Guerra, violencia terrorista y justicia en Venezuela: elecciones parlamentarias (II)

Este artículo está dirigido a reafirmar y completar las reflexiones hechas anteriormente sobre guerra, violencia terrorista, justicia, indultos y elecciones parlamentarias del próximo 6 de diciembre. Lo hago tomando en cuenta que no hay nada más que ayude a despejar determinadas interrogantes o procesos que están en pleno desarrollo (sic) que citar a quienes con suficiente clarividencia intelectual y honestidad en su trayectoria profesional y política actúan en favor del país, de una causa y un proyecto revolucionario. Por otra parte para clarificar posiciones citando a altos funcionarios de organismos internacionales que definen su política en determinado aspecto. En este sentido, hago este análisis de la siguiente manera.

Primero, referirme al excelente artículo que Clodovaldo Hernández publicó en La iguana el domingo 06/09/2020 titulado La oposición taimada-moderada vuelve a escena y se declara inocente: el ciclo sin fin, en el que caracteriza muy bien el papel que ha jugado en Venezuela en los últimos 20 años la oposición de extrema derecha contra el proceso bolivariano. Solamente basta con recomendar su lectura puesto que allí están suficientes elementos de análisis para identificar y comprender el comportamiento de una oposición de extrema derecha, que en distintos ciclos ha asumido tanto el papel de "oposición moderada-taimada" como el de "oposición pirómana". En estos momentos está en el ciclo de oposición taimada-moderada pero no se sabe si será el último y volverá de nuevo al ciclo golpista.

En segundo lugar, resaltar un aspecto de la actuación que cumplió la extraordinaria e indeclinable mujer que es Tibisay Lucena, hasta hace poco Presidenta del CNE, señalando que ella siempre sostuvo, diferenció y asumió claramente lo que en los procesos electorales es observación internacional y acompañamiento internacional. Así lo hizo en 2017 cuando le exigieron al CNE la observación internacional para la elección de la ANC, a lo cual respondió que Venezuela era un país independiente y autónomo que se regía por sus propias leyes, reglamentos y Constitución Nacional. Por lo tanto, lo que había que hacer era traer al país "a invitados internacionales como acompañantes" y no como observadores externos. Ante esta situación, es el propio CNE el que debe explicar mejor los elementos conceptuales y legales que ello supone e implica para el país que asume la observación externa. Más adelante refiero lo que hizo en las últimas elecciones presidenciales de Bolivia la fulana y disque imparcial e independiente observación de la OEA.

En tercer lugar, citar a Joseph Borrel especie de canciller de la Unión Europea (UE) que en respuesta dada al gobierno venezolano por la invitación que hizo a esa organización para venir a las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre manifestó: " UE no enviará a Venezuela observadores para las elecciones del 6-D. No hay condiciones para un proceso electoral transparente, inclusivo, libre y justo en Venezuela. Para la UE las condiciones son: 1) unas condiciones y garantías mínimas de credibilidad, transparencia e inclusividad, y la capacidad de observar sin interferencias con acceso completo a todo el proceso electoral (…)" Aporrea 11/O8/2020). Es decir, para la UE la observación es actuar en completa libertad para observar el proceso completo, con lo cual están en capacidad para juzgar y decidir según sus propios parámetros si la elección es legal o no. Si nos atenemos a esa declaración más claro no puede ser Borrel al definir lo que es una observación desde el punto de vista de esa organización.

Pero a raíz de los indultos decretados por el Presidente Maduro el 31 de agosto el canciller Jorge Arreaza dirigió a Joseph Borrel, de la UE, y a Antonio Guterrez, Secretario General de la ONU, carta de invitación en la que se expresa: "(…) Siguiendo las indicaciones del CNE, tenemos el honor de invitarlos como observador y acompañante internacional de estos comicios. Con la seguridad de que las garantías acordadas, serán consideradas como parte de generación de confianza y entendiendo el sagrado derecho del pueblo a elegir libre a sus representantes" (La iguana 03/09/2020).

A la luz de estos elementos señalados es fundamental que las venideras elecciones parlamentarias de Venezuela se realicen en estricto apego a la Constitución, leyes y reglamentos que en materia electoral aquí existen. Máxime si recordamos la nefasta e imborrable experiencia que tuvo el Presidente Evo Morales en las últimas elecciones presidenciales de Bolivia, que confiando ingenuamente en un personaje tan perverso como Luis Almagro, Secretario General del ministerio de colonias de los Estados Unidos la OEA, le dio estatus de observador internacional a tan cuestionada organización. Bien sabe todo el mundo cómo Almagro orquestó el golpe militar contra Evo Morales, que había sido en estas elecciones reelecto en la primera vuelta limpiamente con una diferencia de 10 puntos por encima de su más cercano contender.

En cuarto lugar, citar lo dicho por Diosdado Cabello en el programa Con el mazo dando del miércoles 2 de septiembre refiriéndose al decreto de los indultos emitido por el Presidente Nicolás Maduro en el que expresó: "El Presidente tomó la decisión de liberar opositores que incurrieron en actos hasta de terrorismo, a mí también me dio como rabia, pero confío en el compañero Presidente, él sabe lo que está haciendo" (La iguana 03/08/2020). Si a Diosdado Cabello le produjo cómo rabia el indulto presidencial y el Presidente Maduro dijo que comprendía la indignación de muchas personas con los indultos, el pueblo venezolano, que ha sido víctima de toda esta violencia y guerra desatada por la extrema derecha pitiyanqui, la oligarquía y los EEUU y sus aliados, con mayor fuerza ha de sorprenderse y manifestar su crítica con múltiples y legítimas interrogantes.

Toda esta compleja y dialéctica situación analizada en los dos artículos escritos tiene un horizonte y un panorama electoral óptimo y próximo para que el pueblo venezolano libre y soberanamente, en el contexto de una democracia participativa y protagónica, manifieste su voluntad y deseo por la paz, la independencia, y el bienestar social; para que el pueblo chavista fortalezca el Proyecto Revolucionario Bolivariano de Hugo Chávez F. cuyos claros cimientos sembró y sólidas bases construyó.

Mérida, 12 de septiembre.

Amado Moreno Pérez. Sociólogo (UCV). Profesor Titular activo de la Universidad de Los Andes. Dr en Ciencias Humanas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 329 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas