea de Puerto Ordaz “TCNL Teófilo Luis Méndez”, la cual fue supuestamente denunciada por el diputado constituyente Williams Fariñas. Para el momento de publicarse esta noticia el general Mejías Camacaro ya tenía dos semanas retenido en la sede de la DGCIM en Caracas. Según reseña la prensa el General Mejías no está detenido, sino que se encuentra en la sede de ese organismo en calidad de invitado. El General Mejías Camacaro servía de enlace entre Carlos Lanz y la FANB. Hasta hoy no pude localizar ninguna noticia en la web que indique que este general se encuentre en libertad, ni sobre los motivos que llevaron a su detención.

No debemos permitir que un hecho tan grave como la desaparición de una persona sea tan pronto olvidado. Tenemos que exigir al gobierno explicaciones, que se ponga de lado el cálculo político y que se diga la verdad. En un próximo artículo haré un ejercicio de abducción para generar explicaciones sobre la lamentable desaparición de Carlos Lanz.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1024 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: